HistoriasNegocios

Economía espera indicadores al alza esta semana

es posible que en el corto plazo el IPC de la BMV se mueva de lateral a la baja ante la aversión al riesgo generalizada, destaca el análisis de Finamex.

04-08-2014, 9:36:39 AM
Economía espera indicadores al alza esta semana
Luis Raúl Rodríguez Reyes, Dir. Análisis y Economista Finamex Casa de Bolsa

En su conjunto, los importantes datos económicos publicados la semana pasada en Estados Unidos respaldan el escenario de una economía en un fuerte ciclo de expansión.

A pesar de ello, los mercados mostraron hacia el cierre de la semana una fuerte aversión al riesgo, que inició con el reconocimiento por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos de que los riesgos deflacionarios han disminuido, y se complementó con noticias negativas relacionadas a las sanciones económicas a Rusia y el default de Argentina.

Mantenemos la perspectiva de que en el mediano plazo los fundamentales económicos y los buenos reportes de las empresas llevarán a los mercados accionarios a recuperar su tendencia a la alza y a las tasas de largo plazo a niveles superiores a los actuales, sin embargo, es probable que en el corto plazo los mercados enfrenten una alta volatilidad y movimientos erráticos.

En este escenario, es probable que en las próximas jornadas los mercados accionarios de países desarrollados se muevan de laterales a la baja.

Por su parte, es posible que en el corto plazo el IPC de la BMV se mueva de lateral a la baja ante la aversión al riesgo generalizada.

Por lo que respecta a la parte larga de la curva norteamericana, es posible que la tasa del treasury de 10 años se comporte lateral y volátil.

También es probable que las tasas en la parte larga de la curva mexicana se mantengan laterales y volátiles, siguiendo a las tasas norteamericanas.

Esta semana es posible que la cotización peso-dólar fluctué en la parte alta del intervalo de 13.00—13.30.

El principal riesgo que se observa para esta perspectiva durante la semana son geopolíticos y están relacionados con los conflictos en Ucrania y Medio Oriente, y en alguna medida al default de Argentina y sus potenciales ramificaciones.

México

La semana pasada se publicó la encuesta a economistas de Banco de México del mes de julio, en donde el cambio más relevante respecto a la publicación del mes anterior fue una disminución en los estimados del PIB para 2014 desde el 2.65% previo a 2.56%. 

Con respecto a los estimados de inflación y tipo de cambio, los economistas encuestados mantuvieron prácticamente sin cambios sus expectativas de 2014 para ubicarse en 3.78% y 12.95 pesos, respectivamente.

Para esta semana el dato más relevante es la inflación de julio, la cual esperamos que se ubique en 0.25%, mismo nivel que el estimado por el consenso de mercado. 

Dentro de nuestro modelo proyectamos alzas en los precios del jitomate, limón y chile serrano, y bajas en los precios del jitomate verde, la cebolla y el aguacate. Con respecto a la inflación subyacente estimamos que se ubique en 0.17%.

También se publica la confianza al consumidor de julio, la cual estimamos que se ubique en 91.3 puntos, en línea con su comportamiento estacional en esta parte del año. 

Por último, se publicará la inversión bruta fija de mayo, que estimamos que tenga un alza de 0.75%, recuperándose respecto al mes anterior, por una menor caída en el sector construcción. 

Estados Unidos

Los índices accionarios S&P, Dow y Nasdaq registraron caídas de más de 2.0% durante la semana pasada, el peor saldo semanal en lo que va del año. La aversión al riesgo en los mercados se detonó con el comunicado de política monetaria de la reserva federal, empeorando con la entrada en vigor de las sanciones económicas a Rusia y el default de deuda de Argentina.

En el plano de datos económicos, a pesar de algunas sorpresas negativas en algunos indicadores con respecto a la expectativa del consenso, prevalece en Estados Unidos un escenario de una economía en sana expansión, particularmente llama la atención el crecimiento del componente de nuevas órdenes del ISM manufacturero de Julio, que adelanta un buen comportamiento del sector manufacturero en los próximos meses.

Tres cuartas partes de las empresas que integran el S&P 500 han publicado sus resultados trimestrales. De acuerdo al último registro de Bloomberg, el 66% de estas compañías logró superar las expectativas del consenso en ingresos; mientras que el 76% había logrado lo mismo en utilidades por acción. 

Dicho porcentaje de sorpresas positivas está por encima del promedio de cuatro años en las sorpresas positivas, de 57% para ingresos y de 72% para utilidades.

Para esta semana disminuye el número de datos económicos relevantes que serán publicados. Entre ellos se encuentra el índice ISM no manufacturero de julio, del cual se espera que se mantenga la misma lectura que el mes anterior, de acuerdo al ritmo de crecimiento estable mencionado en el libro beige de la Fed.

Por otro lado, se publica el reporte de órdenes de fábrica de junio, en donde se espera un rebote relacionado a las órdenes de bienes durables, que reportaron un avance de 0.7% en el mes. También se espera la balanza comercial de junio, donde el consenso adelanta un menor déficit comercial que el reportado en mayo.

Por último, se publicará el reporte de inventarios de mayoreo de junio, donde se anticipa un crecimiento más acelerado que el mes anterior, el cual podría brindarle soporte al cálculo del Departamento del Comercio para el PIB del segundo trimestre, donde se proyectó un fuerte rebote en el componente de inventarios.

Europa

La semana pasada los mercados europeos cerraron a la baja siguiendo la fuerte venta global, se vieron afectados en lo particular por la preocupación del posible impacto económico que puedan provocar las medidas económicas impuestas a Rusia derivadas del conflicto en Ucrania.

La posibilidad del alza en los energéticos de origen ruso, así como el posible recorte que sufran las inversiones y el gasto de los hogares afectaron las perspectivas de la región.

En la agenda económica de esta semana destacan las decisiones de política monetaria del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra.

Con respecto al BCE, se espera que en esta ocasión se mantenga sin cambios la tasa de referencia en 0.15%. También es posible que Mario Draghi mantenga el discurso de que el BCE se encuentra preparado para intervenir, pero no anuncie fecha alguna para la implementación de otro estímulo. 

El banco central necesita más tiempo para poder evaluar el impacto de las medidas anunciadas en junio. No obstante, es probable que se resalte la posibilidad de un estímulo cuantitativo dados los datos recientes de manufacturas e inflación.

Respecto al Reino Unido, se espera el Banco de Inglaterra no realice cambios ni en la tasa de referencia, manteniéndola en 0.50%, ni en el nivel del estímulo cuantitativo, manteniéndolo en GBP 375 B.

Relacionadas

Comentarios