'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿Qué hay detrás del default en Argentina?

El discurso del gobierno argentino acusa un entramado que busca impedirle su regreso a los mercados internacionales, ¿será verdad esta teoría?

01-08-2014, 11:55:58 AM
¿Qué hay detrás del default en Argentina?
Altonivel, con información de agencias

Para la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner lo que atraviesa su país no es culpa de nadie más que los fondos especulativos que han impedido cerrar el acuerdo para saldar su deuda y evitar la llamada cesación de pagos, o default, utilizando para ello “misiles financieros”.

Hoy, la entrada del país sudamericano en el default es inminente -a falta de unas tantas formalidades que oficialicen esta situación- y ha sumido a la mandataria en una situación ofensiva hacia los llamados fondos buitre e incluso hacia el gobierno estadounidense -en especifico contra el juez de distrito Thomas Griesa, quien congeló los pagos de la deuda a sus acreedores-, a los que señala como artífices de la tragedia financiera que hoy aqueja a los argentinos.

En reiteradas ocasiones, Cristina K ha señalado la existencia de una conspiración en contra de su gobierno y su país para evitar que supere la situación financiera en la que cayó con su primer default en 2001. Sin embargo, no fue si no esta semana cuando el discurso conspiracionista se hizo más recurrente y se recrudeció.

“Yo no endeudé a Argentina, ustedes (ciudadanos) no endeudaron a Argentina. Los que endeudaron a la Argentina son los que hoy están diciendo que debemos firmar cualquier acuerdo”, dijo la presidenta del país austral en su primer mensaje a la nación tras entrar el país en un default parcial.

La mandataria también elevó el tono al comparar el accionar de los fondos especulativos con “misiles financieros que también dañan” a civiles como en la guerra, esto al hacer referencia al conflicto que en Gaza protagonizan Israel y Hamás.

“Vivimos en un mundo profundamente injusto y profundamente violento y esto también es violencia, porque los misiles como en la guerra, cuando los misiles son financieros también matan”, dijo la presidenta en el acto realizado en la Casa de Gobierno en Buenos Aires.

¿Hay conspiración?

A pesar de que Argentina, su gobierno, acusa a una conspiración internacional, en la apelación que hizo contra el fallo de Griesa contó con el apoyo de la entidad de pagos más antigua de Estados Unidos, la Clearing House Association, y el mayor custodio de bonos de ese país, la Depositary Trust Company; así como del Bank of New York y de una decena de fondos de inversión que ingresaron en ambos canjes y que trataban de no quedar como “rehenes” de los holdouts

Pero también la Reserva Federal de Estados Unidos pidió a Griesa que no se afectaran los pagos a bonistas: “La aplicación expansiva de los mandatos reclamados por el demandante es demasiado amplia y podría tener consecuencias operativas que impiden el buen y eficaz funcionamiento del sistema de pagos”.

Contrario al discurso argentino, el gobierno estadounidense ha mostrado su apoyo hacia el país sudamericano para que salga avante de esta situación, tal como mostrara en un escrito titulado “amicus curiae”.

En este documento, el gobierno de EU sostuvo que la interpretación de Griesa de una cláusula del contrato “podría permitir a un solo acreedor frustrar la aplicación de un plan de reestructuración con apoyo internacional”, y con ello socavar las décadas de esfuerzos que Estados Unidos ha gastado, para promover un sistema de cooperación y resolución de las crisis de deuda soberana

Por su parte, Francia también presentó un documento “amigo” del tribunal, en apoyo a la petición argentina ante la Corte Suprema estadounidense. 

Exchange Bondholder Group (EGB), Fintech y Euro Bondholders -que representan los intereses del 92.4% de los bonistas que entraron a los canjes de deuda de 2005 y 2010- así como la Caja de Valores presentaron documentos en el mismo sentido y tono a favor de Argentina ante la Corte Suprema de EU, en un intento porque el máximo tribunal revirtiera la orden de Griesa.

Sin embargo, la suprema corte estadounidense no admitió el recurso de Argentina ni aun cuando fue apoyado por el gobierno de Obama y otros amigos. Lo que sirvió para concentrar ahora el ataque contra el sistema judicial de Estados Unidos.

Así, los analistas de la situación, señalan que esto se trata de una estrategia política del gobierno argentino, quien ahora trata de polarizar a la sociedad al hacerla elegir entre “patria o buitres”.

En este sentido, un sondeo dado a conocer el miércoles pasado por Management & Fit -horas antes del default-, señalaba que el 45% de los encuestados creía que el fallo de Griesa contra Argentina era injusto, frente a 35% que estuvo de acuerdo. 

Destacando que apenas un tercio sentía que el país había manejado la situación “bien” o “muy bien”, y 44% dijo que culparían al gobierno si el país entraba en cesación de pagos.

Mientras que el gobierno continúa con el discurso de la conspiración, la realidad aún no da certezas sobre el futuro argentino, pues si bien Cristina y su equipo han anunciado que llevarán este caso a los tribunales internacionales de La Haya, los analistas no descartan la posibilidad de que la nación sudamericana tenga que ceder ante los fondos buitre o bien convenza a ese renuente porcentaje para superar esta situación.

¿Qué es un default?

En el ámbito financiero, el default es la omisión de cumplir con las obligaciones de pago derivadas de un préstamo. Así, cuando un país no paga los intereses o el principal de bonos del tesoro, se dice que entró en default, o en cesación de pagos, el cual puede deberse a dos causas. 

Una es que el país esté sobreendeudado y simplemente no cuente con los fondos necesarios para hacer frente a las obligaciones en un momento dado; la otra, es que sí esté en condiciones de pagar una deuda, pero no pueda por motivos técnicos.

En el caso argentino, el Estado lierado por Cristina Fernández está en condiciones de pagar los montos acordados a los bonistas que habían entrado en el canje con quitas de hasta el 70%, incluso depositó los fondos correspondientes en los bancos encargados de realizar las transferencias a los bonistas.

Sin embargo, ante el rechazo de los “holdouts”, Argentina no podrá pagar al resto de los acreedores, ya que un juez en EU dispuso que si Argentina no pagaba lo reclamado por los fondos buitre, tampoco podría utilizar sus recursos para pagar al resto, por lo que ordenó el bloqueo de los fondos depositados por la nación argentina en los respectivos bancos.

Relacionadas

Comentarios