'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Space, arquitectura que no crea cajas para empleados

Este despacho de arquitectura y diseño ha sido el creador de las oficinas más lúdicas de México y el mundo, como las de Google. Su negocio está en lo futurista.

01-08-2014, 11:42:04 AM
Space, arquitectura que no crea cajas para empleados
Aline Valdez / Fotos Eduardo Islas

Arquitecto por profesión y por oficio, Juan Carlos Baumgartner es fundador de la firma internacional de arquitectura Space, que se ha caracterizado por imponer sustentabilidad en el millón de metros cuadrados que ha construido en todo el mundo. Hoy trabaja por hacer arquitectura que beneficie a las personas, con entornos creativos y productivos.

Crear espacios con tecnología sustentable que mejore el entorno ha sido el objetivo de este arquitecto mexicano, quien ha hecho arquitectura corporativa, interior y exterior, hotelería, arquitectura comercial, puntos de venta, centros comerciales y arquitectura residencial, siempre teniendo como foco principal el comenzar desde adentro, siendo esta la filosofía de Space “diseñar de dentro hacia fuera”.

Al día de hoy, Juan Carlos y Space suman proyectos de interiorismo para empresas como American Express, Astra Zeneca, Ericsson, Google, Kimberly Clark, Mabe, McGraw Hill, Ernst & Young, Michelin, Microsoft, Nokia y muchos otros.

Oficinas de Volaris

¿Cómo nació la aventura de Space?

La aventura de Juan Carlos Baumgartner comenzó cuando ganó un premio para estudiar en Francia, luego de terminar una licenciatura de Arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México. La siguiente parada fue en Chicago, Estados Unidos, ciudad a la que llegó para trabajar eventualmente en un despacho de diseño, donde descubrió el gusto por su trabajo. Fue entonces que decidió regresar al continente americano.

“Siempre digo que la arquitectura me escogió a mí, porque yo no tengo ningún recuerdo específico de cuándo decidí ser arquitecto, pues desde siempre supe que quería serlo. Fue algo natural. Toda la carrera trabajé, pues esta carrera es en realidad un oficio, en el cual se aprende haciendo. La escuela te da conocimientos, pero te vuelves arquitecto haciendo arquitectura”, platica el socio director de Space.

Como parte de ese quehacer, Juan Carlos estudió toda su carrera pasando por todas las facetas del quehacer del arquitecto: construcción, dibujo, diseño y hasta llevarle café a los jefes.

Así fue como descubrió que lo que más le gustaba era el diseño y no la construcción o el resto del proceso. Su primer proyecto fue un concurso, que ganó, para construir un centro de atención para enfermos de Alzheimer, que además fue su proyecto de tesis, convirtiéndose así en el primer estudiante de la UNAM en graduarse con su tesis construida.

Oficinas de Google

Irreverencia y rebeldía para construir

“En Chicago me di cuenta que soy irreverente y rebelde. Siempre he tenido problemas porque no me gusta obedecer. Y la mejor manera de no obedecer es siendo tu propio jefe. Esta parte de ir en contra de todo me hacía pensar que el despacho del futuro no debía ser como era y como conocemos la mayoría de las oficinas. Yo quería hacer cosas diferentes, innovar.

Los arquitectos debemos predecir el futuro, porque nos contratan para construir inmuebles que estarán ahí 20 años. Eso no lo ven muchos despachos de diseño.”

Hay posgrados, metodologías y estudios para tratar de identificar tendencias a futuro y moldear productos, servicios y empresas, ubicándolos en ellas. Para Juan Carlos, los despachos de arquitectos y diseño estaban inmersos en su pequeño mundo, siendo poco interdisciplinarios, sin considerar que están en el negocio del futurismo. Como no pudo cambiar esas ideas en el despacho donde estaba, decidió independizarse con otros dos socios y fundaron Space en 1998, en Estados Unidos.

Sin reales intenciones de regresar a México, el arquitecto comienza por viajar a nuestro país ante la llamada de Coca-Cola para que les hicieran los interiores de sus oficinas ubicadas en Rubén Darío, en Polanco.

“Los excesivos viáticos y notar que sí hay un mercado dispuesto a invertir en servicios como los nuestros, nos hizo cuestionarnos sobre tener oficinas en México y nos motivó a establecernos.”

Oficinas de Microsoft

Juan Carlos explica que hacer edificios que duren 20 años y que en ese mismo tiempo se sigan viendo modernos es todo un reto. La mayoría de la gente que contrata a Space son corporaciones que necesitan la arquitectura y no porque quieran arquitectura. Cuando se es una corporación que está buscando hacer una oficina, un punto de venta y hasta un hospital, es fundamental lograr algo más.

Por ejemplo, un hospital es un lugar para que alguien se cure; la gente que hace un hospital lo que quiere es curar enfermos, y si pudieran hacerlo sin necesidad de un hospital lo harían. Esa es una de las cosas que, en palabras de Baumgartner, a los arquitectos les ha fallado muchísimo… no han comprendido que son un medio para lograr otras cosas.

“Entonces, el reto, más que se siga viendo bonito, es que después de esas dos décadas el lugar continúe ayudándole a tu cliente a lograr ese objetivo tan trascendente: ayudar a las personas. Nuestros socios de Estados Unidos dicen que en lo que nos especializamos es en ayudarle a la sociedad a conseguir sus metas trascendentes. Esas cosas que la sociedad quiere hacer y que trascienden son en las que nos enfocamos para ayudarles como sabemos; a través de la arquitectura.”

• Una oficina no es ‘una caja para empleados’. puede ser un espacio ‘loco y divertido’.
• ¿Qué estilo te gusta?  La metodología de space define cuál es el ideal para tu empresa

Oficinas de Vitalmex

¿Cómo te gustaría que fuera tu oficina?

Relacionadas

Comentarios