HistoriasManagement

4 ‘fuckups’ mexicanos con moraleja para el éxito

Cometer terribles errores al emprender o liderar a un equipo, no es deseable pero sí aleccionador y cuatro empresarios mexicanos comparten su experiencia.

24-07-2014, 12:09:40 AM
4 ‘fuckups’ mexicanos con moraleja para el éxito
Alejandro Medina

Lograr adquirir la habilidad que tienen o tuvieron en los negocios algunos de los personajes más exitosos que existen en este ámbito, como son Richard Branson, Steve Jobs o el propio Bill Gates, no es cosa sencilla.

Antes de concebirse como líderes y excelsos negociantes, estos hombres cometieron algunos errores garrafales que los llevaron a perder tanto reputación como grandes cantidades de dinero.

Esta premisa la conocen perfectamente cuatro emprendedores mexicanos que si bien hoy son en sus sectores sumamente exitosos, la realidad es que antes de cosechar las mieles de la victoria se equivocaron terriblemente.

A continuación te presentamos los tremendos ‘fuckups’ que cometieron al iniciar sus carreras.

Te recomendamos leer: 3 preguntas para tener perspectiva en un conflicto


1.- ‘The Demon is in the Details’

La historia en el mundo de los negocios de Jorge Camil, socio fundador de la empresa social Enova, comenzó cuando aún era muy pequeño, gracias a las experiencias que vivió junto a su madre, quien se desempeñaba como enfermera.

Cada una las historias de abuso y sufrimiento que conoció al estar apegado a las labores de su mamá, lo llevaron a forjarse un carácter luchador, que fue poco a poco implementando en su vida hasta terminar su carrera y crear junto a dos de sus colegas la compañía Enova, que hasta la fecha tiene como meta fortalecer la inclusión digital.

Emprender el camino con su compañía no fue cosa fácil para Jorge y sus colegas, quienes buscaban comercializar un modelo de centro comunitario que permitiera a las personas de todo el país, y en específico de las zonas más alejadas de México, aprender a través de la computación.

Te recomendamos leer: 9 cualidades de un líder con alta dosis de confianza

Luego de realizar trabajos sencillos con gobiernos locales, una entidad finalmente aceptó su propuesta de centros comunitarios y, tras cinco o seis meses de negociaciones, aprobaron su propuesta de centros comunitarios que superaba una inversión cercana a los tres millones de pesos.

Sin embargo, a pesar de que su alegría por lograr el contrato era basta, un ‘pequeño detalle’ terminó aguar su fiesta. Jorge y sus amigos se dieron cuenta de que en su presupuesto habían olvidado, por error, incluir el IVA, hecho que no les permitiría completar de ninguna manera el número de centros comunitarios que habían acordado crear.

Jorge, quien contó su experiencia en un evento organizado por Ashoka México, señaló que a pesar de la vergüenza que significó para ellos aceptar su error frente a las autoridades, tuvieron que hacerlo para poder realizar su trabajo con profesionalismo.

Moraleja

Camil señala que si bien nadie enseña a los directivos a preparase para el desastre, siempre será importante que los jóvenes empresarios y emprendedores se acerquen a personas con más trayectoria para que los asesoren en sus decisiones.

Además es sumamente importante que los novatos directivos tomen en cuenta cada detalle de su trabajo por mínimo que sea, ya que al igual que les sucedió a ellos con una cosa que pareciera pequeña como es el IVA, un detalle puede terminar con cientos de hora de esfuerzo y trabajo.

2.- Jamás olvidar al cliente

Al igual que Jorge Camil, Manuel Wiechers decidió animarse a emprender al terminar sus estudios universitarios junto a un par de sus ex compañeros de carrera.

Luego de realizar decenas de análisis y estudios durante su etapa estudiantil, Wiechers creó Iluméxico, una empresa cuyo objetivo es proveer luz vía energía solar a las comunidades que no cuentan con este servicio.

Tras de tocar sus primeras puertas en gobiernos estatales, Veracruz fue la entidad que decidió otorgarles su primera oportunidad, al permitirles comenzar a trabajar en un par de sus comunidades que sufrían por la falta de luz.

Emocionadísimos, Manuel y sus colegas colocaron su proyecto de energía solar en los sitios que habían acordado, otorgando, hasta ese momento, felicidad en distintas comunidades.

La compañía decidió regresar a los poblados tres meses después de hacer la instalación para encontrarse con una sorpresa mayúscula: la mayoría de sus productos, entre los que se encontraban paneles y focos, estaban completamente destruidos por las altas temperaturas del lugar.

Te recomendamos leer: Cómo ganar la batalla en una mala atención al cliente

Tras cambiar las cosas que habían fallado hasta tres veces más luego de la primera ocasión que habían regresado, los emprendedores pudieron colocar, finalmente, una instalación que funcionó de forma correcta, a pesar de que el hecho les representó quedarse con mínimas ganancias.

Moraleja

Luego de una desastrosa primera experiencia, Manuel señala que la principal lección que les entregó el hecho fue que siempre es necesario pensar en todos los factores que pueden arruinar tu trabajo, en su caso el clima.

Además, señala que uno de los valores más importantes que deben desarrollar las empresas es el no olvidar a sus clientes y responderles bajo la circunstancia que sea, ya que esta acción refuerza su profesionalismo.

3.- Perder el piso

Gilda Darlas es una mujer emprendedora mexicana dedicada a mejorar la educación de la niñez de México. Su historia se desarrolla a finales de la década de los noventa, periodo en el desarrolló un interesante modelo que tenía como objetivo mejorar la ética y moral de los pequeños.

El éxito que la especialista comenzó a tener no sólo al interior de nuestras fronteras, sino también en diversos países de Europa, gracias al apoyo que le brindaron diversas universidades, la llevaron a poner en alto su estrategia.

En muy poco tiempo estableció contratos con alrededor de 10,500 escuelas en el mundo, que iban desde España o Francia hasta Japón, sin imaginar el tremendo problema que le vendría.

A pesar de firmar contratos con las instituciones, Gilda jamás pudo ponerlos en marcha debido a que ella era la única persona que sabía cómo aplicar su método y no podía, obviamente, estar en tantos lugares a la vez.

Te recomendamos leer: ¡Atención líderes! 5 claves para no morir de éxito

El hecho la llevó a ponerse en contacto con todas estas escuelas para disculparse por el suceso, buscando dejar abiertas las puertas para poder establecer relaciones a futuro.

Moraleja

Gilda señala que es una prioridad para todos aquellos que van empezando su camino como emprendedores, el siempre mantener sus pies pegados al piso, sin olvidar cada una de las capacidades con la que cuentan.

La entusiasta experta en temas educativos señala que los emprendedores nunca deben de dejar de mirar el sitio en el que están parados y, sobretodo, no dejarse llevar por la euforia que trae comenzar a tener éxito.

4.- Novatada total

Cometer errores no solamente es parte de aquellos que desean crear sus propias empresas o negocios, sino también de los que se aventuran a trabajar en firmas grandes y de prestigio, como le sucedió a Mario Elías González, asesor de Negocios Inclusivos e Innovación de Cemex.

Siendo apenas un joven que recién terminaba sus estudios, Mario encontró trabajo en la firma regiomontana, quien le encargó en uno de sus primeros trabajos el establecer las políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en la comunidad donde habían colocado su más reciente planta eólica, esto en Oaxaca.

Muy emocionado por su responsabilidad, el joven se mudó hasta esta región para comenzar con un plan de trabajo que lo llevó a conceptualizar la creación de una empresa local que trajera beneficios a la comunidad.

El chico comenzó a reunirse con los líderes del lugar, quienes a pesar de que sabían que el proyecto sería completamente redituable para ellos, empezaron a tener diferencias por quién se encargaría de administrar el sitio.

Los problemas escalaron a tal punto, que los jefes del grupo que disputaban su control comenzaron a secuestrar maquinaria de Cemex, para motivar que a ellos se les entregara el proyecto, saliéndose todo de las manos de Mario.

Finalmente, luego de que todo se había convertido en un caos por los actos que se estaban realizando y que incluso ponían en riesgo a la propia planta, la compañía decidió apoyar a Mario con expertos en crisis, mismas que luego de varias pláticas y consensos terminaron por dar viabilidad a la empresa que él pensaba sería sencillo articular.

Moraleja

El joven señala que una de las grandes lecciones que le dejó el pasar por una situación como esta es el aprender a asesorarse para poder desarrollar cualquier tipo de proyecto que no esté bajo tu conocimiento habitual.

En segundo plano, señala que es sumamente importante que las personas encargadas de los proyectos pidan ayuda cuando registren algún problema que los rebase, esto con el objetivo de que los problemas no escalen de la forma en la que le sucedió a él.

Te recomendamos leer: Employer Branding, clave en la reputación de tu marca

¿Cuáles son los errores que mejor aprendizaje te han dejado en tu carrera profesional? ¿Qué tan difícil es superar un ‘fuckup’ de este tipo?

Relacionadas

Comentarios