'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Liderazgo: Las decepciones del Mundial

Este rival decepcionó a su audiencia, el liderazgo de su DT fue deficiente y el trabajo en equipo una total decepción. He aquí a Argentina.

14-07-2014, 12:19:31 AM
Liderazgo: Las decepciones del Mundial
Tatiana Gutiérrez con información de Jorge Badillo

Argentina

Uno de los favoritos en la historia del futbol y cuna de una gran figura futbolística – para muchos, el mejor del mundo-, Diego Armando Maradona. Dos veces campeón del mundo: una en 1978, frente a Países Bajos y otra en 1986, donde ganó 3 a 2 frente a la selección de Alemania. Históricamente, Argentina ha sido una selección donde su ego suele rebasar la calidad de su juego, y en esta ocasión, así lo vimos. 

Alejandro Sabella, el DT que no supo manejar a las estrellas


Es conocido por su liderazgo débil, de acuerdo con Jorge Badillo, docente en las maestrías Fisioterapia Deportiva y Nutrición Deportiva por parte de la Universidad del Valle de México (UVM), su liderazgo es orientado a las personas y a las relaciones, mantiene el perfil bajo y suele dar mucha libertad a su equipo, no tiene dirección

“Tiene en nómina  a grandes jugadores, jugadores con gran potencial y de alto nivel, pero no ha sabido detonarlo en su participación en la Copa del Mundo, es un entrenador que va paso a pasito, y para una selección con gran historial, esto no gusta”, comenta el experto en temas deportivos. 

En las empresas, este tipo de líderes no tienen el control de su equipo, se convierte en un amigo, antes que un jefe y guía, suele tener problemas de posición y deja que sus colaboradores tomen decisiones que no le corresponden. Son buenos escuchando y motivando, pero cuando se trata de ejecutar, no tienen un buen papel. 

El trabajo en equipo


Reputación y soberbia 

Para muchos, las suerte estuvo de su lado. Sin una gran actuación ante el equipo holandés, los argentinos se colocaron a la final tras ganar en ronda de penales. De acuerdo con el experto, y es importante recordar que la opinión es a mérito personal, el equipo de Argentina se dejó llevar por la reputación de su historia y se dejó rebasar por la soberbia que los caracteriza. 

Exceso de confianza

Tenían a su jugador estrella y él les falló. Messi, reconocido como el mejor jugador del mundo y del Mundial – aunque para muchos, un puesto que no se merecía-, dejó ver una carente actuación y un exceso de confianza. Cuando en una empresa con gran reputación, el nombre se convierte en estandarte y no la calidad de su gente, suelen tener este problema: soberbia. 

Mala gestión en la cancha

No suelen tener el control de sus emociones, Argentina es conocido por ser un mal perdedor y así lo vimos. “Cuando no existe una gestión adecuada y un trabajo en equipo direccionado a objetivos suele pasar esto (…) son muy temperamentales, suelen ser violentos y tienden a pegar cuando caen en la desesperación. Son personajes que su posición ante el mundo suele desbordarlos, y esto, siempre es un arma de doble filo”, indica el especialista. 

¿Cuál es tu opinión de este equipo? ¿Qué no repetirías de su liderazgo y ejecución? 

Las sorpresas del Mundial, ¿cuáles fueron? Sigue leyendo…

Relacionadas

Comentarios