'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Invierte en tecnología y ahorra a largo plazo

Las soluciones tecnológicas han llegado para facilitarnos la vida diaria, ahorrar y salvar al planeta. Estas acciones que te ayudarán a reducir tus facturas.

10-07-2014, 4:52:39 PM
Invierte en tecnología y ahorra a largo plazo
Alejandra Palomares Barrios

Vivir
de forma austera
también puede ser una forma de ahorrar y conseguir ese dinero
que nos hace falta para algunas de nuestras metas financieras. Es cierto que no
es la única: también se pueden buscar mayores ingresos y así cubrir cualquiera
de nuestros caprichos o deseos. Ninguno de los dos caminos lo vamos a juzgar
moralmente, pues no se trata de discernir entre lo que es bueno o malo, sino en
lo que a nosotros nos funciona más o va más de acuerdo con nuestro estilo de vida.

Ahorrar
en nuestra empresa u hogar puede ser un acto que no solo mejore las finanzas
propias
, sino que contribuya al cuidado del medio ambiente y la consciencia
social
. Sin embargo, en este espacio solo nos concentraremos en los beneficios
a tu cartera.

También puedes leer: El dinero no me alcanza, ¿cómo ahorrar?

1. Paga menos luz

Mira
hacia arriba, ¿realmente necesitas todos los focos que tiene tu casa u oficina?
Quizá cuando el arquitecto o ingeniero la diseñó no pensó en cuánto te iba a
costar mantener esa bella iluminación. Tienes dos opciones: cambia a los leds
que, aunque suelen ser más caros, consumen mucha menos energía y se notará en
tu factura; o sencillamente desconecta los focos que consideres innecesarios, y
cuida que los que mantengas sean “ahorradores” y no incandescentes. También puedes leer: ¿Por qué la tecnología LED puede salvar el planeta?

Con
respecto a los aparatos electrónicos, ¿realmente necesitas tenerlos todo el
tiempo conectados? Existe un consumo fantasma de electricidad, cuando tenemos
los aparatos en stand-by, que puede llegar a representar el 30% de lo que
consumes de luz en un año. Mejor conéctalos solo cuando vayas a utilizarlos, o
utiliza no-breaks.

Usa la tecnología… sobre todo para empresas o espacios comunes en edificios
habitacionales, son las conexiones controladas por presencia. Es decir, si hay
movimiento o tránsito de personas las luces y aparatos se prenden, sino se
mantienen apagadas, o en stand-by en el peor de los casos, lo cual de todas
formas representa un ahorro.

También
no está demás que revises tu instalación eléctrica al menos cada cinco años, o
cada vez que vayas a conectar una tecnología nueva que implique mayor consumo
de luz (incluso, si se trata de una cosa tan simple como una pecera), pues en
muchas ocasiones estos pequeños cambios generan grandes consumos. Una
instalación en mal estado (de esas en las que requieres de muchos
multicontactos”), además de ser peligrosas, gastan mucha más energía por fugas
de lo que imaginas, así que mejor modernízalas.

Puede
que estos esfuerzos te cuesten algún dinero al principio, pero son inversiones
en el largo plazo, que te permiten ahorrar en tu consumo.

2. Paga menos agua

Tener
controladores de salida de agua en todas las llaves, sí, puede resultar
ligeramente más incómodo, pero representan un ahorro a tus cuentas. Regaderas
tipo teléfono
, sensores de presencia y reutilización son las clave para gastar
menos
en este rubro.

Si
tienes un hermoso jardín procura regarlo de noche, lo mismo si tienes una
fuente en tu despacho. ¿Tiene que estar prendida las 24 horas del día? Quizá
basta con que funcione mientras alguien la aprecia y nada más.

Modernizar
instalaciones también es otra manera de ahorrar, pues ahora ya existen
lavadoras, refrigeradores, lavavajillas y escusados con tecnología que permite
un uso racional del agua que se requiere para que funcionen. Incluso, hasta
puedes aprovechar algunos de los programas del gobierno para hacer este tipo de
cambios, que sí, ya lo sabemos, representan un gasto mayor al principio, pero
que después agradecerás cuando te llegue el recibo de agua.

También puedes leer: Samsung y sus innovaciones en la era de la conectividad

3. Ahorra gas y gasolina compartiendo

Desafortunadamente,
habitamos ciudades donde estos recursos son difíciles de disminuir, pues en
principio somos tantas personas viviendo en un solo lugar que cualquier medida
para desahogar los problemas que contrae siempre resultan insuficientes.

Sin
embargo, aun en estas circunstancias se puede hacer algo. Por ejemplo, si usas
reguladores de temperatura tanto en estufas como en donde se requiere agua
caliente, verás que no necesitas llegar al punto de ebullición siempre, y eso
te hará reducir tu consumo de gas.

En
el coche quizá sea más complicado, pero existen nuevos servicios que están
resultando exitosos en otras partes del mundo, basados en dos conceptos:
confianza y solidaridad. ¿Has escuchado de servicios como Uber o BlaBlaCar? Se
trata de plataformas en las que puedes ofrecer “aventones” a personas que
tienen un destino y trayecto similar al tuyo, a cambio de una cuota que permite
compartir el consumo de gasolina entre los pasajeros. También puedes leer: Programa “Aventones” en la Ciudad de México.

Consejo de la abuela

Basta con cambiar un hábito, para verlo reflejado en tu cartera, ya sea
de forma positiva o negativa.

Una
recomendación más que tiene que ver con el consumo de insumos en presentación
líquida, como los productos de limpieza o higiene personal: a veces, estos
productos vienen concentrados y si los rebajas con un poco de agua te durarán
más y obtendrás los mismos resultados.

Y
otra clave más, rellena o reutiliza cuanto puedas: bolsas de plástico, papel,
tintas y demás enseres de la casa y la oficina.

Puede
que estas recomendaciones te resulten banales o hasta imprácticas.  Eso depende solo de ti. Prueba ponerlas en
práctica, no pierdes nada y puedes ganar mucho.

¿Qué otras acciones te han ayudado a ahorrar?

Relacionadas

Comentarios