'; Alto Nivel
HistoriasManagement

6 puntos para renunciar y no sufrir en el proceso

Antes de dar el gran paso debes prepararte, no solo financieramente, sino tener un equilibrio físico y emocional que te ayude a redireccionar tu vida
laboral.

03-07-2014, 6:28:57 AM
6 puntos para renunciar y no sufrir en el proceso
Tatiana Gutiérrez

Lo has decidido y crees que es la mejor opción para tu vida personal y profesional, sabes que el riesgo de decir adiós a un empleo sin tener nada seguro puede significar pertenecer a los altos índices de desempleo, pero… ¿realmente sabes los riesgos? Hablar de desempleo involucra muchos factores que debes tomar en cuenta; desde estar preparado financieramente hasta tener un equilibrio personal y profesional, si no, podrías derrumbarte. 

¿Alguna vez te has puesto a pensar en ello? La insatisfacción laboral puede desencadenar problemas como una mala relación con tus compañeros de trabajo, discordancias con el jefe, una deficiente salud física y mental, una alimentación inadecuada y, en algunas ocasiones, problemas familiares. Sin embargo, renunciar sin estar preparado también puede traer a tu vida estos inconvenientes. 

Te recomendamos leer “¿Debo permanecer o renunciar a mi empleo?”.

Ante ello, Erik López, Business Development Consultant de ManPower, recomienda poner atención en temas personales antes que los legales, por una razón: pueden ayudarte a renunciar de manera inteligente y a encontrar, con más facilidad, un nuevo empleo. He aquí algunos factores que debes tomar en cuenta antes de una gran decisión: 

1. Tu salud

“Hay un tema que no es negociable y este es tu salud. La
salud física, emocional e intelectual se debe tomar en cuenta antes de decir
adiós a un trabajo”. De acuerdo con los expertos, la salud se debe ver desde
dos aristas distintas: 1) ¿Qué tanto, el empleo actual, afecta mi salud? Y 2)
¿Estoy preparado –física y emocionalmente- para salir de mi empleo

Si aún crees que la preparación emocional no es importante,
el experto asegura que cualquier de estos inconvenientes puede desencadenar en
ansiedad, aumento de peso, estrés, problemas gastrointestinales, mal humor,
dolores de cabeza y depresión – entre otros-. ¿Estás listo para dar el gran
paso?

2. Tu situación financiera

¡Sí es importante! Cuando tu trabajo se convierte en
martirio solemos tomar decisiones impulsivamente, aún cuando esto signifique
perjudicarte a ti mismo. Es por ello que López recomienda prever antes de
hacerlo, y tu situación financiera, es muy importante. 

“Hay que preguntarse cuánto se tiene ahorrado. Los expertos
recomiendan que tus finanzas estén fortalecidas, por lo
menos, con ocho meses de tu salario actual – sin prestaciones, impuestos u
otros descuentos-“, indica el especialista. 

¿Por qué? De acuerdo con estudios de la consultora ManPower,
se calcula que el tiempo para encontrar empleo – dependiendo e tu nivel
académico y expertis- ronda entre los tres y seis meses, esto te dará una
ventaja económica para tomar decisiones adecuadas y responsables. 

También puedes leer “6 reglas de oro para renunciar a tu trabajo”.

3. Antes de renunciar… deja tus emociones a un lado

Es importante que tu cerebro esté libre de emociones que
puedan afectar tus decisiones legales, de esta forma, se recomienda poner en
una balanza la situación sin emotividad alguna. Es un mal común, cuando se está
cansado del empleo o la empresa, se puede llegar a combinar las decisiones, o
apurarlas, de manera precipitada, esto te pondrá en segura desventaja, así que
ten cuidado. Recuerda que todo es negociación, si ya decidiste dar un gran
paso, debes estar consciente de aquellos aspectos críticos para tu salida
–indemnización, seguros de gastos médicos, autos, etc-.

4. Prepara tu argumento de baja

Esto es muy importante. ¿Ya pensaste en lo por ley te
corresponde? ¿Sabes qué se puede negociar y qué no? ¿Cuánto es el monto de tu
indemnización? ¿Tienes algunos otros beneficios? Así es, antes de renunciar
debes saber cómo lo vas a hacer y cuál será tu argumento de renuncia, para ello
te recomendamos asesorarte con un abogado laboralista, él te podrá decir qué
necesitas y cómo hacerlo. ¡No llegues desprevenido a una negociación!

5. Investiga sobre el mercado laboral

Puede ahorrarte tomar malas decisiones. Una de las causas
principales de una renuncia es la insatisfacción financiera y de desarrollo.
Los expertos de ManPower recomiendan realizar un sondeo de tu situación
personal en el mercado laboral. Asegúrate de investigar en bolsas de trabajo tu
puesto, esto te dará una idea de cuánto pagan en otras empresas, los requisitos
que solicitan y las prestaciones que brindan. Es tu decisión una vez que sepas
lo que más te conviene. 

6. Redireccionando tu vida laboral

Es un suceso muy común y siempre, antes de renunciar, hay
que pensar: ¿estamos haciendo lo que realmente nos gusta?, comenta Erik López.
Ahora es muy importante, si no estás satisfecho con tu vida laboral, no importa
a dónde vayas, siempre estarás inconforme con el lugar y las personas que te
rodean. Por ello se recomienda analizar, de manera personal, si realmente amas
lo que haces y si estás dispuesto a seguir haciéndolo. 

López recomienda la aplicación de psicometrías que te
permitan redescubrir tus preferencias profesionales, de acuerdo a tus gustos,
habilidades y experiencia. ¡No te desanimes!

¿Qué piensas sobre estos consejos? Si has renunciado,
¿cómo lo has hecho? ¿Cuáles serían tus consejos para antes de renunciar?

Relacionadas

Comentarios