'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

MILA, la nueva Bolsa de valores de la Alianza Pacífico

Las empresas de energía son de las más intercambiadas en el nuevo mercado latinoamericano con el que México gana peso internacional.

27-06-2014, 11:19:35 AM
MILA, la nueva Bolsa de valores de la Alianza Pacífico
Elie Smilovitz

El Mercado
Integrado Latinoamericano
(MILA)
abre sus puertas a la Bolsa Mexicana de
Valores
(BMV),
para que las empresas mexicanas puedan
obtener financiamiento de inversores chilenos, colombianos y peruanos de forma
directa y viceversa.

El nuevo mercado
bursátil de la Alianza del
Pacífico
tendrá un valor superior al billón de dólares, según Deustche
Bank, lo que lo sitúa en un nivel muy similar al Bovespa
de Brasil. Así, América Latina comienza a reclamar un papel más relevante en
los mercados financieros internacionales, en línea la serie de acciones
emprendidas por México para reforzar
su posición frente a las economías más avanzadas.  

En los
últimos tres años, Agustín Carstens,
gobernador del Banco
de México
, enfrentó a Christine
Lagarde
como candidato para dirigir el Fondo
Monetario Internacional
(FMI). Herminio Blanco, uno de los arquitectos
del TLCAN,
estuvo muy cerca de encabezar la Organización Mundial del Comercio (OMC) y José Ángel Gurría, ex secretario de Hacienda y de Exteriores,
encabeza desde hace años la Organización para la Cooperación y el Desarrollo
Económico (OCDE) con sede en París.
Además, no hay que olvidar que Enrique
Peña Nieto
fue invitado a participar en la reunión del G8 en Irlanda a mediados
de 2013 y que las reformas
económicas
, en especial la energética, llaman la atención de los
inversionistas en diferentes partes del mundo.

Estos
acontecimientos, reforzados por la popularidad de acrónimos como BRIC
o MINT, colocan a las economías
“emergentes” como China y la India, aunque también a otras como Sudáfrica,
Rusia, Indonesia, Turquía y, por supuesto, México, en una posición menos
antagónica que la que han tenido frente a Estados Unidos y la Unión Europea,
cuyas bolsas de valores, en especial Nueva York y Londres, dominan los mercados
financieros.

¿Qué está en juego con el MILA?  

Desde un
punto de vista político, unificar las bolsas de valores de los países de la
Alianza del Pacífico envía un mensaje claro: que la región latinoamericana se
fortalece, a partir de alianzas económicas, lo que puede atraer la inversión de otras regiones, en especial de Asia. No hay que olvidar que China se ha convertido en uno de los principales inversionistas en América Latina.

En una
entrevista de finales de 2012, Luis
Tellez
, presidente de la BMV, declaró que, entrar en MILA era un asunto “importante”
y  “marginal” que, no obstante, no era un
asunto “demasiado relevante”. Calificó el proceso de la siguiente forma, según
la página británica Wordfolio: “MILA
es simplemente un acuerdo de enrutamiento. Enrutamiento significa que las
órdenes que se colocan en un país se reciben en otro”.

En línea
con esas declaraciones, cabe señalar que la BMV ya era un mercado abierto antes
de integrarse en MILA donde inversionistas
extranjeros
podían comprar acciones, siempre que lo hicieran a través de
una casa de bolsa o intermediario financiero mexicano autorizado. Lo que cambia
con MILA es que los chilenos, peruanos y colombianos pueden invertir en Bimbo o en ICA de forma directa desde sus países, sin tener que pasar por las
casas de bolsa mexicanas y viceversa.

¿Cuáles serán las novedades?

Para el
inversionista mexicano se abrirá un abanico nuevo de opciones de inversión. En
el S&P MILA 40, el 10.6% de las
empresas que conforman el índice son energéticas,
entre ellas, las colombianas Ecopetrol
o Rubiales, mientras que las
empresas financieras constituyen el 26%. En México, ni Pemex ni CFE cotizan,
mientras que  la Comisión Nacional
Bancaria y de Valores (CNBV), ha
impulsado a los bancos a que salgan a Bolsa, pero sólo tres grandes lo han
hecho: Santander,
Grupo Financiero Banorte y Compartamos.

Otra de las
novedades tiene que ver con las AFORES
o fondos de pensiones, que en México atesoran en torno un 30% del PIB, con más
de 24 millones de cuanta habientes, lo que Luis Tellez ha llamado la “revolución
silenciosa” de la Bolsa. Con las nuevas reglas, las AFORES no sólo pueden
invertir en Bolsa, sino que ahora pueden invertir directamente en empresas del
mercado MILA.  

Para las
empresas mexicanas con visión de internacionalización,
poder captar fondos en otros mercados y tener más atención de los inversores
institucionales puede ampliar sus posibilidades de financiamiento y, por ende,
su capacidad de producción y exportación, en especial las maquiladoras,
responsables de tres cuartas partes de las exportaciones.   

Para
ejemplificar la creciente atención internacional por el mercado mexicano, cabe
citar al director de Estrategia para mercados emergentes del fondo de inversión
Black
Rock
, que maneja en torno a 4 billones de dólares en capital –casi
cuatro veces el PIB de México-, quien ha calificado a nuestro país como un
mercado con una “agenda clara”. No obstante, las empresas deben medir los
riesgos y no  sobre capitalizarse en los
mercados, para no generar una sobrevaluación de sus acciones que pueda
traducirse en desequilibrios o caídas bruscas en Bolsa.

Relacionadas

Comentarios