HistoriasManagement

7 reglas para dar un discurso inspirador

Lograr inspirar es el sueño de todo líder que busca una reacción positiva y buenos resultados. Aprende a usar tu discurso para motivar a tu equipo.

27-06-2014, 8:20:10 AM
7 reglas para dar un discurso inspirador
David Navarro, Imagen Excellence

Lograr un discurso
inspirador
tiene sus secretos, una técnica y un momento ideal para pronunciarlo
y hacerlo memorable. Todos podemos inspirar
al público
si nos preparamos para ello, pero saber la receta no garantiza
el resultado si no se practica el
mensaje una y otra vez.

La palabra “inspirar” proviene
del latín inspirae que significa “infundir vida”. Los oradores que lo
logran mueven los corazones de su audiencia a través de la palabra de manera
estratégica. Si quieres ser inspirador deberás despertar tu lado emocional antes que el racional.  

A continuación te comparto
los 7 reglas para dar un discurso inspirador:

1. Tú debes estar inspirado

El elemento principal está en la conexión
emocional que tengas con el tema o problema. Alguien que desea infundir vida en
otros debe estar vivo con todas las células de su cuerpo. Los líderes que
inspiran, aunque no puedan garantizar matemáticamente los resultados, se les
observa una seguridad que atrae
hasta a los más escépticos.

“Los líderes no obligan a la
gente a seguirles; les invitan a hacer un viaje con ellos.”, Charles S. Lauer

La inspiración no se razona, se siente. Quien
está inspirado tiene energía de sobra
para compartir.

2. Debes estar comprometido con la causa

Te piden hablar sobre el éxito de la compañía en los próximos años y tú no lo crees posible.
Retírate. De poco servirá tu discurso aunque haya sido escrito con la maestría perfecta del idioma. Importa
más el cómo dices las cosas que lo
que dices.

Nadie puede proyectar lo que no cree. ¿Estás
realmente comprometido con la causa? ¿Podrías defenderla ante todo argumento y
ante cualquiera? ¿Te rendirías fácilmente ante la primera objeción del público?
Si a pesar de todo lo anterior sigues comprometido podrás dar un gran discurso
inspirador.

¿Cómo se demuestra tu compromiso? Con tu tono de voz y lenguaje corporal. ¿Algo
es injusto? Dilo como tal. ¿Una noticia te pone feliz? Exprésalo con un tono de
voz alegre, cara sonriente y un lenguaje corporal abierto, es decir, brazos y
manos alejadas del tronco, pues significan apertura.

Te recomendamos leer: 3
reglas de lenguaje corporal para inspirar confianza

3. Comparte ideas y emociones

Lo he visto una y otra vez. Cuando capacito a
ejecutivos en la habilidad de hablar
en público
les pido que no sólo se enfoquen en las ideas sino que también
dejen a sus emociones fluir y 9 de cada
10 comete el error de sólo compartir ideas
, información, datos duros pero
cero emociones ni sentimientos. Quieren inspirar con la lógica, mover los corazones
con la razón. ¿Se trata entonces de sólo compartir emociones? No.

Los
discursos deben ser escritos y pronunciados para el oído y para el corazón.

La clave está en equilibrar tu mensaje. Si únicamente compartes ideas o información
tu mensaje será plano, en cambio, si te enfocas sólo en compartir emociones y no hay ideas que sustenten tu discurso, la
audiencia podría percibirte como charlatán.

Equilibra tus
ideas y emociones.
Y no caigas en el error de creer que un discurso corporativo no puede
tener emociones, de hecho son en los que más se recomienda usar esta regla. ¿Cómo
deseas motivar a la fuerza de ventas si solo das datos y cifras? ¿Cómo
pretendes cambiar la actitud del
personal si solo le dices lo emocionado que estás de hablarles pero no
sustentas el por qué es preciso hacer un cambio?

4. Incluye metáforas e imágenes en tu discurso

El
poder de la palabra es tan grande que es capaz de seducir a la mente al crear imágenes mentales. Todo buen
discursista lo sabe. La metáfora es poderosa porque logra una comparación tácita en la mente de quien
te escucha: “la primavera de la vida”, “aliento de la muerte”, “la ráfaga de actitud
positiva”, “el átomo de la pasión”. Sin la evocación de estas imágenes todo
discurso pierde fuerza.

La
recomendación es también dosificar la inclusión de las metáforas. Recuerda que
su presencia debe de ser sutil pero
estratégica.

Otro
aspecto para crear imágenes mentales es ser
descriptivos
, dar detalles que hagan imaginar al público, por ejemplo: “a
las 3:27 pm en una tarde fría y lluviosa, afuera del edificio aguardaba yo.”

Dedícale
tiempo a este paso, no improvises, a menos que tengas ya mínimo “100 horas de
vuelo” dando discursos.

5. Dale más importancia al futuro, a tu VISIÓN

Un discurso es una
historia
. Quien sabe contar una historia ejerce un poder magnético en el
público. La mayoría de las personas tienden a enfocarse en el pasado o en el
presente, cuando debieran dirigir su tiempo
más al futuro
, a lo que es posible si te hacen caso, a las consecuencias de
sus acciones hoy, a aquello que perderían si el miedo les vence y se quedan
inmóviles.

Da una breve introducción, no ocupes tiempo
valioso en atiborrar de antecedentes a tu audiencia o de explayarte de más en
lo que acontece en el presente. El público espera una propuesta concreta al problema o reto que tienes en tus manos.
Véndeles con las metáforas y las imágenes creadas por tus descripciones el
paisaje ideal que disfrutarán si te siguen o se atreven a cambiar.

6. Expresa tu mensaje con tu lenguaje corporal

Tu rostro, postura, ademanes y tono de voz
deberán estar en congruencia con tus palabras. El lenguaje corporal es energía
y se conecta directamente con tus emociones. No te preocupes por ser perfecto, se trata de “conectar” no de ganar un
premio
“al más controlado e inexpresivo”.

¿Cómo se logra mejorar tu expresión corporal al
hablar? Te daré dos secretos que puedes poner en práctica de inmediato:

►Tus ademanes siempre deberás de hacerlos por arriba de la zona del
estómago. Nunca más abajo o perderán impacto.

►En cada frase que digas elige la palabra de mayor fuerza para utilizar
un ademán específico, por ejemplo: “Atrévanse a ir más lejos”. La palabra de
mayor fuerza es “atrévanse” pues
denota una emoción de vencer el miedo.

Te recomendamos leer: 10
gestos del lenguaje corporal que arruinan tu imagen

7. Pide la participación de la audiencia sin
temor

Como todos los buenos vendedores lo saben, quien no cierra no vende. No tengas
temor de pedir al público exactamente lo que deseas que hagan o dejen de hacer.
Tu seguridad al hablar en este punto
es vital.  En esta fase de tu discurso,
si has realizado un buen trabajo en los pasos anteriores, la audiencia ya es
tuya. Habrás conseguido dar un discurso que infunda vida.

El ser humano
siempre necesita de un impulso para ir
más lejos
, lograr más, trabajar más fuerte, atreverse a equivocarse y
levantarse de nuevo. Un líder que sólo presiona y exige resultados no inspira
ni genera seguidores.

Por cada minuto de tiempo de tu discurso
deberás de haber practicado 7 minutos más.

Ser
“inspirador” es el gran sueño de todo los oradores porque causa una reacción.
en cadena mover a la gente en sus emociones y acciones a través de la palabra. Si
vas a dar un discurso próximamente mi mejor consejo es este: practica lo más que puedas.

¿Te consideras un buen orador, comparte con los lectores tus técnicas?

El autor es consultor en Imagen Pública y Director General de Imagen
Excellence. Cuenta con más de 10 años de experiencia, en los cuales ha
capacitado a altos ejecutivos y grandes empresas en áreas de la
vestimenta de negocios, lenguaje corporal, protocolo ejecutivo y hablar
en público. Síguelo en Twitter @DaavidNavarro  www.imagenexcellence.com

Relacionadas

Comentarios