'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Fórmulas para finanzas sanas en cada etapa de vida

Tener claras tus metas ayudará a trazar el mejor camino hacia tu libertad financiera. Descubre qué hacer con tu dinero de acuerdo a la edad que tengas.

24-06-2014, 2:04:10 PM
Fórmulas para finanzas sanas en cada etapa de vida
Alan Gómez, Director de Ventas Afore de Financial Group

Cada
etapa en la vida representa un gasto. Desde niños ya empezamos a tener objetivos financieros: comprar dulces o
juegues de moda; después en la adolescencia, deseamos ir a un concierto o
comprarnos los tenis de moda y así conforme vamos creciendo nos enfrentamos a
la necesidad de ahorrar, planificar y gastar. Aquí un recorrido por las fases de la vida y cómo se debe aplicar
el ahorro.

Infancia

La niñez es una etapa donde los niños pueden absorber todos los conceptos en forma de juego y del ejemplo
de sus padres, dar un “domingo” que
puede ir de los 10 a los 50 pesos, ayudará a comprender el concepto del manejo del dinero y la obtención de
cosas simples como comprar un dulce o un juguete pequeño. Es importante que
desde temprana edad se inicie  con el término “ahorro” y destinar una
parte del domingo a guardarlo en su “cochinito” y empezar a explicar el concepto
de “gasto”.

Adolescencia

Cuando somos adolescentes, entre los 13 a los 20 años, por lo
regular comenzamos a contar con más dinero así como más oportunidades e independencia
para gastarlo. A esta edad ya es necesario hablar de objetivos a corto y largo
plazo, y distinguir entre ahorro e inversión.

Si en esta etapa nos acostumbramos a gastarlo todo en caprichos inmediatos
como ir al cine, fiesta, ropa, etcétera, no se podrá tener un ahorro para
cuando se quiera adquirir el nuevo teléfono móvil, una computadora, videojuego,
realizar algún viaje con los amigos, intercambio estudiantil o graduación.

Por ejemplo, es un buen momento para empezar a pensar en la compra de un
coche
a un plazo de 10 años e invertir el dinero ahorrado en un producto que proporcione
más rentabilidad a largo plazo.

En esta etapa se recomienda tener una cuenta de ahorro o de inversión para tener el manejo
íntegro
del dinero, es decir,
tomar decisiones como quedarse al final de mes sin dinero para ir al cine y,
por el contrario, verlo crecer en su cuenta financiera.

Te recomendamos leer: 5 pasos para elegir un fondo de inversión

Independencia financiera

En la etapa en la que dejamos de ser estudiantes y tenemos nuestro primer
trabajo – entre los 19 y 25 años de edad- es importante administrar bien el
dinero, sino podemos caer en endeudamiento.

La clave está en conocer y controlar los gastos e ingresos,
fijarse objetivos financieros a corto y largo plazo, y no olvidar el ahorro.

¡Invierte la fórmula del ahorro! Ingreso
menos ahorro, igual a gastos.

Si te encuentras en esta etapa debes:

1. Gastar siempre
menos
de lo que se ingresa.

2. Tener cuidado con el endeudamiento. Pagar en cuanto se pueda todas las deudas que puedan generar algún tipo de interés.

3. Empezar a ahorrar e invertir
para un fin mayor
(coche, maestría etcétera).

4. Ahorrar para el retiro (aunque sea el 3 por ciento del sueldo e ir
incrementando conforme crecemos en edad y profesionalmente).

Después de los 30
años

A esta edad ya se es un adulto, hemos aprendido de los errores, y si se
ha sido disciplinado financieramente lo más probable es que se tenga un buen
“colchón”
para comenzar a construir un
patrimonio
, por lo que la compra de
una vivienda
puede ser la inversión más importante de la vida y la más
larga.

También es posible que se piense en el matrimonio y formar una familia. Te recomendamos leer: ¿Te conviene comprar casa ahora o es mejor esperar?

Cuando se entra a esta etapa los gastos que se tengan deben de
calcularse a largo plazo ya que si se tiene una familia no solo se debe pensar
en el nacimiento, sino en toda la educación de los hijos (desde el kínder
hasta la universidad).

1. Abrir una o varias
cuentas en fondos de inversión de
acuerdo a las metas de vida (boda, hipoteca casa, maestría en el extranjero, o
emprendedor) para que los ahorros crezcan inteligentemente.

2. Diversificar muy bien
los portafolios y tomar en cuenta la
liquidez que da cada uno de estos.

3. Empezar a incrementar
el ahorro destinado al retiro, un 10
por ciento del sueldo a este fin es apropiado

A los 50 años

Cuando se ha llegado a los 50 años se es una persona plena e
independiente, probablemente los hijos terminaron la universidad, está a punto
de concluir el pago de la hipoteca, se tiene un mejor sueldo y más tiempo para
disfrutar de la pareja y el tiempo personal.

Es momento de revisar la diversificación en
los portafolios de inversión que se crearon para las metas personales y
financieras, tal vez se deban de ajustar, cancelar o abrir nuevas.

1. El consultar a un asesor financiero en
esta etapa es crucial ya que deberá guiarte apropiadamente para que tus
recursos (que ahora son más) puedan maximizarse
sabiamente.

2. Calcular los ingresos mensuales
que necesitarás para después de jubilarte.

3. Estimar la cantidad total que necesitas
ahorrar teniendo en cuenta que se vivirá
aproximadamente 15 años más una vez
retirado (la esperanza de vida son 80 años).

4. Impulsar el ahorro para el retiro al
máximo, al menos un 20 ó 30 por ciento
del sueldo
si se quiere vivir como hasta ahora.

5. Por último, el mejor consejo: ahorra,
ahorra, ahorra.

Jubilación

A los 65 años cambiará mucho la vida. El retiro hoy significa tener más
tiempo para la diversión, leer, viajar, y disfrutar de la familia. La asesoría
financiera seguirá estando presente más que nunca ya que los ahorros tendrán
que ser mejor administrados para que duren al menos 15 años luego de la jubilación.

Si se ahorraste lo suficiente, además del monto de tu AFORE, es
importante:

Presupuestar un sueldo mensual imaginario que se
tomará de tus ahorros

1. Estimar las otras fuentes de
ingresos
con las que se podría contar como la pensión o si se tiene la
renta de un  inmueble.

2. Llevar un cálculo de todos los
gastos fijos
, doctores, medicinas, gustos personales y entretenimiento.

3. ¡Disfruta de esta etapa, es la mejor!

Te recomendamos leer: ¿Cómo recibir una jugosa jubilación? Empieza a planear

Sea cual sea la etapa de la vida, siempre
habrá gastos y metas que cumplir, el ahorro temprano es crucial para cumplir
cada una de ellas. Y una vez se tengan los ahorros es necesario tener una
disciplina financiera incluso después de tu retiro.   

Relacionadas

Comentarios