HistoriasNegocios

Adultos mayores, oportunidad de negocio en expansión

México está dejando de ser un país de jóvenes, y esto ha generado la creación de clubes sociales equipados para atender las necesidades del adulto mayor.

23-06-2014, 2:45:26 PM
Adultos mayores, oportunidad de negocio en expansión
Manuel Ramírez

No paré de llorar el día que me animé a llevar a mi marido a un centro diurno, cuenta Carolina Pérez, quien a los 64 años se topó con que a su pareja le diagnosticaron Alzheimer (una enfermedad cerebral, que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter). Con tres hijos casados y viviendo en otra parte del país, se enfrentó a esto sola.

Así, decidió dejar su casa  en Tepatitlán de Morelos, Jalisco, rentó un pequeño departamento y, sin pensarlo más, ella y su esposo se mudaron a Guadalajara, en donde sí hay centros diurnos, residencias para adultos mayores y mejor atención médica. “Hoy estoy convencida de que fue la mejor decisión que pude tomar”, afirma Carolina.

Las cifras son contundentes: México está dejando de ser un país de jóvenes. El Consejo Nacional de Población (Conapo)estima que el envejecimiento de la población en el país será el cambio demográfico más notorio del siglo XXI. Para 2050 se espera que haya 17.4 millones de niños de 0 a 14 años y 28.7 millones de personas de más de 65 años.

“Estamos envejeciendo seis veces más rápido de lo que lo hizo Europa”, asegura Gustavo Loreto, cofundador y director de Meridia, un centro diurno que apenas el año pasado abrió su primera unidad y este 2014 ya proyecta inaugurar la segunda en el Distrito Federal.

También te puede interesar: Grey Market, un segmento olvidado por las marcas

Quizá el mayor problema es que la llamada generación de los baby boomers está llegando a una etapa de jubilación en un país que no está preparado para atender la demanda de productos y servicios que requieren los adultos mayores; sobre todo porque la parte gubernamental todavía no ha tomado acción para ello.

Es la iniciativa privada la que ha volteado a ver a este grupo de población como una opción para desarrollar diversos negocios.

“En términos económicos hay una parte importante de esta población que sigue siendo económicamente activa e incluso algunos de ellos tienen más dinero que los integrantes de otras generaciones”, resalta Marisol Ancona, consultora estratégica para la creación de Casa del Parque, una residencia de adultos mayores.

Te recomendamos leer: Alimentos saludables, poco seductores al consumidor

Cambio de paradigma

Una de las tendencias que se desarrolla con mayor rapidez es el rubro asistencial; principalmente porque al haber un cambio en los estilos de vida, los adultos mayores ya no se integran a la dinámica familiar como lo hacían antes, aunado a que la expectativa de vida se eleva a 82 años.

“En un tiempo se requerirán más residencias y centros diurnos, que guarderías para niños”, menciona Hagen Fritz, director de Comercialización y Franquicias de la Casa de las Lunas, cadena que ya cuenta con 10 casas ubicadas en seis estados de la República y próximamente planean tener 10 más solo en el DF.

Por ahora, agrega, el mayor freno es un tema cultural. Todavía a las familias les cuesta mucho trabajo pensar en llevar a sus parientes a una residencia, pero conforme se empiece a destrabar este aspecto habrá un mayor crecimiento.

En este segmento de mercado las opciones se están diversificando y sofisticando de tal forma que han surgido proyectos que buscan asemejarse, de cierta forma, a conceptos de Europa o EU.

“La Casa del Parque surgió como propuesta de negocio patrimonial muy buena… Este es un lugar preparado para el concepto que conocemos como aging in place, en donde aunque a los adultos mayores se les deteriore el estado de salud, pueden seguir manteniendo su calidad de vida. En México no tenemos una industria tan desarrollada como en otros países, por lo cual estos espacios deben estar preparados para que dentro del mismo recinto se suba a los distintos niveles de asistencia”, dice Ancona.

Los planes de esta compañía son abrir cinco residencias en los próximos 10 años. Para este primer complejo se requirió una inversión superior a los 140 millones de pesos (mdp), puesto que el proyecto arquitectónico está pensado para atender las necesidades de los adultos mayores (departamentos, servicios y actividades).

Una de las tendencias para profesionalizar dicho segmento, independientemente del sector socioeconómico al cual estén dirigidos, es que los inversionistas no siempre administran estos centros; esa parte les corresponde a especialistas y ya se comienzan a ver los primeros resultados.

“La casa que abrimos en el DF se llenó en tan solo mes y medio, cuando antes tardaban entre siete u ocho meses para ocuparse por completo. También comenzamos a ver que hay personas de más de 60 años que nos hablan para comprar por anticipado algún servicio o buscar opciones referentes a dónde les conviene”, cuenta el directivo de la Casa de las Lunas.

Ya me voy al club

“Lo que tengo aquí es una clínica de rehabilitación disfrazada de club social”, plática Gustavo Loreto, mientras nos enseña las instalaciones de Meridia. Asegura que lo más complicado para levantar este proyecto, del cual planean abrir 20 unidades en seis años, no fue el dinero, sino romper con los mitos y prejuicios que existen en la sociedad. Su estrategia de posicionamiento los llevó a ubicarse en un área donde conviven con oficinas corporativas de grandes compañías. “Hacerle entender al mundo empresarial que esto es rentable ha sido complicado.”

Aventurarse a participar en un mercado como los centros de día, que todavía son desconocidos para una buena parte de la población del país, tiene un alto nivel de riesgo. Sin embargo, se espera que este sector crezca incluso más rápido que las residencias, por una sencilla razón: hay familias que, por más bonito que sea el lugar, no están dispuestas a enviar a sus padres a uno de ellos, pero sí a una estancia diurna.

“Un centro de día como este requiere de una inversión de 6.5 mdp en infraestructura y 2 mdp más de capital de trabajo”, detalla Loreto.

El segmento crece de tal forma que ya se espera la llegada de una cadena española. “Aun así, el mercado mexicano apenas está madurando y todavía tratamos de entenderlo”, resalta el directivo de Meridia, quien asegura que si estuvieran en EU tendrían lista de espera, porque la gente está más acostumbrada a buscar este tipo de servicios.

El problema no es solo de desconocimiento del concepto, sino que en otras naciones estas iniciativas están respaldadas por la seguridad social y los seguros médicos. Tendrá que llegar un momento en que el gobierno mexicano se vea obligado a generar políticas públicas, así como fiscales y económicas, para incentivar el surgimiento de estos servicios.

Una vez que eso se dé y haya un cambio cultural importante, surgirán más opciones en un sector que por mucho tiempo ha estado desatendido. “Los que llegamos primero seguramente tendremos algunos beneficios de mercado”, comenta Fritz.

¿Y yo qué voy a hacer?, se pregunta Carolina: pues nada, cuando sea necesario también buscaré una casa de descanso en donde me atiendan para no quedarme sola… Hasta he pensado en buscar un lugar en el que podamos estar los dos y así seguir al pendiente de él.

Este reportaje podrás leerlo en la revista impresa de Alto Nivel en
la edición de junio, donde además te presentamos un reportaje sobre la
reforma fiscal, vista por los empresarios que la rechazan. Suscríbete en línea o compra tu revista en los mejores puntos de venta.

Relacionadas

Comentarios