'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Retos del sector automotriz en México, según BBVA

La competitividad sigue siendo uno de los más grandes retos para un sector cuyo crecimiento se proyecta para ser líder en América del Norte.

23-06-2014, 10:43:03 AM
Retos del sector automotriz en México, según BBVA
Notimex

A 20 años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la industria automotriz establecida en México se ha convertido en una competitiva plataforma de exportación para Estados Unidos y el resto del mundo, destacó BBVA Reseach.

En un análisis, señaló que México cuenta con 20 plantas ensambladoras (ocho más que hace 10 años) con una capacidad de producción anual de más de 3.1 millones de unidades y una sólida proveeduría nacional e internacional.

Dos décadas han transcurrido desde que se puso en marcha uno de los bloques económicos de mayor alcance comercial y proyección global para cada uno de sus integrantes, especialmente para México, agregó.

“El TLCAN ha consolidado al sector automotriz, y México es el que más se ha beneficiado”, afirmó al señalar que éste ha experimentado un extraordinario crecimiento desde la reestructuración de la industria norteamericana en 2007.

Se estima que esto podría continuar incluso a tasas mucho mayores teniendo impactos positivos en términos de inversión (nuevas plantas de ensamble y proveeduría) y empleo, resaltó la institución financiera.

En México, la producción es cada vez mayor; en seis años se incrementó en más de 50 por ciento.

Los fabricantes japoneses y estadounidenses han aumentado su capacidad productiva en México por las ventajas en localización, tratados comerciales y mano de obra calificada y en particular para Japón por el creciente valor del yen.

En su Observatorio Económico México, comentó que detrás de estas cifras se encuentra la tendencia global que traslada la producción de los países desarrollados a los emergentes.

En el contexto de economías emergentes, México se ha convertido en una de las plataformas de exportación más rentables del mundo, con alta calidad a costos menores desde donde se disputa la hegemonía entre los socios de la zona del TLCAN, sobre todo con Estados Unidos.

Indicó que los principales productores de vehículos de países emergentes como China, Corea, India, Brasil, México y Tailandia contribuyeron con 45 por ciento a la producción global en 2013, contra 26 por ciento en 2007.

Expuso que en México, no son únicamente los menores costos laborales los que aumentan la producción, es la proximidad a Estados Unidos y la cadena de suministro, desarrollada por ambos países, además de los tratados comerciales.

Destacó que los menores costos laborales de México presionan la producción de Estados Unidos y, en particular a Canadá, y nuestro país ha ampliado de forma importante la fabricación de automóviles y, con ello, el empleo.

Si bien cada vez más puestos de trabajo han sido automatizados en la industria, México agregó 303 mil puestos de trabajo desde el punto más bajo de la crisis (en junio de 2009 había 360 mil ocupados) hasta ahora (662 mil empleados en marzo de 2014), anotó.

BBVA Research comparó que en el mismo lapso en Estados Unidos únicamente se añadieron 220 mil empleos (al pasar de 631 mil a 850 mil).

Indicó que con respecto a los niveles previos a la crisis, México los superó en 34 por ciento mientras que Estados Unidos por debajo en 15.6 por ciento de dichos niveles, y actualmente, 40 por ciento del empleo de la industria automotriz en la zona lo explica la industria mexicana.

Precisó que pese a los avances del empleo de la industria automotriz en México, la brecha en las remuneraciones sigue siendo amplia con respecto a Estados Unidos y Canadá, aunque los avances en productividad para nuestro país permitirán que la brecha se reduzca en el mediano plazo.

La institución financiera resaltó en México, la industria automotriz ha incrementado su importancia en más de 50 por ciento desde la crisis y cerca del doble desde el inicio del TLCAN.

Señaló que la producción en la industria automotriz de México (ensamble y autopartes) ha avanzado a una tasa anual de casi 6.0 por ciento desde la introducción del TLCAN, y desde la crisis 2008-2009, la automotriz ha avanzado más de 8.0 por ciento anual.

México también ha incrementado su contribución como industria altamente exportadora fuera de la zona TLCAN, y Estados Unidos sigue siendo el principal destino para los vehículos ligeros, camiones y piezas producidas en nuestro país.

Esto lo ha convertido en una base de producción de bajo costo desde la que se exporta a nivel mundial, subrayó.

Apuntó que más de la mitad de la producción de vehículos de México es enviada a Norteamérica, pero las exportaciones fuera de sus socios de esa región están creciendo aunque a menor ritmo que hacia Estados Unidos.

Refirió que los envíos de México al resto del mundo representan entre 15 por ciento y 20 por ciento de las exportaciones de automóviles totales, y esto contrasta con la automotriz canadiense que está fuertemente concentrada en el mercado de Estados Unidos.

Según las proyecciones de WardsAuto, en los próximos años México conseguirá la mayor parte de la capacidad adicional de producción automotriz de América del Norte que se ha programado para la zona, agregó.

En total, expuso, la capacidad de fabricación de automóviles de América del Norte se prevé que aumente alrededor de 4.4 por ciento entre 2013 y 2018.

En México se estima un incremento de la capacidad de producción en más de 25 por ciento, lo que podría ser factible si consideramos la producción en puerta y las inversiones que se podrían concretara en este año: dos surcoreanas y una alemana de vehículos Premium, anotó.

Consideró que los retos para México son continuar elevando la competitividad para lograr una participación mayor en Estados Unidos, lo que es factible considerando la nueva capacidad instalada que se dice podría ingresar a México.

Asimismo, enfocándose a lograr una mayor diversificación, propiciar un marco regulatorio sencillo, transparente y amigable para los inversionistas, adoptar medidas que privilegien la rapidez en cualquier trámite y la eficiencia en todos los procesos productivos.

“En la medida en que México facilite que las empresas nacionales y extranjeras operen con requisitos sencillos, pocos trámites, se incrementará la posibilidad de que las empresas automotrices y de autopartes decidan aumentar sus operaciones en México”, sostuvo.

Relacionadas

Comentarios