HistoriasNegocios

Elige el mejor hospital para tu salud y tu bolsillo

Ser prevenido en términos de salud no solo puede hacerte sentir mejor, sino también prevenir que tomes malas decisiones financieras.

17-06-2014, 12:45:41 PM
Elige el mejor hospital para tu salud y tu bolsillo
Alejandra Palomares Barrios

Ser prevenido en términos de salud no solo puede hacerte sentir mejor, sino también te permitirá ahorrar dinero, ya que entre más planees tu atención médica menos probabilidades habrá de que gastes demás.

Cabe resaltar que la salud es uno de los bienes más preciados que tenemos, y no deberíamos escatimar gastos en ella, pues no existe mayor tesoro en la vida. Por eso, en términos financieros, éste es uno de los rubros a los que vale la pena dedicarle especial atención, pues puede hacer la diferencia entre calidad de vida e incluso la muerte.

En esta ocasión, más que hablar de seguros de gastos médicos, revisaremos algunos puntos básicos para saber elegir un hospital, pues aunque algunos planes de cobertura ya nos ofrecen un listado preseleccionado, nos dejan cierto margen para elegir en cuál queremos atendernos.

Ésta es una tarea que debemos hacer sobre todo cuando estamos sanos y disponemos del tiempo para hacer un breve análisis, pues las personas tendemos a pensar en hospitales solo cuando se nos ofrecen y en medio de emergencias, lo cual nos puede orillar a tomar malas decisiones financieras por el estado emocional en el que nos encontramos.

Te recomendamos leer: Los seguros como instrumento de inversión

Un hospital para cada caso

Lo primero es definir las necesidades que podríamos llegar a tener, que básicamente podemos englobar en tres rubros:

• Atender emergencias.
• Someternos a un tratamiento.
• Intervenciones programadas.

Lo anterior es importante porque no todos los hospitales son los mejores en todo, ni funcionan igual para todos los casos. El hospital para emergencias debe ser aquel que quede cerca de tu casa; es decir, que no te tome más de 20 minutos en llegar a él, pues puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Sin embargo, si tienes más de uno cerca, lo siguiente que debes mirar es la calidad de su sala de emergencias y la rapidez con la que atienden.

La situación cambia cuando lo que necesitas es un tratamiento especial. En este caso, quizá la distancia a la que se encuentra el hospital de tu casa no es tan relevante como si cuenta con la especialidad, atención y tecnología que requiere tu tratamiento.

Existen hospitales especializados en cáncer o en traumatología, por ejemplo, que pueden ofrecer mejores servicios que otros por la experiencia que tienen en esos padecimientos.

Te recomendamos leer: Seguro de gastos médicos… ¿del IMSS?

Pero si lo que se te presenta es una intervención quirúrgica que puedes programar, entonces, quizá sea importante los servicios y comodidades que el hospital ofrezca en sus habitaciones durante tu rehabilitación, el personal de auxilio, y sobre todo que le permita el acceso al médico que te está atendiendo, pues de otra manera tendrías que ponerte en manos del médico en turno.

Te recomendamos leer: 7 puntos para comprar una tarjeta de descuento de salud

Entre más planees e investigues encontrarás mejores opciones para cada caso, y podrás enfrentar mejor los imprevistos financieramente hablando.

Calidad y precio

Es bueno saber que el mejor hospital no siempre es el más caro. Por eso, sin importar para qué lo necesites, existen algunos factores generales que puedes analizar para tomar una decisión:

1. Haz una visita y solicita información

Esto te será útil para ver qué tipo de programas de salud tienen y las facilidades de pago que otorgan. Independientemente de que el hospital o tu seguro sea público o privado, conocer el lugar donde podrías ser atendido te permite darte cuenta del tipo de servicio que ofrece.

2. Pregunta entre tus conocidos

No hay mejor recomendación que la que se hace de boca en boca. Aunque la aseguradora o seguro social, ya tenga predeterminado el hospital que te toca, puedes elegirlo con cierto margen, quizá pagando una cuota adicional, si consideras que tu tratamiento o atención que requieres lo vale. No te conformes con lo que leas en folletos.

3. Asesórate con tu médico de confianza

En ocasiones, el mismo especialista con el que te atiendes puede sugerirte opciones que, por su experiencia en ellas, pueden resultar las más convenientes. No temas a hablarle también de tu situación económica, pues muchos de ellos conocen las condiciones de los seguros y pueden darte algunos tips.

4. Ten siempre los documentos a la mano

Cuando tienes que se ingresado a un hospital, en la medida de lo posible, lleva contigo los datos o papeles que podrías necesitar (como número de póliza, o del IMSS o ISSSTE). Ese simple hecho puede ahorrarte tiempo y dinero. Recuerda que los seguros también pueden reembolsarte lo que hayas gastado, si tu atención es de emergencia y no hay tiempo para averiguaciones previas.

5. Revisa facturas con lupa

Es cierto que en los hospitales no solo te cobran la estancia, sino todos los materiales de curación, medicamentos, comidas, honorarios de los que intervienen en tu atención (anestesiólogo, cirujano, especialista, etcétera) y hasta el uso de equipo de punta. Entonces, cuando recibas la cuenta de la institución médica, revisa que no te pongan nada demás y si tienes dudas, pide que te las aclaren, pues todo debe estar perfectamente justificado.

Si no fuera así, siempre puedes solicitar una reclamación o incluso denunciar un abuso ante las autoridades, pues no olvidemos que los hospitales al final de cuentas son empresas públicas o privadas.

Relacionadas

Comentarios