ActualidadHistorias

Irak desafía pedido de EU de dialogar con rebeldes

Washington quiere que el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, llegue a un acuerdo con los políticos suníes como condición del respaldo de Estados Unidos.

17-06-2014, 11:03:33 AM
Irak desafía pedido de EU de dialogar con rebeldes
Reuters

Los gobernantes chiíes de Irak
desafiaron el martes los pedidos de Occidente de llegar a un acuerdo con
la minoría suní para desarticular la insurgencia en el norte del país,
al declarar un boicot al principal bloque político de esa etnia.

Washington ha dejado en claro que quiere que el primer ministro
iraquí
, Nuri al-Maliki, llegue a un acuerdo con los políticos suníes
como condición del respaldo de Estados Unidos para combatir un avance de
las fuerzas rebeldes del Estado Islámico en Irak y el Levante (ISIL por
su sigla en inglés).

Sin embargo, Maliki parece estar virando en la dirección
opuesta, respaldándose más que nunca en su propia facción mayoritaria y
prometiendo represalias contra políticos y militares de la oposición -a
los que ha calificado de “traidores”– y países vecinos suníes.

El último blanco de la furia del Gobierno iraquí fue Arabia
Saudita,
principal potencia suní del Golfo Pérsico, que niega estar
detrás de ISIL.

“Los hacemos responsables de respaldar a estos grupos
financiera y moralmente; y del resultado de eso, que incluye crímenes
que podrían calificarse como genocidio: el derramamiento de sangre
iraquí, la destrucción de instituciones y sitios históricos y religiosos
del Estado iraquí”, dijo el Gobierno de Maliki sobre Riad en un
comunicado.

El primer ministro de Irak ha responsabilizado en el pasado a
Arabia Saudita de apoyar a extremistas, pero el tono de la acusación
actual no tiene precedentes. El lunes, Riad culpó al sectarismo en
Bagdad de incentivar la violencia.

En el último episodio sangriento, decenas de iraquíes murieron
el martes durante una batalla por el control de una capital provincial
que llevó al cierre de la principal refinería de crudo y que podría
dejar sin suministro de combustible y energía a parte del país.

Fuerzas del Gobierno dijeron que repelieron un intento de los
rebeldes de capturar Baquba, capital de la provincia de Diyala, al norte
de Bagdad, en un duro combate durante la noche. 


Combatientes de ISIL -que apunta a crear un califato basado en
preceptos suníes medievales a lo largo de la frontera entre Siria e
Irak- iniciaron su revuelta con la captura la semana pasada de la
principal ciudad del norte iraquí, Mosul, y han avanzado por el valle
del río Tigris hacia el norte de Bagdad.


Los extremistas, que consideran a todos los chiíes herejes que
merecen la muerte, se jactan de su brutalidad y de masacrar a cientos de
soldados que se habían rendido.


El grupo ha recibido apoyo de otras facciones suníes que
comparten el enojo de la minoría de Irak por lo que consideran una
persecución del Gobierno chií de Maliki.

Varios países occidentales, entre ellos Estados Unidos, han
instado a Maliki a llegar a un acuerdo con los suníes para reconstruir
la unidad nacional como la única forma de evitar la desintegración de
Irak.

“Hay un riesgo real de más violencia sectaria a escala masiva,
dentro de Irak y más allá de sus fronteras”, dijo el martes el
secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

“He instado a los líderes del Gobierno de Irak, incluido el
primer ministro Maliki, a lograr un diálogo inclusivo y una solución
para este asunto”, añadió.

No obstante, un aliado cercano de Maliki, dijo el martes que la
gobernante Alianza Nacional Chií debería boicotear todo trabajo con el
mayor bloque político suní, Mutahidoon.

El repentino avance de los insurgentes suníes está generando
alianzas en Oriente Medio. Incluso Estados Unidos e Irán están diciendo
que podrían cooperar contra un enemigo común, algo sin precedentes desde
la revolución iraní de 1979.

 

Relacionadas

Comentarios