HistoriasMicrositio

3 lecciones de coaching de cracks mundialistas

Se piensa que las personas más exitosas nacieron con suerte o son superdotadas, pero no hay ninguna de ellas que no haya sudado la camiseta al máximo.

16-06-2014, 9:21:51 PM
3 lecciones de coaching de cracks mundialistas
Marcela Hernández y Hernández, Coach Empresarial y de Vida

La disciplina del coaching tiene sus orígenes en el mundo del deporte. Cuando los entrenadores deportivos se dieron cuenta de que, además del entrenamiento físico, hacía falta un enfoque integral que incluyera el trabajo mental y emocional. 

En la década de los 80 el término se introdujo también a la empresa con el enfoque de excelencia, competitividad y superación.

La definición de “crack” para el ámbito deportivo se refiere a una persona con cualidades extraordinarias; y una de las principales premisas del coaching es la de acompañar a una persona en el proceso de cambio para ir de lo ordinario a lo extraordinario, de lo bueno a lo excelente.

Te recomendamos: Dirige a tu equipo como Vicente del Bosque

Muchas veces caemos en el error de pensar que las personas más exitosas en el mundo nacieron con suerte o son superdotados. Sin embargo, cada uno de nosotros nacemos con talentos únicos y podemos llevarlos al límite a través de entrenamiento y disciplina. 

“El genio es 1% inspiración y 99% transpiración”. Thomas Alva Edison

Los grandes Cracks de la historia, han reconocido su talento y lo han explotado. Si bien muchos de ellos han sido superdotados, no ha habido ninguno que no haya sudado la camiseta al máximo.

También puedes leer: Impide que el Mundial meta gol a tu productividad

Por eso te muestro tres figuras que verás en esta Copa del Mundo Brasil 2014 y cuál es la virtud que puedes aprender de estos excelente jugadores para mejorarte a ti mismo y alcanzar tus metas antes del silbatazo final:

1. Lionel Messi: Toma acciones de cambio y mejora

Como delantero y goleador nato, Leo Messi tiene como misión ser contundente. Así lo ha demostrado el astro argentino al obtener cuatro balones de oro de manera consecutiva, algo insólito en los registros del balompié internacional. 

Cuando su equipo no puede abastecerlo de balones, la figura del Barcelona no se queda esperando, siempre se mueve en busca del balón para abrir espacios y crear nuevas oportunidades de gol, aunque implique que salga de la zona de ataque.

Cuando el viento está a nuestro favor es muy sencillo que demos buenos resultados, el reto está en mostrar excelencia cuando surgen contrariedades. Messi tiene la sangre fría y la capacidad de asumir responsabilidades en los momentos difíciles.

Te recomendamos: Valores y liderazgo del Real Madrid, de la A a la Z

2. Andrés Iniesta: Te mueves tú y se mueve todo

Iniesta es un claro ejemplo de la combinación de aptitud con actitud. Su versatilidad le permite tomar roles tanto operativos como estratégicos. Si es necesario corre para recuperar balones, para atacar o defender, pero también cuenta con una visión creativa para generar posibilidades de gol y colocar balones en el tiempo y espacio indicado.

ESPN lo describe como un jugador con una “admirable disposición para trabajar incesantemente para su equipo”. El jugador español mantiene esta actitud, ya sea que vayan perdiendo o ganando, lo que motiva e inyecta de ánimo a sus compañeros. Sus acciones impactan no sólo en su desempeño, sino en el de todo el equipo.

También te puede interesar: Cátedra de Dani Alves para driblar emociones negativas

3. Rafael Márquez: Generar una relación de confianza

A pesar de las controversias, Márquez se ha convertido en una figura de autoridad y respeto en la Selección Mexicana. Gracias a su experiencia y trayectoria que le transmite confianza al equipo.Conoce sus cualidades técnicas y les saca provecho. Es un jugador sólido que ha sabido tomar las oportunidades que se le presentan. 

No te pierdas: Vamos a ganar el Mundial, se repite ‘El Piojo’ Herrera

Rafa Márquez está presente con todos sus sentidos en la cancha, está inmerso en la dinámica del partido. Es observador, sabe leer al equipo contrario y aprovecha sus cualidades de liderazgo para organizar a su equipo.

Independientemente de sus diferencias en estilos, habilidades y capacidades físicas, en mi opinión, estos tres cracks tienen un común denominador: Detectan cuáles son las necesidades y problemáticas de su equipo durante el partido y dan todo de sí para resolverlo y cambiar el rumbo de la situación.

Te recomendamos leer: El ‘Maracanazo’, una lección de estrategia directiva

Y esto es precisamente la cualidad que puedes destacar y aprender de estos grandes jugadores, y de paso podrías preguntarte: ¿Para qué eres un crack? 

¿Qué te ha impedido explotar tus cualidades al máximo? ¿Qué posición ocupas dentro de tu equipo y cuál te gustaría desempeñar? ¿Qué podrías aportarle a tu equipo?

La autora es Coach Empresarial y de Vida y puedes seguirla en Twitter en @March_coach

Relacionadas

Comentarios