'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Ara, sobreviviente al naufragio bursátil de vivienderas

La constructora mexicana tener un as bajo la manga: vender su división de centros comerciales para conformar una Fibra.

12-06-2014, 10:58:10 AM
Ara, sobreviviente al naufragio bursátil de vivienderas
Reuters

Ara, una de las mayores
constructoras de viviendas de México, es prácticamente la única
sobreviviente
del naufragio bursátil del otrora vibrante sector
y sus indicadores financieros apuntan a que tiene viento a favor
para remontar la tormenta del año pasado.

En una temporada catastrófica para el sector, las tres
principales constructoras, Urbi, Geo y Homex, quedaron fuera de
juego, por el momento, aplastadas por enormes deudas y un
derrumbe de la demanda de vivienda
destinada a familias de bajos
ingreso
s, un negocio al que habían apostado grandes recursos.

Te recomendamos leer: 2014: Una 2da. oportunidad para la construcción

Si bien el nivel de endeudamiento de Ara se elevó
progresivamente en los últimos cuatro años, no ha alcanzado los
insostenibles ratios de sus rivales.

Las mejores perspectivas financieras se han reflejado en un
alza del 18.8 por ciento en lo que va del año, que contrasta con
el desempeño estable del índice líder local IPC.

La razón de deuda total a ganancias antes de intereses,
impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) de Ara al cierre
de 2013 fue de 2.71 veces frente a las 0.79 veces de 2010, según
datos de Reuters. La firma dijo que el ratio bajó a 2.54, al
cierre del primer trimestre.

Este indicador se ubica muy lejos del escalofriante nivel de
7.54 veces que alcanzó Urbi, según sus últimos datos financieros
disponibles del 2012.

Urbi aún batalla por convencer a sus acreedores de aceptar
una reestructuración ordenada de sus abultados pasivos, una
tarea en la que ya se encuentran embarcadas Homex y Geo. Las
acciones de Geo y Urbi permanecen suspendidas desde hace casi un
año en la bolsa local, mientras que las de Homex están paradas
desde finales de febrero.

Una razón de apalancamiento acorde con sus fundamentos fue
una de las condiciones para que Ara lograra una mejor tasa de
interés en un préstamo
sindicado por 2,328 millones de pesos,
que obtuvo en septiembre del año pasado, pese a la calamitosa
coyuntura financiera del sector.

El monto fue destinado al pago anticipado de deuda, informó
la empresa.

Hacia adelante, analistas creen que Ara cuenta con un as
bajo la manga en su división de centros comerciales, que podría
ser vendida o aprovechada para la conformación de un fideicomiso
para inversión en bienes raíces
(Fibra), un mercado boyante y
prometedor en México.

En su más reciente reporte de resultados, la empresa dijo
que evalúa la desinversión en cuatro de ellos.

También puedes leer: Nuevas tecnologías, una salida a la crisis viviendera

Relacionadas

Comentarios