HistoriasMicrositio

Opinión: ¿Dónde está el mercado interno?

Frente a la dependencia de las exportaciones y a 18 meses de promesas incumplidas, ni la agresiva mercadotecnia motiva la confianza del consumidor.

12-06-2014, 8:06:16 AM
Opinión: ¿Dónde está el mercado interno?
Ulises Navarro,director de Alto Nivel

Un tema por demás recurrente es aquel que versa sobre la importancia de construir un mercado de consumidores internos sólido y creciente. Mientras el desarrollo de las empresas se fundamente casi en exclusiva en las exportaciones, no podemos aspirar a ser un país sano, financieramente hablando.

Si el mercado interno es poco controlable, el externo está, a las claras, fuera de nuestro control. Así que dependemos de cómo le vaya para que nuestra economía se mueva en el mismo sentido. Si crece, las empresas (y no todas) podrán sacar sus inventarios y aventurarse a nuevos procesos productivos, y cuando baje, pues a rematar sus mercancías vía el cliente local.

Lo peor es cuando los consumidores nacionales no reaccionan, incluso a descuentos, promociones, reducciones de tasas de interés y cualquier otra acción mercadológica que venga a la mente.

No es necesario ser economista para percatarse de que lo que se describe a diario en las noticias no es más que la cruda realidad: descenso en las ventas de automóviles nuevos, impacto negativo en el acumulado comercial al mes de mayo de las tiendas afiliadas a la ANTAD, menor demanda en servicios, contracción en la venta de productos de lujo, y súmele la industria que quiera.

Si queda alguna duda, basta observar la frecuencia con la que las departamentales lanzan sus promociones: Ventas nocturnas, por mencionar un ejemplo. Quien tenga buena memoria recordará que estas acciones de promoción se realizaban un par de veces al año….ahora ya hasta perdí la cuenta.

Las tiendas de autoservicio no se han quedado atrás. El mejor ejemplo es “Julio Regalado”, cuya promoción inicio los primeros días de junio y seguramente no concluirá sino hasta agosto. Estas medidas no son más que el reflejo de un consumo interno deprimido.

Muchos analistas hablan de niveles similares a los de 2009, con la salvedad de que en dicho año los consumidores entendían que estábamos inmersos en una crisis mundial. Dado que no estamos en una situación ni por mucho similar, ¿qué está pasando?

Desde mi punto de vista, el llevar más de 18 meses viviendo de promesas y esperanzados a lo que traerán las Reformas estructurales ha iniciado un proceso de desconfianza por parte de consumidor. ¿Cómo adquirir un vehículo a 24 meses sin intereses si no estoy seguro de si tendré empleo?

Es fundamental que en este segundo semestre los objetivos de crecimiento del PIB se alcancen para contribuir a cambiar esta mala percepción y las personas físicas saquen su dinero del colchón y lo intercambien por bienes y servicios. Otro mal semestre agravaría el desencanto y desconfianza a tal grado que ni el venidero “Buen Fin” generaría el despertar del consumidor.

Mientras, nuestra única esperanza de crecimiento está fundamentada en el desarrollo del mercado norteamericano, el mayor ingreso de remesas propio de esta situación y el incremento de turistas provenientes del país vecino del norte.

Relacionadas

Comentarios