'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

México-Brasil, el partido de las condiciones sociales

A nivel de cancha y en materia de crecimiento económico, los dos países más grandes de AL, enfrentan uno de sus más importantes partidos: el desarrollo social.

10-06-2014, 4:30:59 PM
México-Brasil, el partido de las condiciones sociales
Felipe López R.

¿Cuáles son las condiciones de vida y las diferencias entre México y Brasil? El Índice para una Vida Mejor, realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), nos permite dar una mirada a estos aspectos en materia de ingresos, empleo y educación.

En los últimos 10 años, México ha mejorado en cuanto a la calidad de vida de sus ciudadanos, especialmente en las áreas de educación, salud y empleo. Por su parte Brasil, en la década pasada avanzó, en la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos; en años recientes, registró un crecimiento incluyente y reducción de la pobreza.

Ingreso familiar, empleo y educación

Aunque el dinero no compra la felicidad, es un medio importante para lograr estándares de vida más elevados. En México, el ingreso familiar disponible neto ajustado promedio per cápita es de 12,850 dólares al año, cifra menor que el promedio de la OCDE de 23,938 dólares  anuales.

Pero la brecha entre los más ricos y los más pobres es considerable; la población situada en el 20% superior de la escala de ingresos gana cerca de trece veces lo que percibe la población que ocupa el 20% inferior. De igual forma, Brasil también se mantiene por debajo del promedio de la OCDE.

En términos de empleo, alrededor de 61% de los mexicanos de entre 15 y 64 años de edad tienen un empleo remunerado, en una proporción de 79% de los hombres y 45% para las mujeres, cifra menor que el promedio de la OCDE de 65%.

En tanto, en Brasil más del 67% de las personas, en el mismo rango de edad, cuentan con un empleo remunerado, cifra ligeramente mayor que el promedio de la OCDE ; donde 79% corresponde a los hombres, en comparación con el 55% de las mujeres.

En Brasil la jornada laboral para 11% de los empleados es de más de ocho horas de trabajo, cifra mayor que el promedio de la OCDE de 9%; donde el 13% de los hombres trabajan más horas, contra un 8% de las mujeres.

En México la gente trabaja en un rango de 2,226 horas al año, cifra mayor que el promedio de la OCDE de 1,765 horas, donde cerca del 29% de los empleados tienen un horario de más de ocho horas diarias. En este contexto, la fuerza laboral masculina es la que trabaja más tiempo con un 35%, mientras que a las mujeres les corresponde un 18%.

Tener un buen nivel educativo es un requisito importante para encontrar empleo. En México, el 36% de los adultos entre 25 y 64 años han obtenido el equivalente de un título de educación secundaria, cifra mucho menor que el promedio de la OCDE de 75% y una de las más bajas en los países de la OCDE. Esto se aplica ligeramente más en el caso de los hombres que en el de las mujeres, en una proporción del 38% para ellos, contra el 35% de las mujeres.

En Brasil, la cifra de adultos con título de educación secundaria se eleva a 43%, también muy por debajo del promedio de la OCDE. Sin embargo, en el país carioca con 46%, las mujeres con constancia de estudios secundarios, superan a los hombres quienes tienen en promedio 41%.

En lo que respecta a la calidad del sistema educativo, el estudiante promedio obtuvo una calificación de 417 puntos en lectura, matemáticas y ciencias en el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) de la OCDE, calificación 80 puntos por debajo del promedio mundial.

En promedio en México, las niñas superaron a los niños por tres puntos, cifra menor que la brecha media de la OCDE de 10 puntos. En Brasil, la diferencia es de 91 puntos por debajo del estándar de la OCDE. En cuanto a la brecha de género, las niñas superaron en cinco puntos a los niños.

Salud y participación ciudadana

En el campo de la salud, la esperanza de vida en México es de 74 años y de 73 para Brasil, ambas naciones por debajo del promedio de 80 años de la OCDE. La esperanza de vida en México se sitúa en los 77 años para las mujeres, en comparación con 71 años para los hombres; entre tanto, en Brasil las expectativas para las mujeres son de 77 años en las mujeres y 70 para los hombres.

En México, el nivel de partículas atmosféricas PM10 —partículas contaminantes del aire lo suficientemente pequeñas como para penetrar en los pulmones y dañarlos— es de 29.8 microgramos por metro cúbico, considerablemente más alto que el promedio de la OCDE de 20.1 microgramos por metro cúbico. En este ámbito, Brasil supera los estándares de la OCDE con un PM10 de 18.3 microgramos por metro cúbico.

En el ámbito público, en México hay un sentido moderado de comunidad y nivel de participación ciudadana: el 74% de las personas creen conocer a alguien en quien pueden confiar cuando lo necesiten, cifra menor que el promedio de la OCDE de 89%. En contraparte, en Brasil un 90% de las personas creen conocer a alguien en quien pueden confiar cuando lo necesiten.

En lo que corresponde a participación electoral (una medida de la confianza pública en el gobierno y de la participación ciudadana en el proceso político), el rango en México es del 63%, cifra menor que a la de la OCDE de 72%. Sin embargo, en México hay una amplia inclusión social en las instituciones democráticas.

Por su parte Brasil, cuyas elecciones serán el próximo mes de octubre tiene una participación electoral del 79%. Al igual que en México, hay una escasa diferencia en los niveles de voto entre los distintos sectores de la sociedad.

No obstante, México se encuentra en una posición baja en buena parte de los temas en comparación con la mayoría de los demás países incluidos en el Índice para una Vida Mejor, en general, los mexicanos se muestran más satisfechos con su vida que el promedio de la OCDE.

Así, 82% de las personas dicen tener más experiencias positivas en un día normal (sentimientos de paz, satisfacción por sus logros, gozo, etc.) que negativas (dolor, preocupación, tristeza, aburrimiento, etc.), contra el 76% de la OCDE. En lo que corresponde a los brasileños, con un 80% de satisfacción con su vida, también rebasaron el promedio del organismo mundial.

Relacionadas

Comentarios