Estilo de VidaHistorias

Macallan, el Roll Royce de los whiskies

El prestigiado whisky elaborado en barricas originales de Escocia con el destilado antigüo, presenta su Serie 1824, un rubí de lujo.

06-06-2014, 12:27:31 PM
Macallan, el Roll Royce de los whiskies
Aline Valdez

La fascinación de Charlie Whitfield por el whisky tiene su origen en la suerte de su abuela, quien –cuando él apenas tenía dos años– ganó dos grandes ollas de “Macallan 10 años” y tuvo muy cerca el sabor, para ya no dejarlo jamás. Hoy, como embajador de Macallan, el originario de Edimburgo, Escocia, comparte esta pasión por el mundo.

Una fiesta de sabor, pasión y color se vive con Macallan. La fina producción llevada a cabo de manera especial en barricas de roble donde reposó jerez, ha hecho que este vino escocés sea único en todo el mundo: no solo porque poseen los alambiques más especiales de Escocia, sino también porque en su hechura están implícitos procedimientos tradicionales y naturales que dan a cada whisky un sabor único, un color inigualable y, lo más importante, completamente naturales.

En esta ocasión, Macallan llegó a México a presentar su Serie 1824, que incluye cuatro aromáticos whiskies, cuyos nombres obedecen a su color natural: Gold, Amber, Sienna y Ruby.

Para hablar de las cualidades de Macallan y su peculiar producción, Alto Nivel entrevistó a Charlie Whitfield, Global Brand Ambassador para The Macallan, quien asegura que esta marca es el Roll Royce de los whiskies.

Los mejores alambiques

“Lo que hace tan diferente a Macallan es lo que lleva dentro y la calidad con que se elabora. Para su realización se utilizan las tradicionales barricas escocesas, las originales… las que se usaron cuando se empezó a fabricar whisky en Escocia”, explica el embajador de la marca.

Y sí, la tradición es muy importante, pues a la fecha este delicado vino se prepara tal y como cuando comenzaron a realizarlo en 1824 de manera casi artesanal. En Macallan tienen alambiques pequeños, que, aunque no son altamente productivos, sí permiten darle al destilado una atención única y un proceso inigualable.

Whitfield asegura que utilizar alambiques de cobre es fundamental: “Nuestros alambiques son los más chicos y curiosos de Escocia. Su forma y que sean de cobre provoca que se alimenten muchas notas al momento de la destilación y que resalten muchos sabores. Es la esencia del proceso. Pero además ¡son famosos!, ya que son los únicos plasmados en un billete de libras esterlinas escocesas.”

“Después de un tiempo en que reposó el jerez, este es retirado y en esas barricas sazonadas se coloca el espirituoso, que viene después de la destilación. Así trabajamos nuestro whisky: hablamos de un proceso muy caro, pues además tarda seis años para maridarse, hasta obtener su pureza y gran sabor”, detalla Whitfield.

Al ser barricas tan especiales, el costo de ellas también es mayor. Dichas barricas tienen un valor aproximado de 1,000 dólares cada una. En comparación, las barricas de bourbon, que son las que otros productores de whisky utilizan, tienen un valor de 70 dólares.

La pasión del rubí

Sin embargo, el costo y el tiempo valen la pena. El sabor que el jerez y la esencia de este le dan a la Serie 1824, no tienen igual. Sus notas son más dulces, suaves y con un final en la boca mucho más largo y fresco.

Cabe mencionar que Edrington (a quien pertenece la marca Macallan) es dueño del 90% de esas barricas, las cuales al ser de primer llenado –recién salidas del jerez– van a aportar más notas, aromas y color.

El creador de estas cuatro expresiones en whisky, la Serie 1824, es Bob Delgarno, quien otorgó los nombres al identificar el color que se logra después de la maduración en los diferentes tipos de barricas y que describen el origen natural de minerales y metales. Delgarno evaluó la más amplia gama de barricas y las seleccionó en un rango deliberado de graduación de color, desde lo claro a lo oscuro, y con el carácter de la madera, que define las notas en cada expresión.

“En aquella barrica donde el whisky tiene más contacto –profundiza Whitfield–, tomará más color y sabor. Nuestro whisky Amber, por ejemplo, descansa en barrica española y americana. Estas últimas no van a tintar tanto el destilado y sus notas no son tan fuertes, pero regalan notas a miel, avainilladas y dulces. Mientras que las barricas españolas jerezanas aportan notas a frutas secas, ciruela pasa y a chocolate, así como mejor color al destilado, razón por la cual Ruby toma el nombre de la piedra rojiza rubí.”

De esta manera, Macallan reúne las exquisitas bondades que en sabor y aroma proveen las barricas de roble de jerez y el maravilloso color que estas otorgan al destilado que en ellas reposa. Por eso, este whisky es único en el mundo, porque está hecho, además, de una sola malta.

Macallan ha ido creciendo en preferencia en el mercado mexicano, tanto que el año pasado su crecimiento en ventas superó los dos dígitos. Sin embargo, la distribución de la Serie 1824 será paulatina y en un principio estarán disponibles solamente Amber y Ruby, el primero con aromas florales y dulces notas de grano y canela.

Ruby dará a los amantes del whisky un sabor al paladar de nuez moscada, pasas y uva. Una fiesta de sabor que se puede maridar con un delicioso corte de carne o un ceviche tropical. La decisión la tienes tú.

Relacionadas

Comentarios