HistoriasManagement

10 gestos del lenguaje corporal que arruinan tu imagen

Vas a una junta y… ¿te sudan las manos o bajas la mirada frente a tus colegas? Estás en problemas. Detecta los errores y controla tu lenguaje corporal.

06-06-2014, 8:08:45 AM
10 gestos del lenguaje corporal que arruinan tu imagen
David Navarro, Imagen Excellence

Las partes del cuerpo que más se observan en una conversación de negocios son la cara y después las manos. Una vez que lo reflexionas un poco hace mucho sentido, pues reflejan directamente nuestras emociones.

Puedes controlar en gran medida, y una vez que has sido capacitado en ello, el movimiento de tus manos mientras hablas, no obstante, el lenguaje corporal más sincero es aquel que sucede sin “pensar o reflexionar”, es instantáneo. No podrás evitar sonrojarte, ni que el corazón se te acelere ante una situación extrema de peligro. Sin embargo, es posible poco a poco que seas más consciente de tu lenguaje corporal y lo que éste comunica sin palabras.

“Lo más importante en toda comunicación es escuchar lo que no se está diciendo.” Peter Drucker

A continuación, te comparto los 10 gestos de tu lenguaje corporal que podrían arruinar tu imagen:

1) Morderte las uñas

Más allá de considerarlo como un mal hábito si te muerdes las uñas proyectas que eres una persona ansiosa, que no tiene el control de la situación y que podría tomar una decisión precipitadamente. Un ejecutivo, aunque cuide muy bien su imagen personal, si observamos que sus uñas están mordidas de inmediato pierde jerarquía y respeto ante cualquiera. No es un comportamiento esperado por alguien que suponemos tiene la capacidad de estar al mando.

2) Morderte el labio inferior

Imagina que estás dando tu punto de vista en una reunión de negocios mientras, inconscientemente, después de decir “estoy seguro que ésta es la mejor decisión” te muerdes el labio inferior. Los asistentes acaban de escuchar lo que dijiste pero al mismo tiempo observaron que ni tú mismo lo crees. Nos mordemos el labio inferior ante la duda o los nervios. No lo hagas.

Otra variante es humedecer los labios, cuando pasas tu lengua sobre de ellos. Ante los nervios tus labios se resecan y una reacción inconsciente se activa para solucionarlo.

3) Que te suden las manos

Cuando tememos no conseguir algo nos sudan las manos. Es una señal inequívoca que estamos nerviosos e inseguros. Imagina que están por presentarte al cliente más exigente de la empresa, aquel que tiene una personalidad que intimida. Sentirás que las manos se convierten en mantos acuíferos.

Es uno de los gestos de tu lenguaje corporal que más daño podría hacer a tu imagen, pues aunque nadie te reclame, se quedará con esa sensación poco grata de saludarte de mano.

¿Cómo puedes controlarla? Antes del evento, sé precavido y lleva contigo en el bolsillo del pantalón un pañuelo de algodón y discretamente “seca un poco” tu mano derecha antes de saludar.

4) Fruncir el entrecejo constantemente

Te sorprenderías de lo difícil que es controlar cada músculo de tu cara. No necesitamos mucha explicación para entender que un rostro con el entrecejo fruncido es percibido como “molesto, enojado o incómodo”.

Lo grave del asunto es que hay muchas personas que cuando interactúan hacen este gesto sin darse cuenta provocando en quien los observa fuertes dudas acerca de si han podido llegar a un acuerdo, pues el rostro del interlocutor dice lo contrario.

A veces la gente poco sociable frunce el entrecejo no como señal de enojo sino como una actitud de duda hacia sí mismos preguntándose “¿estaré diciendo lo correcto?”. Que este gesto no provoque que los demás capten un mensaje que no deseas comunicar.  

5) No sonreír

Nos agrada más tratar con personas sonrientes que con aquellas que lucen serias, dando una impresión de antisociales. En más de una ocasión hemos conocido a alguien que parecía ser callado, sin ganas de interactuar, y resulta que después de tratarlo por un tiempo nos percatamos que es una persona alegre.

¿Cuál es entonces el problema? Que si este es tu caso no podrás revertir esa primera impresión con todos los que te observen. A menudo las personas tímidas sonríen muy poco, generando un lenguaje corporal que en vez de invitar a “conversar e interactuar” dice sin palabras “no me molestes”.

Jamás olvides que en el mundo de los negocios las relaciones personales son vitales para el éxito.

6) Reír de nervios

Las emociones siempre encontrarán una vía de expresión en tu lenguaje corporal, una de ellas es la risa de nervios. Cuando sucede en aquellos momentos en que el interlocutor esperaría una actitud comprensiva o respetuosa, provocamos que perciba de nosotros una persona burlona antes que empática.

Consejo: ante esta situación es mejor que hables y llenes el “silencio” a que esperes que tu risa de nervios aparezca.

7) Parpadear constantemente

Todo gesto de nuestro cuerpo tiene una razón de ser. Cada vez que conversamos con alguien y le escuchamos parpadeamos, es la manera en que “guardamos” en nuestra mente la información que estamos recibiendo. Lo contraproducente aparece cuando por nervios empezamos a parpadear más aprisa sin darnos cuenta.

Normalmente parpadeamos de 14 a 16 veces por minuto, pero cuando este rango aumenta significativamente, quien platica contigo se distraerá de inmediato y el movimiento acelerado de tu parpadeo robará su atención y te hará ver como una persona nerviosa, no con liderazgo.

8) Bajar la mirada cuando deseas proyectar seguridad

En este ejemplo no deseo abarcar el tema del contacto visual y la mentira, sino de aquellas ocasiones en que sin defender una idea o responder a una pregunta que busca verificar nuestra sinceridad bajamos la mirada.

Por ejemplo, imagina que entras a un elevador, no deseas conversar con la gente que ya está dentro, sin embargo, tu mirada se cruza con un ejecutivo que proyecta una imagen poderosa o muy seguro de sí mismo; al momento de observarle no eres capaz de sostener la mirada por lo menos 1 segundo y de inmediato la bajas.

Si intentaras “racionalizar” tu reacción podrías decir “no me cayó bien” o “no me interesa tratarlo”, sin embargo, reflexiona, bajaste la mirada, no la desviaste.

Ahora imagina este gesto cuando observas a un orador y en varias ocasiones baja la mirada al piso, de inmediato el público lo nota inseguro. Cuida de no bajar la mirada, no se trata de retar al interlocutor sino de proyectar seguridad sin la necesidad de demostrar superioridad.

9) Ocultar las manos al hablar

Las manos son las responsables de convertir los ademanes en los adjetivos de nuestras palabras. Cuando una persona al hablar mueve libremente las manos la percibimos más relajada y segura de lo que dice. Es abierta y accesible.

En cambio cuando las oculta, sea colocándolas detrás de su espalda baja, debajo del escritorio o las mete en los bolsillos del pantalón, proyecta una imagen poco confiable, pues de inmediato el interlocutor percibe que “algo oculta”. Sé más consciente de evitar este gesto y provocarás que los demás confíen más en ti cuando te escuchan.

10) Mover constantemente la pierna o el pie (al estar sentado)

No necesitamos mucha explicación cuando observamos en una reunión a alguien sentado que mueve constantemente la pierna o el pie. Refleja impaciencia y, si continúa así por varios minutos, incomodará de inmediato a los que le rodean o lo ven.

Cualquier líder que refleje su ansiedad con este gesto perderá credibilidad inmediata ante sus seguidores, ya que comunica sin palabras que las decisiones que está por tomar pueden no ser las más apropiadas.

Obsérvate a ti mismo. Descubrirás la manera en que tu lenguaje corporal se expresa. Si te das cuenta que alguno de los 10 gestos anteriores aparece pregúntate ¿por qué estoy nervioso o inseguro? Y una vez que aceptes la causa no permitas que ella te frene en conseguir tu objetivo.

El autor es consultor en Imagen Pública y Director General de Imagen
Excellence. Cuenta con más de 10 años de experiencia, en los cuales ha
capacitado a altos ejecutivos y grandes empresas en áreas de la
vestimenta de negocios, lenguaje corporal, protocolo ejecutivo y hablar
en público. Síguelo en Twitter @DaavidNavarro  www.imagenexcellence.com

Relacionadas

Comentarios