HistoriasNegocios

Pemex compraría acciones de otras empresas: Lozoya

El director de Pemex confirmó que la venta de sus acciones en la petrolera española fue por desacuerdos en la administración y la baja rentabilidad.

04-06-2014, 8:21:33 AM
Pemex compraría acciones de otras empresas: Lozoya
Reuters y Notimex

Tras la venta de su participación en la española Repsol, Petróleos Mexicanos (Pemex) no descarta adquirir acciones de otras empresas fuera de México si representan una oportunidad, señaló su director general Emilio Lozoya Austin.

La petrolera estatal mexicana vendió el grueso de su participación en la compañía energética española Repsol por
2.090 millones de euros (2.900 millones de dólares), poniendo fin a una
asociación de un cuarto de siglo que además le brindará efectivo para
invertir en el sector energético de su país.

La salida de Pemex como uno de los tres principales accionistas de Repsol
termina una relación que se había vuelto cada vez más tensa debido a
desacuerdos sobre políticas que van desde la administración al manejo de las inversiones de la compañía española en Argentina.

El director de Pemex afirmó que la venta de acciones de la paraestatal en la petrolera Repsol se debe a la baja rentabilidad de los títulos y precisó que después de 35 años en Petronor y Repsol, sólo se registra una plusvalía de poco más de 900 millones de dólares.

“La decisión de desinvertir obedece a la baja rentabilidad de las acciones obtenida por la actual administración frente a otras petroleras, a nuestras diferencias con sus prácticas de gobierno corporativo y a que no se materializaron los beneficios mutuos que Pemex esperaba de la alianza firmada hace dos años”, expuso.

En este sentido, Lozoya Austin puntualizó que los recursos obtenidos por la colocación de 7.86 por ciento del capital de Repsol serán dirigidos a proyectos con rentabilidad superior, como exploración y producción, o en la cadena industrial.

La venta se produce cinco días antes de que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, realice su primera visita oficial a España, en momentos en que la segunda mayor economía de América Latina abre su sector energético a la inversión privada por primera vez desde 1938.

Pemex vendió una participación del 7,86 por ciento a inversores privados no revelados a 20,10 euros por acción, con un descuento del 3,7 por ciento respecto al cierre de los títulos de la compañía española el martes, en una colocación gestionada por Citigroup y Deutsche Bank.

Por separado, HSBC Holdings declaró un 5,37 por ciento de participación en Repsol valuada en 1.400 millones de euros el martes, convirtiéndose en el cuarto mayor accionista de la petrolera española detrás del prestamista CaixaBank , la constructora Sacyr y la singapurense Temasek.

Las acciones de Repsol, cuyas transacciones bursátiles fueron suspendidas antes del anuncio, caían 4 por ciento a 20 euros, por debajo del precio de colocación.

La interrogante sobre si Pemex todavía podría asociarse con Repsol para actividades de exploración en aguas profundas en el Golfo de México probablemente estará en la agenda de Peña Nieto cuando se reúna con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, la semana próxima, de acuerdo a Robert Tornabell, economista de la Escuela de Negocios Esade.

“Las negociaciones sobre el Golfo de México ahora pueden desarrollarse país a país, sin que el asunto de la participación esté en el medio. Para España es crucial poder importar gas desde México para enviarlo más tarde al resto de Europa”, declaró Tornabell.

Analistas de Repsol se mostraron satisfechos con la salida de Pemex, al decir que la medida debería reducir las tensiones en el directorio de la petrolera española y permitirle al presidente del grupo europeo, Antonio Brufau, enfocarse en los planes de adquisición.

Relacionadas

Comentarios