HistoriasNegocios

Nuevas tecnologías, una salida a la crisis viviendera

Las vivienderas respirarán en 2014, pero para corregir los errores del pasado se necesitará más que un cambio de cultura… el uso de nuevas tecnologías.

27-05-2014, 1:40:33 PM
Nuevas tecnologías, una salida a la crisis viviendera
Xóchitl Austria

Una de las industrias vitales para la economía mexicana, la construcción
de vivienda, vivió en 2013 uno de sus años más difíciles, y a pesar de que se está reactivando la inversión, para que exista un verdadero crecimiento los expertos
aseguran que es momento de hacer un cambio
cultura
en la organización urbana y aplicar tecnología de la construcción.

Durante 2013, las vivienderas como Geo,
Urbi y Homex tuvieron fuertes caídas
en sus ventas e incluso sus operaciones accionarias fueron suspendidas de la
Bolsa. Aunado a este mal tiempo que pasaron, el sector recibió las nuevas reglas
del
Plan Nacional de Vivienda
que promueve el desarrollo ordenado y sustentable
del sector,  para mejorar y regularizar la vivienda urbana y garantizar construcciones
de calidad.

Como recordamos el problema
de las vivienderas
inició por una mala
planeación
. Durante el sexenio pasado se estimuló la construcción de vivienda horizontal de interés social y
la empresas compraron terrenos baratos
alejados de los centros urbanos para bajar los costos, confiando en que los
gobierno locales tendrían la capacidad de dotarlos de toda la infraestructura
básica: drenaje y alumbrado, y la población accedería a comprar casas alejadas
de sus centros de trabajo a un menor precio. Ninguno de los escenarios se
cumplió.

Otra de la problemáticas que enfrentó el sector fue la intensa construcción
de vivienda horizontal (fraccionamientos
familiares) en grandes urbes como el Distrito Federal que no alcanzaron a
cubrir la alta demanda de la población.

Por ello, en el nuevo plan de habla del
impulso de la vivienda vertical (edificios);
sin embargo, en localidades de la República la venta de este tipo de vivienda
es más difícil ya que nadie quiere vivir en un pequeño departamento cuando
puede tener un patio o jardín.

En marzo pasado, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, dio a conocer
un programa de impulso a la vivienda en 2014 que contempla 14,600 millones de
pesos para la adquisición de vivienda nueva
y usada
; obras de mejoramiento, aplicación
y autoconstrucción de casas, así como la compra de lotes con servicios básicos.

Nueva cultura,
nuevos materiales

Todo este contexto, donde el sector se recupera de una fuerte crisis y
el gobierno está haciendo una fuerte inversión, se ha convertido en la tormenta
perfecta para el replanteamiento de cómo
se fabrica
el núcleo más importante de una urbe que se aspira llegue a ser una ciudad inteligente, donde todo debe interactúa de manera perfecta:
la vivienda.

Esta tendencia de edificios inteligentes en ciudades inteligentes ha generado un ecosistema en el cual, científicos y empresarios han creado sistemas innovadores con una visión sustentable, que de alguna manera reduzca los costos de construcción y sea más eficiente.

Uno de ellos es la empresa mexicana iBuilTec, creadora
de la tecnología de construcción en paneles conocida como Magpanel. Emilio Cohen, director general de la empresa, asegura que
las vivienderas deberán aprovechar esta crisis para cambiar la cultura y empezar a usar
tecnología
que les ayude a edificar casas de mejor calidad, apostando a la
verticalidad en las zonas urbanas y a la horizontalidad en las zonas rurales
con una operación más limpia y rápida,
que les permita protegerse financieramente, es decir, ir edificando conforme
van sus ventas y no sobre inventariarse.

“El fracaso de grandes desarrollos, lejos de la ciudad, en terrenos
baratos, no funcionó.  Ahora las
viviendeeras deben acercarse a la mancha urbana.  Esto los obliga a que en vez de construir 3
mil viviendas en un extenso terreno, ahora deberán construir 400 o 300 en un
terreno pequeño”, explica Cohen.

En este contexto, la empresa iBuilTec retomó el concepto de los paneles de
los años 30 y mejoró su composición para ofrecer una solución de construcción
limpia
, rápida y sin necesidad de ladrillos, cemento o varillas.

Se trata de
paneles interconectables – en proceso de patente- compuestos por placas de
concreto de óxido de magnesio y al centro poliestireno expandido de alta
densidad, unidos por conexiones metálicas. Un sistema muy similar a un Lego.

Este sistema permite cimentar hasta 6 niveles, reduce 80% los tiempos de
construcción
y un 35% los costos contra una edificación tradicional, ya que las
piezas están cortadas y sólo se necesita ensamblarlas; es decir, que cualquier
persona podría construir una casa con un manual y sin desperdicio de materiales.

Autoconstrucción,
la otra opción

La construcción de viviendas en el país no recae nada más en las
vivienderas. De acuerdo con el Consejo Nacional de Vivienda, el 70% de
los hogares en el país recurre a la autoconstrucción,
es decir que contrata a un arquitecto y a un maestro albañil para construir
una casa desde cero o ampliar y mejorar su hogar.

Cohen explica que su solución funciona no solo para las vivienderas y
para la construcción en la industria, también para la
autoconstrucción. El Infonavit tiene muchos créditos listos para el mejoramiento
y ampliación de vivienda
, pero no ha encontrado la forma de que se vean
reflejados porque para las personas es muy costosa una construcción tradicional
y uno de los grandes temores es que una ampliación afecte a la vivienda o no
resista a sismos o algún otro fenómeno natural.  Con esta nueva tecnología se
garantiza una construcción por 35 años.

Te recomendamos leer: 10 mitos y realidades del crédito Infonavit

El experto da un ejemplo de los costos. Para construir un área de 10m2 con Magpaneles se necesita de cuatro
personas y se levanta en 2 días, el costo por metro cuadrado en obra blanca (porque no hay obra negra con este sistema) es
de aproximadamente 2,800 pesos por m2; es decir que su costo puede ser de 30 mil pesos,
un ahorro de casi 25% contra una construcción
tradicional
que necesita de contratar un arquitecto, albañil, cemento y
tabique.

Además, el sistema Magpanel promete funcionar como un termo, aislando el calor 8 veces más que una construcción tradicional; por lo que la
necesidad de voltaje será 80% menor a una construcción tradicional; además de que el sistema busca que las ecotecnicas (paneles
solares, biodigestores, azoteas verdes, etcétera) sean eficientes.

Tecnología que se
está adoptando en el mundo

iBuilTec ganó en 2011, el Premio de la Unión Europea a la Mejor
Tecnología de Construcción Sustentable y la construcción de una planta por
parte del gobierno polaco que ya construye 3 mil viviendas con esta tecnología.
Dicha tecnología, certificada para toda la Unión Europea, tiene su planta de
producción en Tlanepantla, Estado de México, y actualmente se construirán 5 mil
viviendas en República Dominicana a través de una organización no gubernamenta.

Aunado a esto, cuentan con una planta productiva móvil –un contenedor de
40 pies- que pueden instalar en un día en caso de que haya contingencias en
algún estado de la República, ya que como es bien conocido en este tipo de
desastres la reconstrucción de casas se puede tardar más de un año.

Así funciona esta tecnología mexicana:

 

Relacionadas

Comentarios