'; Alto Nivel
HistoriasManagement

8 mandamientos para tener una oficina saludable

Se sabe que 80% de las oficinas en México padecen el Síndrome del Edificio Enfermo, sin embargo, los empleados pueden mejorar su propio ambiente laboral.

21-05-2014, 7:06:16 AM
8 mandamientos para tener una oficina saludable
Tatiana Gutiérrez

Mala iluminación, deficiente ventilación, espacios pequeños o lugares adaptados para el uso de oficinas, así como una mala organización y limpieza, pueden provocar enfermedades laborales, ausentismo, incremento en la rotación, baja productividad y pérdidas económicas. Son los “edificios enfermos” y en México más del 20% de las oficinas padecen este mal. La pregunta entonces es: ¿Cómo tener un lugar de trabajo ideal?

Te recomendamos leer “¿Tu oficina padece el Síndrome del Edificio Enfermo?”

De acuerdo con el estudio “La Ergonomía de un Espacio de Trabajo Cambiante”, los trabajadores permanecen más de 7.2 horas al día en sus lugares de trabajo. En el caso México y según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las jornadas laborales rebasan las 10 horas diarias, por lo que el trabajo ocupa el espacio principal de los mexicanos.

Si bien es cierto que el lugar físico de cada trabajador corresponde a cada uno, existen factores que la empresa debe garantizar para tener un correcto ambiente laboral y para que los empleados puedan cumplir sus objetivos.

Al respecto, Liliana Silva, directora de Mercadotecnia de Grupo Xtra –empresa perteneciente a Grupo Casa Saba-, asegura que existen factores que pueden mejorar los lugares de trabajo, aún estando en lugares poco acondicionados. He aquí los mandamientos del trabajador para tener la oficina de sus sueños. 

También puedes leer “Enfermedades de oficina, ¿pérdida de talento y dinero?”.

1. Ventilación

Esta recomendación es específica para los directivos.Tener espacios sin ventanas y una deficiente ventilación, puede provocar un aumento de humedad en el material estructural del edificio, ocasionando la acumulación de polvo y moho.

“Los nuevos edificios corporativos buscan la estética, antes que la eficiencia. Hoy existen grandes edificios de vidrio que no cuentan con ventanas y no dejan libre la entrada de aire en los espacios cerrados. Lo que debemos entender es que las consecuencias van más allá de la cuestión antiestética del lugar cuando las pérdidas económicas son mayores”, comenta la experta. 

2. Iluminación

La mala iluminación de los espacios cerrados no solo afecta el ambiente de la oficina, sino que se ha convertido en el principal enemigo de los trabajadores que se encuentran frente a los monitores.

De acuerdo con la especialista, una incorrecta iluminación provoca un rebote de luz en las pantallas de las computadoras, dañando la retina del ojo. Lo que deriva en padecimientos como: fatiga visual, picor en los ojos, ojos secos, cefaleas, aumento de miopías y riesgo de daño retiniano. 

Soluciones

a) Ayúdate de una lámpara. Cuida que la iluminación de tu lugar sea cálida y no blanca, ya existen focos ahorradores con este tipo de luz, puedes utilizarlos.

b) Coloca cortinas o calcomanías. Si la luz que entra perjudica la visión de tus trabajadores, la recomendación es colocar cortinas delgadas que disminuyan la intensidad de la luz. Y si la estética es el problema, existen calcomanías invisibles que puedes colocar en ventanas y hacen el mismo trabajo. 

c) Utiliza lentes protectores. Si pasas más de ocho horas diarias frente al monitor, la recomendación es ir una vez al año –como mínimo- con un oftalmólogo, él te podrá guiar sobre los lentes que puedes utilizar. No olvides explicar a tu médico cómo recibes la luz. 

d) Acomoda el mobiliario. En muchas ocasiones, una mala distribución de los muebles puede afectar la iluminación. Asegúrate que el espacio se aproveche lo mejor posible. Si es necesario, acude con el experto. 

3. Utiliza colores adecuados

Aunque pareciera una situación inverosímil, los colores utilizados en una oficina influyen directamente con el ambiente y el humor de los trabajadores. La mejor recomendación es usar colores suaves que provean el descanso visual para los trabajadores y disminuyan la tensión y el estrés. 

Según datos de la revista Health Magazine, los colores del ambiente desembocan en respuetas emocionales y psicológicas. 

Las paredes rojas o violetas estimulan la producción de adrenalina en el cuerpo, aumentando tu nivel de energía y creatividad. 

Los azules pálidos tienen un efecto tranquilizador.

Amarillos y verdes dan alegría. 

El negro inspira poder y dominio. 

De acuerdo con el portal ehowenespanol.com, la recomendación es utilizar colores análogos de la rueda cromática para un ambiente armonioso, imitando los tonos complementarios de la naturaleza. 

4. Organización y limpieza

Esto es uno de los puntos en los que “todos” en la oficina pueden ayudar, comenta Silva. La organización de cada objeto no sólo ayuda con la armonía del lugar, sino evita la acumulación de objetos innecesarios y las altas cantidades de polvo.

Sé sincero, ¿cuántas veces a la semana limpias o limpian tu espacio a detalle? Pocos lo hacen. Ayúdate a evitar enfermedades y organiza tu espacio, esto te ayudará a ser más eficiente y a gastar menos tiempo en cosas innecesarias, como buscar un papel perdido. 

5. ¡Bájale al volumen!

El alto volumen de aparatos y celulares pueden ocasionar estrés laboral y jugar como potenciales distractores. La recomendación es utilizar audífonos que aíslen lo que estás escuchando y que el volumen sea medio para no ocasionar daños en los oídos.

También se recomienda que tus aparatos móviles se encuentren en modo vibrar, esto no distraerá a tus compañeros y para ti será mejor. 

6. Si no lo ocupas, apágalo

De acuerdo con Silva, un gran número de mujeres presenta dolencias en las piernas. La principal causa: los aparatos encendidos.

Eliminadores, CPU’s, cargadores de celulares y otros, son los causantes de enfermedades como reumas, várices, cansancio muscular y dolores de pies; por la generación de energía electromagnética.

La recomendación es apagar los aparatos en momentos de desuso, como cuando vas a una junta o sales de la oficina, o vas a comer. Esto no sólo evitará el gasto de luz, también que tu lugar se caliente y provoque variaciones de temperatura que afecten a tu cuerpo. 

7. Decora tu espacio

Cuidado con este punto: tu decoración es importante para hacer tuyo el espacio, sin embargo, no se puede olvidar que un espacio es parte de un todo. Así que darle un toque personal con plantas, fotografías o elementos que te hagan sentir cómodo, son importantes, pero sin exagerar.

Fundamental el que cada objeto esté limpio y ordenado, de lo contrario puede afectar tu salud y la de los que te rodean. 

También puedes leer “Oficinas ‘Pet-Friendly’ combaten el estrés laboral”

8. Actualiza tus equipos de cómputo

Esto es muy importante, cuando nuestros equipos son obsoletos, no sólo utilizan mayor energía, sino se convierten en máquinas de generación de estrés, a causa de la lentitud y el mal funcionamiento. Solicita –una vez al año como mínimo- la depuración de tu equipo de cómputo, esto te ayudará a trabajar mejor. 


¿Tienes otros consejos para que tu oficina sea un mejor lugar para trabajar? ¿Qué haces en tu lugar de trabajo para generar un mejor ambiente?

Relacionadas

Comentarios