'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Invierte tus utilidades para tener salud financiera

¡Alto! Deja de pensar en cómo gasta el dinero que aún no recibes. Analiza estos factores y decide de manera inteligente qué haces con esos recursos extra.

16-05-2014, 4:03:58 PM
Invierte tus utilidades para tener salud financiera
Sergio Gil Franco

En una colaboración anterior te explicábamos que desde la promulgación de la Constitución de 1917, los trabajadores tienen derecho a una participación en las utilidades generadas por la empresa en la que laboran y el plazo final para que los patrones las entreguen a sus empleados, es el último día de mayo. Te recomendamos leer: Pago de utilidades: cuánto, cuándo y quiénes lo reciben

Debes saber que esta prestación originalmente estaba limitada a los empleados de los sectores agrícola, comercial, fabril y minero, y fue hasta 1962 que la disposición se generalizó a todos los trabajadores contratados. También en ese año se establecieron las bases para el cálculo que actualmente se hace para determinar esta prestación.

Si tienes dudas con respecto al monto que te corresponde, o si quieres presentar alguna inconformidad ante las autoridades, puedes acudir a la delegación de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) que te corresponda. También puedes recibir atención a través de los teléfonos 01 800 7172 942 y 01 800 9117 877.

Ahora, pasemos al momento en el que tienes que frenar a tu mente que seguramente ya está pensando en cómo gastar el dinero que aún no recibes.

Sabemos que es difícil establecer de manera anticipada el destino que le vas a dar a este dinero, empezando porque el monto a recibir varía mucho, e incluso es posible que no recibas esta prestación ya que solo aplica a los empleados que hayan laborado al menos 60 días en empresas cuyas utilidades netas fueron de $300 mil pesos o más, según su declaración fiscal 2013, y que tengan más de un año en funcionamiento.

Pero si eres beneficiario de esta prestación, es mejor que tomes las cosas con calma y planifiques la mejor forma para aprovechar este ingreso adicional. Estas son algunas recomendaciones:

Liquida deudas

Si tienes compromisos financieros, liquídalos, sobre todo si son de corto plazo, ya que normalmente este tipo de deudas tienen tasas de interés muy elevadas (como las tarjetas de crédito). Considera que primero debes tener las finanzas sanas antes de adquirir un nuevo compromiso.

Para el caso de deudas de largo plazo, como un crédito hipotecario, analiza qué tanto vale la pena abonarle. Si reduces sustancialmente la deuda o significa una disminución importante en el plazo o el monto de los pagos, entonces sí es una buena decisión.

Aquí asegúrate de que no haya penalizaciones por pagos anticipados y que realmente disminuyan el monto del capital principal. Si no es así, entonces es mejor continuar con el plan de pagos original; de esta manera podrás destinar el dinero a otros compromisos que tengas previstos, como el pago de colegiaturas, anualidades de seguros, etcétera.

Fondo de contingencias

Si ya estás libre de deudas, o estás están bajo control, ve que tu fondo de contingencias sea suficiente para apoyarte en caso de que ocurra algún imprevisto. Muchas veces, este fondo se utiliza a lo largo del año y cuesta mucho trabajo volver a reponerlo.

También puede suceder que recibiste un aumento en tus ingresos y no lo consideraste para mantener la proporción de tres a seis meses de ingresos. El reparto de utilidades una muy buena oportunidad para poner al día tu fondo de contingencias.

Recuerda que éste debe estar depositado en un instrumento que te de alta liquidez (cuentas de cheques, fondo de Inversión o inversiones de deuda de corto plazo), por encima de los rendimientos.

Reparaciones en casa

Revisa si no necesitas hacer alguna reparación en tu hogar. En muchas ocasiones, la casa es el principal activo del patrimonio familiar, y conservarla en buen estado no solo ayuda a mantener su valor, sino que incluso puede otorgarle plusvalía.

Una revisión en las tuberías, instalación eléctrica o impermeabilizante, etcétera, resulta más económico que realizar reparaciones cuando se produce una falla.

Invierte tus utilidades

Aun cuando necesites dinero para atender alguna necesidad de tu familia, procura destinar una parte de tus utilidades a la inversión. Tienes muchas opciones a tu disposición, desde tu afore hasta fondos de inversión, entre muchos otros instrumentos a los cuales puedes acceder con montos muy pequeños.

Haz que tu participación en las utilidades de tu empresa tenga un destino que perdure en tu economía.

Relacionadas

Comentarios