Estilo de VidaHistorias

Talla correcta, regla de oro de la elegancia ejecutiva

Ni el precio ni la marca importan cuando de saber usar un traje se trata. No sabes cuántos directivos del más alto nivel pierden elegancia por no usar su talla.

16-05-2014, 12:16:09 PM
Talla correcta, regla de oro de la elegancia ejecutiva
David Navarro

A petición de ustedes que solicitaron una explicación detallada de los 60 mandamientos de la imagen de un ejecutivo, aboradaremos el mandamiento de oro, el cual hace una diferencia colosal en todo hombre:

1) Aprenderás que la regla no.1 de la elegancia es la talla correcta

No importan la marca ni el precio que hayas pagado por cualquier prenda de tu vestimenta, si descuidaste la talla correcta, no podrás ser elegante y tu imagen de liderazgo disminuye de inmediato.

La mayoría de los hombres cree que por tener un traje de marca automáticamente lucirán elegantes. Ninguna marca te hará elegante, tú eres quien hace lucir a la prenda. Nada más alejado de la realidad. Te explicaré a detalle.

¿En cuáles prendas debes poner máxima atención en la talla correcta?

1) El saco

La máxima pieza de la formalidad y liderazgo, pierde su elegancia si éste no ajusta bien en los hombros, tiene un largo incorrecto en las mangas o el largo del saco es mayor a la primer falange de tu dedo pulgar (estando de pie y con el brazo al costado).

También si al abotonarlo queda muy holgado o, por el contrario, muy ajustado. O cuando la talla de tu saco es más grande de inmediato se observan arrugas en el frente y en la espalda; mientras que si es muy ajustado, las arrugas se observan alrededor de los botones que caen en el estómago.

Para observar la talla correcta del traje necesitarás un espejo de cuerpo entero.

2) El pantalón de vestir

Debe tener el largo perfecto y jamás parecer que te sobra un metro de tela en el dobladillo. Cuidado, a veces el largo y ajuste en el dobladillo se ve afectado por el tipo de zapatos que usas. Aquellos de empeine alto provocarán que el dobladillo parezca largo.

Además de ajustar perfecta y cómodamente a tu cintura, el tiro de un pantalón (la distancia entre la pretina y la entrepierna) debe de permitirte una movilidad cómoda. Si tiene un tiro alto, más largo, tus piernas lucirán cortas y te verás menos alto. El cuidado en el tiro correcto hará que tus pompas luzcan.

3) El cuello de la camisa

Si eres de los que se queja que se siente literalmente ahorcado cuando usa una camisa de vestir, entonces tu error está en que has elegido mal la talla en el cuello de la camisa, el cual debe ajustar permitiéndote girar cómodamente la cabeza.

Si la talla del cuello de la camisa luce muy holgado, olvídalo, no podrás lucir elegante. El ajuste ideal es aquel que te permite introducir un dedo entre tu cuello y el de la camisa, además de que ambos extremos del cuello al abotonarlo luzcan perfectamente juntos uno del otro, jamás separados, aspecto que será la base para que la corbata luzca bien colocada y elegante.

4) El ajuste correcto de la camisa en los hombros

Este es uno de los errores que el hombres más descuida y desconoce. La sisa, la costura que une la manga con los hombros, debe coincidir con el hueso de tu clavícula. Si la sisa luce más baja de inmediato lucirás con hombros caídos.

Por esta razón, cada camisa que te compres deberás probártela antes de pagarla o se convertirá al instante en un gasto y no en una inversión.

5) El largo correcto de las mangas de la camisa

Ni debe parecer que creciste repentinamente y que las mangas lucen chicas, como cuando eras niño. Tampoco que te prestaron la camisa y quien lo hizo era más alto que tú (porque en los brazos te sobra mucha tela).

Estando de pie y con los brazos a los costados, el puño de la camisa debe llegar al borde de la muñeca e inicio de la mano. Sólo cuando la manga es de puño francés -aquel que requiere el uso de mancuernillas- debe caer un poco más abajo, de esta manera el puño luce más elegante al dejar a la vista las mancuernillas cuando te pones el saco.

Cuando la manga de la camisa tiene el largo correcto, al igual que el de las mangas del saco, el puño de la camisa podrá observarse cuando tus brazos están a los costados. Este detalle, que el puño de la camisa se observe por lo menos 1cm de la manga del saco agrega un toque de poder y elegancia.

6) El ajuste del puño de la camisa en tu muñeca

Toda camisa en el puño trae dos botones para que elijas el que mejor te ajusta. Jamás debe de quedar nadando tu muñeca en el puño de la camisa. Es muy parecido al consejo del cuello: uno de tus dedos debe caber perfectamente para que ni quede muy apretado ni muy holgado.

¿Cuál es el error? Que si tu muñeca es de hueso medio o ancho y ajustas en el primer botón, el otro que queda visible sin abotonar deberás quitarlo

7) El largo correcto de la manga del saco

He visto una y otra vez a hombres que pierden toda elegancia por este detalle. Con los brazos a los costados y estando de pie la manga del saco debe llegar justo debajo del huesito de la muñeca. ¿Por qué? Para permitir que el puño de la camisa sobresalga.

Es impresionante para cualquier hombre darse cuenta que este pequeñísimo aspecto cambia de inmediato su imagen.

Recuerda, la marca no te hace elegante, eres tú quien provoca que la elegancia se note cuando sabes cómo aplicar el primer mandamiento de la imagen de un ejecutivo: la talla correcta. Invierte en ti mismo y en tu éxito.

El autor es consultor en Imagen Pública y Director General de Imagen
Excellence. Cuenta con más de 10 años de experiencia, en los cuales ha
capacitado a altos ejecutivos y grandes empresas en áreas de la
vestimenta de negocios, lenguaje corporal, protocolo ejecutivo y hablar
en público. Síguelo en Twitter @DaavidNavarro  www.imagenexcellence.com

Relacionadas

Comentarios