HistoriasManagement

Aumenta tu concentración y vence a la Ley de Murphy

Cuando más concentración necesitas, todo parece estar dispuesto a distraerte, pero estos 7 consejos te ayudan a enfocarte en tus deberes y ser más productivo.

16-05-2014, 5:47:56 AM
Aumenta tu concentración y vence a la Ley de Murphy
Tatiana Gutiérrez

Las llamadas telefónicas, el constante ir y venir del teclado, la alarmas en la computadora, las redes sociales, los compañeros de trabajo, las juntas innecesarias… la Ley de Murphy está actuando para romper tu concentración y todo se convierte en un potencial distractor. ¿Hay algo que puedas hacer al respecto?

Sin embargo, no todo es igual para todos, los expertos aseguran que los índices de concentración varían de acuerdo con la capacidad del individuo para aislar los factores necesarios para el objetivo y bloquear aquellos que interrumpen o perjudican nuestro propósito.

En la oficina, todo depende de ello. Uno de los principales enemigos de la productividad es la falta de concentración, lo que desemboca en pérdidas significativas para la organización. De acuerdo con Alejandra Apiquián, coordinadora de la Academia de Psicología Organizacional en la Universidad Anáhuac, los tiempos de concentración en un profesionista oscilan entre los 90 minutos, después de este periodo, el cerebro comienza a buscar otros puntos en qué enfocarse.

Te recomendamos leer también: Aplica el Principio de Pareto para ser más productivo y Conviértete en un líder 80/20, 5 formas para lograrlo.

Cuando hablamos de productividad laboral esto se traduce que en muchas ocasiones tres o cuatro horas de trabajo bajo concentración, son mejor que ocho horas laborales sin objetivos alcanzables. Pero no todo está perdido para aquellos que carecen de este enfoque en sus actividades, de acuerdo con la experta, existen algunos consejos que pueden ayudarte a concentrarte sin gran esfuerzo.

1. Organízate

El consejo más importante de todos. De acuerdo con Apiquián, la falta de concentración se deriva por una falta de organización en los centros de trabajo. “Todo ocurre si estás desorganizada, al momento de estar dispersa no logramos establecer prioridad, lo que desencadena un gasto de energía sin propósito (…) siempre queremos o, más bien, terminamos haciendo más de una tarea a la vez, el resultado: nada concluido”, comenta la especialista. 

Ante ello, la recomendación es establecer prioridades desde un día antes, lo mejor sería que antes de salir del trabajo verificaras las cosas urgentes para el siguiente día, aquellas que son importantes y a las que puedes dedicarle sólo cierto tiempo para no desatenderlas, pero que puedes terminar en otra ocasión. 

El uso de una agenda es muy recomendable, de esta forma tendrás un poco más de control. Pero si no eres de aquellos que se acomodan con la agenda, no te preocupes, puedes anotar en una hoja todas las tareas de tu día, separa las importantes de las urgentes y aquellas que pueden esperar –ayúdate de colores o subráyalas.

Te recomendamos leer: 10 consejos para manejar tu agenda y controlar tu vida o bien Cómo dejar todo al último y salir victorioso.

2. Mantén el orden

Si tu lugar de trabajo es un desastre, seguramente tu día también lo es. ¡Ojo! No quiere decir que para todos sea igual, existen personas que tienen un alto nivel de concentración, donde estos factores se convierten en pormenores. Si eres de aquellos que se distraen fácilmente, el orden de tu lugar de trabajo influencia mucho. Cuida que las cosas que vayas a necesitar durante el día estén a tu alcance, esto evitará que te pares a conseguirlas y que te distraigas en el camino. Asegúrate de tener tu lugar limpio y bien acomodado, esto te dará una sensación de tranquilidad y te hará emanar mejor energía. 

3. Elimina distractores

Está bien que seas prevenido y que las alarmas en la computadora te ayuden a lograrlo, sin embargo, existe momentos en los que no son necesarias. Si tu plan es no distraerte, lo que debes hacer es eliminar aquellas distracciones que se encuentran a tu alcance: alarmas de la computadora, alarmas de correos, coloca en vibrar tu celular, apaga la radio o el iPod, asegúrate de no estar conectado en tus redes sociales, descuelga el teléfono de la oficina y haz tu trabajo. 

También puedes leer ¿Eres dueño de tu tiempo? Adminístralo correctamente.

4. Toma un descanso

Algunas personas aseguran que los tiempos de concentración pueden variar de 20 a 90 minutos. ¿Cómo darnos cuenta? Es muy sencillo, comienzas a buscar distractores. Cuando te sientas fatigado de alguna tarea, se recomienda salir a tomar un descanso: puedes escuchar música, platicar con un colega, salir a caminar, ir por un snack saludable, beber agua, meditar o realizar algún ejercicio de concentración

5. Tareas grandes… Soluciones pequeñas

Existen tareas programadas para el día y aquellas que necesitan meses de tu atención. Cuando hablamos de estas tareas, la mejor recomendación es delimitarla al dividirla en varias partes. Otra sería hacer horarios, dedicarle sólo un lapso de tiempo que no perjudique aquellas tareas que necesitas sacar de manera inmediata. Si lo deseas, también puedes hacer un calendario poniendo fechas y número de tareas a alcanzar. 

6. Establece tu ritmo

Aunque pareciera algo sencillo en la oficina –pues la jornada laboral está establecida también debes tomar en cuenta que no todos funcionan de la misma manera, por ejemplo: si eres muy productivo en la tarde, pero tus horarios más apretados son por la mañana, adelanta tus actividades y tareas un día antes en el horario que te sientas más cómodo, de esta manera sólo unirás aquellas tareas pequeñas que salgan del día. Si eres un profesionista independiente, mucho mejor, delimita horarios y asegúrate que en tu tiempo más productivo no haya distractores. 

Si deseas, puedes leer ¿Postergas lo importante? Eres un procastinador y tienes solución

7. Duerme y come bien

Si tu organismo se siente cansado o sin energías, seguramente te distraerás con mayor facilidad. Asegúrate de comer en tus horarios adecuados y de una manera balanceada y saludable, cuenta con snacks que te den energía y consúmelos entre comidas. En cuanto a dormir, te sugerimos dormir entre 6 y 8 horas diarias, esto te ayudará a sentirte descansado y con energías. 

Puedes leer ¿No has dormido bien? Tu productividad está en riesgo.

¿Conoces otros métodos que puedan ayudar a tu concentración? ¿Qué haces para concentrarte en tu oficina? ¡Cuéntanos! 

Relacionadas

Comentarios