HistoriasNegocios

Gruma, de México para el mundo

Gruma logró lo inimaginable: convertir la tortilla, símbolo de la comida mexicana, en un producto mundial.

13-05-2014, 4:06:14 PM
Gruma, de México para el mundo
Sergio Castañeda, editor de Alto Nivel

Después de 73 años, Gruma logró lo inimaginable: convertir la tortilla, símbolo de la comida mexicana, en un producto mundial, llevándola a lugares tan lejanos como China y Australia.

Tal hazaña habría sido inaccesible sin la visión de Roberto González Barrera, quien durante 40 años dirigió la compañía fundada por su padre en 1949.

El empresario, fallecido en 2012, posicionó a Gruma como líder global en producción, comercialización, distribución y venta de harina de maíz y tortillas, así como importante productor de harina de trigo y productos derivados, como panes planos (wraps, pan pita, naan, chapatti y base de pizza, entre otros).

Hoy la compañía posee 84 plantas en 18 países y sus productos están en 105 países a través de marcas locales y globales (Maseca y Mission).

En los últimos 14 años, sus ventas se multiplicaron por cuatro (de 13,194 mdp en 1998 a 54,106 mdp en 2013), y dos de cada tres dólares se gestaron en el extranjero.

El crecimiento obedeció a sus agresivas inversiones, destacando la de hace tres lustros (en 1998) por 1,992 mdp. Tres años después, en 2001, Gruma desinvirtió los activos no rentables y se concentró en los negocios clave: tortillas, harina de maíz y harina de trigo.

Descontinuó las operaciones de pan en México y vendió las de Costa Rica y Estados Unidos. En 2006 abrió su primera planta en Shanghái e ingresó al mercado australiano. En 2007 se hizo de una planta de tortillas en Malasia e irrumpió en Medio Oriente, un mercado de 800 millones de habitantes.

En 2011 la empresa vendió su participación en Grupo Financiero Banorte, lo que generó recursos por 9,006 mdp que aplicó al pago de deuda, la cual se redujo en casi 50%. Ese año adquirió cuatro plantas, en Estados Unidos (Nuevo México y Nebraska), Rusia y Turquía.

En diciembre de 2012, su directiva tomó una arriesgada decisión que frenó su expansión en 2013: adquirir el 23.3% de la participación accionaria de Archer Daniels Midland Company (ADM).

Relacionadas

Comentarios