HistoriasMicrositio

Los presidentes más ‘reformadores’ de México

Por número de leyes y reglamentos cambiados, el actual presidente figura entre los mandatarios más reformadores de la historia reciente.

12-05-2014, 3:38:52 PM
Los presidentes más ‘reformadores’ de México
Jorge Monjarás

Todos los presidentes mexicanos han buscado dejar su huella en el desempeño del país, independientemente de los resultados logrados. En mayor o menor medida, el atractivo de “pasar a la historia” camina junto a la búsqueda del poder en cualquier país del mundo.

En semanas pasadas las .portadas de revistas “extranjeras” (en una de ellas la decisión corrió a cargo de los editores mexicanos y circuló sólo en la edición local), fueron acaparadas por la figura del presidente Enrique Peña Nieto.

Y aunque hay que señalar que estas publicaciones son parte del ciclo de encumbramiento de cualquier político en el planeta, el actual presidente si podrá figurar entre los más reformadores de la historia reciente en kilo por kilo de papel, o bien, por número de leyes y reglamentos cambiados.

Nada más hay que apreciar que la reforma energética supuso escribir nueve leyes generales nuevas, y hacerle cambios importantes a otras 12 ya existentes.

Igualmente, la reforma financiera requirió de cambiar 34 leyes y reglamentos, incluyendo el Código Penal, en donde por cierto hay que contar la unificación de éste a nivel nacional. Además, buena parte de las reformas se hicieron a nivel Constitucional (un total de 62 artículos reformados) algo que se le negó terminantemente a otras administraciones.

El actual régimen ha modificado el sistema de educación, el de vivienda, el energético, el fiscal, el de ahorro para el retiro, las reglas de inversión extranjera, la regulación bancaria, el sistema de justicia, el policiaco, la regulación sobre telecomunicaciones y competencia y, por supuesto, el sistema electoral. También, sus modificaciones a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para convertirlas en empresas productivas del Estado, son por si mismas un cambio casi incomparable con otros sexenios.

Los diversos reglamentos que además serán emitidos por organismo nuevos o renovados como la Comisión Federal de Competencia Económica, la Comisión Reguladora de Energía, la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, el Sistema de Información y Gestión Educativa y el propio Instituto Nacional Electoral equivalen a páginas y páginas de disposiciones que serán escritas o modificadas en los tiempos que corren.

Esta administración, como pocas, se dedicó a cambiar el tablero del juego, unos dirán que para su conveniencia, otros asegurarán que por el bien del país. Ese gran veremos llegará al final del sexenio.

Aún así, vale la pena repasar algunas de las reformas y transformaciones que emprendieron las administraciones pasadas. Aclaro que no nos vamos a dedicar a analizar cada sexenio porque nos acabamos el portal de Alto Nivel y no terminamos. Nos concentramos en los “cambios”, para bien o para mal.

Las modificaciones

El Congreso de la Unión lleva una cuenta rigurosa de los cambios en materia constitucional que se han dado en los últimos años. Esta administración aún no alcanza el número máximo de párrafos cambiados de los más recientes sexenios, pero aquí no cuentan las leyes secundaria y los reglamentos.

De todas maneras, a continuación la cuenta:

Luis Echeverría Álvarez

(1970-1976 / 40 artículos reformados)

Fue en su momento un impulsor del cambio generacional, trayendo a “muchachones” como Porfirio Muñoz Ledo a las filas del gobierno federal. Fue uno de los últimos presidentes en realizar grandes repartos agrarios, unos 16 millones de hectáreas, y realizó cambios en las leyes que hacían funcionar el ejido.

Su Comisión Tripartita con empresarios, trabajadores y gobierno desembocó en la Ley del Infonavit (1972), una institución que ha cambiado la vida de muchos mexicanos.

José López Portillo

(1976-1982 / 34 artículos reformados)

Realizó la primera reforma política efectiva en 1977, que finalmente abrió el sistema electoral al multipartidismo, un largo trayecto que culminaría con la alternancia política de 2000. Su Alianza para la Producción es un antecedente de los pactos antiinflacionarios de los 80.

Miguel de la Madrid

(1982-1988 / 66 artículos reformados)

Aunque recibió un país en ruina económica y la banca nacionalizada, fue un presidente que realizó un cambio crucial para México: la incorporación al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) en 1986, que comenzó la apertura comercial del país.

Esta acción, junto con el viejo Pacto de Solidaridad Económica, que se firmó con empresarios y sindicatos, tenía el objetivo de combatir una de las peores épocas inflacionarias en la historia postrevolucionaria, cuando el índice alcanzó 159.2% en 1987. El pacto también puede calificarse como una acción importante, que perduró dos sexenios.

Carlos Salinas de Gortari

(1988-1994 / 55 artículos reformados)

Emprendió otra ola de reformas, entre las que destaca la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que transformó el perfil económico del país.

Antes de ello, reformó de manera importante a la Ley de Inversión Extranjera abriendo una buena cantidad de sectores económicos, hasta entonces reservados a mexicanos. También, dio marcha atrás a la nacionalización bancaria, privatizó Telmex y lo que hoy es TV Azteca.

Igualmente, renegoció la deuda externa, buscando que dejara de ser un problema financiero para el país (de hecho en una ocurrencia que aún se recuerda, lo anunció en cadena nacional, de pie, con todo y el himno nacional para celebrarlo).

Creo también el Sistema de Ahorro para el Retiro, que individualizó las cuentas de jubilación de los afiliados al IMSS y formó las Afore. Reformó además la relación entre el Estado y la Iglesia, devolviendo algunos derechos políticos a los sacerdotes.

Por último, declaró terminada la repartición de tierras agrarias, una obligación del gobierno que se conservaba desde el periodo postrevolucionario.

Ernesto Zedillo Ponce de León

(1994-2000 / 77 artículos reformados)

Continuó la negociación de tratados de libre comercio con múltiples países, ahondando en la apertura mexicana. Pero su principal reforma tiene que ver con lo político. Los diversos cambios en el proceso y las instituciones electorales culminarion con la alternancial del poder en las elecciones de 2000.

Entre otras cosas, durante su gobierno se llevó a cabo una reforma al Infonavit que lo convirtió en una institución muy efectiva para los siguientes años. También continuó las privatizaciones, tocando el turno al sistema ferroviario.

Vicente Fox Quesada

(2000-2006 / 31 artículos reformados)

Con un Congreso siempre de oposición, no pudo concretar las reformas estructurales que propuso al principio de su mandato: laboral, fiscal y energética. Sin embargo, logró la aprobación de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública y la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal, que arrojaron un interesante reflector sobre el funcionamiento del gobierno.

Al principio de su administración efectuó una reforma integral en materia de pueblos indígenas.

Por último, fue el impulsor del Seguro Popular, para llevar servicios médicos quienes no tenían acceso al sistema de salud convencional.

Felipe Calderón Hinojosa

(2006-2012 / 110 artículos reformados)

Quien vivió lo más crudo de la violencia del crimen organizado, impulsó reformas en materia penal, como la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro, la Ley de Extinción de Dominio y la Reforma Constitucional en materia de Justicia Penal y Seguridad Pública, que encaminaron al país hacia los juicios orales y otras formas de agilización del sistema.

Multiplicó el tamaño y entrenamiento de la Policia Federal y fortaleció a las fuerzas armadas. Reformó la ley de pensiones del ISSSTE para individualizar las cuentas de retiro, como ya se había hecho en el sistema del SAR, así como la Ley de Amparo y la Ley de Derechos Humanos.

Desapareció Luz y Fuerza del Centro, y por último, estableció las bases constitucionales para la legislación en materia de protección de datos personales.

Como puede apreciarse, los cambios a la Constitución han sido cosa de todos los sexenios, aunque, cualitativamente, unos pesan mucho más que otros.

Por ejemplo, los cambios que el Congreso le aprobó a Vicente Fox no transformaron tanto a la sociedad, por atractivos que se vean, como los que garantizaron los derechos de los niños a la salud, la educación y el esparcimiento.

Los cambios de esta administración son de gran peso, equiparables sólo a los primeros tiempos de la apertura comercial y a la inversión extranjera.

¿Fueron efectivas aquellas reformas? Es una pregunta que seguirá respondiéndose de todas las formas distintas.

No hemos, me parece, realizado un ejercicio serio de proyección económica sobre la situación del país, de haber permanecido con el marco legal y reglamentario de los 70. Una nación cerrada al exterior, con un mercado aislado, un sistema político autoritario, mucha opacidad y muy poco respeto a los derechos civiles y humanos.

Este es un breve resumen del camino que trazaron para el país quienes han tenido herramientas para ello, en última instancia, debido a que les dimos esta capacidad con el voto (con todas las objeciones que gustes).

La intención de los cambios propuestos hasta ahora parecen indicar que el camino es el mismo y que no estamos dando demasiados bandazos.

Relacionadas

Comentarios