'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Dirige a tu equipo con la mentoría de mamá

Se dice que la maternidad es un trabajo 24/7 los 365 días del año y se basa en un constante liderazgo. ¿Qué pueden aprender los líderes de esta labor?

08-05-2014, 5:06:16 PM
Dirige a tu equipo con la mentoría de mamá
Marcela Hernández y Hernández, Coach de Vida y Empresarial

Se dice que la maternidad es una de las labores más difíciles y desafiantes que existen; por lo tanto habría mucho que aprender de ellas como profesionales. Conscientes o no, las madres son grandes líderes y emprendedoras pues están lanzando al mercado de la vida, uno de los proyectos más complejos que puede existir: un ser humano.

Dirige a tu equipo con la mentoría de mamá

1. Gestar la visión

Mamá: Todo inicia con un sueño. Desde que la madre lleva al bebé en su vientre, imagina su carita, elige un nombre y visualiza el momento en que llegará al mundo y las experiencias que tendrán juntos.

Líder: Cuando un líder selecciona a las personas que formarán parte de su equipo, sucede algo similar. Todo empieza con una visión. Por algo eligió a ese colaborador entre tantos otros candidatos. Algo vio en él y a partir de ahí genera expectativas de la historia que están por crear juntos.

2. Apertura al aprendizaje y sentido de urgencia

Mamá: Nadie nace sabiendo ser madre, es una dinámica de ensayo y error. Por muy abrumadas que estén con el nuevo reto que enfrentan, las mamás están siempre alertas y dispuestas a obtener nuevos conocimientos y habilidades para lograr sus objetivos.

Una mamá no se puede dar el lujo de posponer, por lo que desarrollan un alto sentido de urgencia. Deben mantenerse concentradas para cumplir en tiempo y forma con los cuidados de sus hijos.

Líder: Del mismo modo un líder no puede perder el foco en los resultados y los plazos hasta que los objetivos se hayan completado.

3. Estrategias personalizadas

Mamá: Cada hijo es distinto y no puedes comunicarte con todos igual o exigirles lo mismo. Las madres observan y conocen a sus hijos, sus fortalezas y debilidades. A partir de éstas deciden cuál es la mejor manera de incentivar su potencial de manera personalizada.

Líder: Un buen líder debe darse a la misma tarea. Incrementar sus habilidades para observar y detectar cuáles son los puntos positivos y negativos de sus colaboradores. Entender y aceptar sus diferencias sin esperar que la misma estrategia funcione para fortalecer su relación con todos y cada uno de ellos.

4. Educar con el ejemplo

Mamá: Podemos recordar tantas frases de nuestras mamás, muchas de sus palabras y consejos, sin embargo, nada resulta tan significativo como sus acciones y la congruencia que existe entre lo que nos dicen y lo que hacen. Ahí están sus verdaderas enseñanzas.

Líder: Los líderes sobresalientes no hablan de sus metas y sueños, los actúan, los sudan y los contagian. “Hacer es la mejor manera de decir”, José Martí

5. Escucha activa

Mamá: Nada como el consuelo de una madre. Pase lo que pase, nos escucha sin juzgarnos. No está pensando que nos responderá, no está esperando nada a cambio. Su escucha nace desde un interés genuino por las inquietudes y necesidades de su hijo.

Líder: Cuando un líder escucha de manera activa a sus colaboradores, los hace sentir importantes y aceptados, les brinda confianza. Es fundamental para crear empatía y para generar un vínculo de compromiso y lealtad.

6. Amor al arte

Mamá: ¿De dónde obtienen la energía para hacer todo lo que hacen? La mayoría de las mamás a quienes les he preguntado coinciden en lo siguiente: “Todo el esfuerzo vale la pena por el inmenso amor que me hace sentir”.

Líder: No basta con hacer las cosas bien. Para ser un buen líder es necesario hacer lo que amamos o amar lo que hacemos –como puedas y quieras- tendríamos que buscar lo que nos apasiona y le brinda sentido a nuestra existencia. De no ser así, quizá tengamos que redireccionar nuestro camino.

Ya sea que tengas la fortuna de que siga contigo o que lamentablemente haya partido, te invito a realizar el siguiente ejercicio:

1. Identifica una situación difícil en la que desearías actuar con mayor eficacia
2. Imagina que puedes tomar el rol de tu mamá
3. ¿Qué consejos te daría?
4. ¿De qué habilidades o competencias personales te haría consciente?
5. ¿Qué valores te recordaría?
6. ¿Cómo observas ahora la situación? ¿Cómo puede ayudarte para mejorar tu desempeño?

Aprendamos de las mayores expertas en el arte de entregarse y comprometerse, por amor, con una misión. ¡Gracias Mamás!

Te dejamos un video que estuvo circulando por las redes hace unas semanas sobre la oferta de un empleo con demanda 24/7, los 365 días del año, sin descansos, ni horarios para comer, ni para dormir, y… ¡SIN PAGA!  ¿Quién aceptaría ese trabajo? Vale la pena que lo veas.

¿Crees que tu madre es o fue una buena líder?

Relacionadas

Comentarios