HistoriasManagement

3 enseñanzas de ‘El Principito’ para ser un líder coach

Este líder ayuda de manera activa a sus seguidores para que alcancen su máximo potencial. Este personaje de la literatura nos enseña cómo hacerlo.

30-04-2014, 2:06:50 PM
3 enseñanzas de ‘El Principito’ para ser un líder coach
Marcela Hernández y Hernández, Coach de Vida y Empresarial

Todos, sin excepción, hemos
pasado por esta etapa aunque, desafortunadamente, el tiempo y la experiencia nos han hecho perder mucho de la magia que nos
caracterizaba en nuestra niñez.

Trae a tu mente a una persona a
quien consideres un gran líder. ¿Qué
atributos lo definen? Es probable que pienses en cualidades importantes, tales como: autoridad, poder, influencia,
comunicación, carisma, éxito, inteligencia, entre muchos otros.

El
mundo empresarial de nuestros días, requiere no sólo de la presencia de grandes
líderes, sino de líderes coach. Aquellos que ayudan de manera activa a sus seguidores para alcanzar
su máximo potencial de liderazgo. Su
papel es aconsejar, apoyar y ser
facilitadores
para que los miembros del equipo cumplan con su trabajo.

Para
ser un líder coach, es necesario desarrollar otro tipo de competencias y curiosamente el entrañable
personaje
de un niño puede mostrarnos cómo. Me refiero al “Principito” de Antoine de Saint-Exupéry. A continuación las cualidades que tiene este personaje para convertirse en un líder coach.

1. Enfoque Múltiple

La historia del Principito,
describe la capacidad que tienen los niños para ver más allá de lo evidente. Es así que en la imagen
de un sombrero, encuentran a una boa que devora a su presa entera sin
masticarla, o bien, en el dibujo de una simple caja, encuentran a un cordero.

La habilidad de observar múltiples posibilidades en
donde ya hay un concepto prestablecido,  es uno de los mayores talentos que puede
tener un líder y la historia del Principito lo muestra. Un líder debe empoderar e incita a su equipo a que la
tengan la habilidad de ver múltiples posibilidades.

Un líder debe empoderar e incita a su equipo a que la tengan también.

Al Principito le agradaba la gente que se ocupa de algo más que de sí
mismos
. Es por eso que no logró entender y convivir más a fondo con el rey,
el vanidoso, el bebedor y el hombre de negocios, pues todos estaban muy
inmersos en ellos mismos y en sus necesidades. Un líder coach busca servir y colaborar con otros. No sólo
se remite a lo que él quiere, piensa y hace.

“El mejor patrón de hombres se mantiene por debajo de
ellos”. Laozi

2. No tomarse las cosas con tanta seriedad

“Los adultos sólo hablan de cosas serias” decía el Principito. Un
líder coach debe de tener la delicadeza de valorar
lo que es importante para los demás
y no sólo enfocarse en lo que es
valioso para él o lo que cree que debe de tomarse con seriedad.

Para el Principito era una flor.
Para otras personas puede ser su familia, amigos, sus ratos de esparcimiento,
su salud, etcétera. Un líder que respeta
el tiempo y la vida personal
de sus colaboradores genera vínculos estrechos
de confianza y compromiso por parte de sus seguidores.

3. Su capacidad para
hacer preguntas

El
Principito nunca renunció a una pregunta que haya hecho. Era su principal modo
de interactuar y conocer a otros. De avanzar en el camino.  Un
líder que indaga, muestra interés
, apertura y humildad. Lejos de pensar que
cuenta con todas las respuestas, incita
a que los demás piensen
y generen nuevas realidades.

En su libro El Arte de las preguntas poderosas, Eric E. Vogt, Juanita Brown y David Isaacs  mencionan que la utilidad del conocimiento
que adquirimos y la eficacia de las acciones que tomemos dependerán de la calidad de las preguntas que hacemos. Abren
la puerta al diálogo y al descubrimiento. Son una invitación a la creatividad y al pensamiento progresivo.

“El sabio no es el hombre que
proporciona las respuestas verdaderas, es el que formula las preguntas
verdaderas”. Claude Lévi Strauss

Te invito a
jugar

Si
pudieras desempolvar el baúl de los recuerdos y recuperar 3 de tus principales cualidades que tuviste en tu infancia

¿Cuáles
elegirías?

¿Cómo
mejorarían tu desempeño como líder o como miembro de un equipo?

¿Cómo
impactarían en tu vida personal?

¡Feliz día del niño! En honor a nuestros pequeños
maestros y al niño que vive en el interior de todos nosotros.

La autora es Coach Empresarial y de Vida y puedes seguirla en Twitter en @March_coach

Relacionadas

Comentarios