Estilo de VidaHistorias

10 reglas para elegir y organizar una cartera

Si eres de las personas que le dan poca importancia a este accesorio, debes saber que el modelo y uso adecuado puede decir cosas muy buenas de ti.

25-04-2014, 1:35:36 PM
10 reglas para elegir y organizar una cartera
César Albarrán

Seguro te ha pasado: estás en una comida de negocios y la otra persona saca su cartera para pagar la cuenta, de inmediato, casi sin pensarlo, tu mirada va hacia la billetera (haz la prueba, verás que sí sucede). Si la cartera es delgada y sobria, consideras que la persona es seria y organizada. Si es de esas carteras con velcro que usábamos en la secundaria, te entran serias dudas sobre su madurez.

Si la billetera parece que vivió sus mejores días hace ya varios años y la piel se encuentra escarapelada… pues no causa muy buena impresión.

Lo mismo sucede con la organización: ¿confiarías la planeación de un proyecto a alguien cuya cartera se desborda con recibos viejos y quien tiene que escarbar para encontrar su tarjeta de crédito?

La impresión que causamos se encuentra en los detalles y la cartera puede ser un arma para que te perciban como alguien organizado y con buen gusto.

Aquí, 10 reglas para elegir la cartera adecuada y organizarla como se debe.

Para elegirla:

Paso 1

Toma tu cartera actual y coloca sobre una mesa todo lo que contenga. Una vez que tengas ante ti la pila de recibos, fotos, credenciales que no usas hace meses, tarjetas de crédito y post-its ilegibles, haz tres pilas. En una coloca todo lo que usas día con día. En la otra pon lo que de plano no necesitarás en un futuro cercano. En la tercera identifica lo que se va directo al bote de la basura.

Una vez que hayas hecho esto, hazte a la idea de que en tu cartera sólo debes de cargar lo que hay en la primera pila. De seguro son tu identificación principal, una o dos tarjetas de crédito y tu tarjeta del seguro. Sí, así de poquito.

Paso 2

Una vez hecho esto, elige una cartera que sea perfecta para tus necesidades, no una cartera a la que tengas que acostumbrarte. ¿Para qué comprar una cartera con miles de compartimentos si únicamente emplearás unos cuantos?

Si compras algo más grande de lo que necesitas encontrarás la manera de llenarla casi sin darte cuenta y de pronto tendrás una cartera gruesa e incómoda. Elige si necesitas una con dos pliegues (bi-fold) o con tres (tri-fold).

Paso 3

¿Sueles viajar mucho? Te recomendamos una cartera con dos compartimentos para los billetes, de manera tal que los separes conforme a las divisas. ¿Qué tal este modelo Hide & Seek de Bellroy?

Paso 4

El material de la cartera es fundamental: como sucede con la ropa, la textura dice mucho de tu personalidad. La mayoría de las carteras son de piel, pero ésta varía en textura y grosor.

Piensa en tu atuendo diario o más común y qué tipo de piel va mejor con tu personalidad. También puedes tener dos o tres carteras y usar, por ejemplo, una de piel café para los fines de semana.

Recuerda que la piel necesita de cuidados y limpieza (el aceite natural de eucalipto es muy bueno para mantener brillante a la mayoría de las pieles).

Para organizarla:

1. Organiza los billetes según denominación

De esta manera tardarás mucho en pagos en efectivo y sabrás exactamente cuánto dinero tienes en la cartera. Asimismo, guarda un billete en uno de los compartimentos para tarjetas para emplearlo en caso de emergencia.

2. No olvides tus tarjetas de presentación

Muchas oportunidades de negocio se pierden por no tener tarjetas de presentación a la mano. Carga con unas cinco (no necesitas más a menos de que vayas a una convención o una junta numerosa) y tenlas en un compartimento de acceso fácil.

3. Olvídate de las monedas

El cargar con ellas debilita la piel de tu billetera y además ocasiona que se vea abultada. Carga con las monedas en el bolsillo y cada que llegues a casa échalas en un frasco. No hay mejor manera de ahorrar sin esfuerzo.

4. Prevenir es mejor que lamentar

Pídele a tu pareja o familia una tarjeta de presentación y tenla en la cartera con un mensaje que diga “Llamar en caso de emergencia”. Asimismo, imprime y cubre con mica un papel con tu tipo de sangre.

5. Contribuyente con estilo

Si necesitas pedir facturas constantemente, saca una copia de tu RFC y cúbrela con mica de una manera discreta. Causa muy mala impresión sacar un papel arrugado durante una comida de negocios.

Relacionadas

Comentarios