'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Perspectivas México: ¿Qué puede salir mal?

Consumidores y compañías se sorprenderán por el crecimiento en la segunda mitad de 2014 a medida que genera una mayor demanda en la economía.

25-04-2014, 8:07:59 AM
Perspectivas México: ¿Qué puede salir mal?
Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México de BofAML

La confianza del consumidor colapsó en enero de 2014. Cayó 15.5% interanual hasta 84.5, su nivel más bajo desde abril de 2010. Varios analistas apuntan que esto es un factor importante de otro año con crecimiento decepcionante en México.

Sin embargo, la confianza del consumidor puede ser un indicador adelantado o de rezago en la actividad económica, dependiendo del choque que afecte a la economía.

En este caso, desde nuestra perspectiva, se trata de un indicador de rezago, mismo que refleja la decepción que tuvieron los consumidores con el crecimiento en 2013 y el mal humor de los consumidores (y de las compañías) después del aumento de los impuestos.

Sobre esto último, el recién anunciado pacto de que no habrá nuevos impuestos trae certeza a los consumidores e inversionistas mexicanos, por lo menos hasta noviembre de 2018.

En nuestra opinión, los consumidores y las compañías se sorprenderán por el crecimiento en la segunda mitad de 2014 a medida que el crecimiento, derivado de las exportaciones y el gasto público, genera una mayor demanda en la economía.

Y parece que lo peor ya pasó, ya que la confianza en el consumidor ya ha aumentado en un 3% mensual en febrero y un 4.27% mensual en marzo, después de cinco meses de caídas consecutivas.

El crecimiento puede tardar en llegar

Debido a una desaceleración al final de 2013 y algunos indicadores débiles al inicio de 2014, el crecimiento puede tardar en llegar. La recesión podría persistir en el primer trimestre de 2014, dados los impuestos más altos y también porque el clima ha retrasado al sector manufacturero al inicio del año en Estados Unidos.

Si ese es el caso, el segundo trimestre de 2014 será la transición y el régimen de crecimiento se restablecerá posteriormente en la segunda mitad del año, estableciendo el crecimiento del 2014 alrededor del 3.5%. El crecimiento desde el primer semestre de 2014 al primer semestre de 2015 podría ser mayor a 4%.

En el peor de los escenarios, la recesión dura en nuestras estimaciones lo que duran en promedio las recesiones: 7 trimestres. Le damos poca probabilidad a esto debido a que: 1) esta fue una recesión leve; 2) son muchas las variables las que muestran que lo peor ya pasó y 3) las políticas fiscal y monetaria han dado resultados.

Crecimiento en EU estaría por debajo de expectativas

Quizá el factor más importante detrás de nuestra postura a la alza para el crecimiento en 2014, es el crecimiento en Estados Unidos. Estamos de acuerdo con nuestro equipo de economistas para este país en que la economía estadounidense está lista para crecer de manera consistente, a tasas que rondan el 3%, con los balances para los consumidores, las compañías y el gobierno en mejor forma.

Sin embargo, la serie de datos por debajo de las expectativas de principios del año siembre una duda sobre esta postura. Al igual que nuestros economistas para EU, atribuimos esto al muy mal tiempo en invierno a lo largo de Estados Unidos, y parece que los datos recientes están de nuestro lado, incluyendo las nóminas no agrícolas de febrero y las ventas de autos en marzo.

Desde nuestra perspectiva, si la economía de Estados Unidos crece al 2%, en lugar de al 2.8%, entonces la economía mexicana crecería a 2.8% en lugar de 3.5%. En contraste, si la economía de Estados Unidos aumenta a 3.5% interanual, el crecimiento de México se puede acercar al 4%.

Estricta política fiscal en 2014

Un gasto público menor al esperado o un impacto negativo del incremento en los impuestos mayor de lo esperado podrían invertir la política fiscal de expansionista a contraccionaria.

El gasto público podría verse afectado por ingresos menores a los esperados derivados de la reforma fiscal. Por otro lado, el impacto de los impuestos más altos podría ser subestimado por la Secretaría de Hacienda, en ese caso, la reducción de la renta disponible podría ser más alta. Si el impulso fiscal es de -0.5% del PIB, por ejemplo, nuestro pronóstico del crecimiento del PIB en México podría moverse a 2.5%

Otros riesgos para nuestro pronóstico de crecimiento

No prevemos que la escasez de gas se repita en 2014, pero si sucede podría afectar al crecimiento una vez más. Las importaciones de Perú y otros países han transformado el problema de cantidad en un problema de precios, lo cual es menos negativo para el crecimiento.

Prevemos un aumento marginal en la producción de petróleo, pero una caída en la producción podría afectar a la producción industrial directamente. Menores ingresos petroleros para el gobierno, ponen restricciones sobre cuánto puede el mismo aumentar el gasto público.

Un precio más bajo del petróleo también es un riesgo. Esto podría provenir de un aterrizaje forzoso de la economía china, en lugar de uno más suave, que es el que prevemos como escenario base (China con un crecimiento de 7.2% interanual en 2014, recorte reciente desde un 7.6% interanual).

Relacionadas

Comentarios