Estilo de VidaHistorias

Obesidad, cuando más kilos se traducen en menos dinero

El cambio de guardarropa es lo de menos, las consultas médicas y hasta operaciones gástricas impactan a la economía nacional y a tu bolsillo.

24-04-2014, 5:02:09 PM
Obesidad, cuando más kilos se traducen en menos dinero
Sergio Gil Franco

La modernidad nos ha facilitado las tareas en prácticamente todos los ámbitos de la vida. Sin embargo, también ha traído dos de los hábitos más letales a los que se ha enfrentado el hombre: el sedentarismo y mala alimentación. Estas malas prácticas invariablemente tienen un efecto en la economía nacional y en el bolsillo personal.

Según la Secretaría de Salud del DF, el 25% de las incapacidades laborales se deben a padecimientos relacionados con la obesidad, y tres de cada cuatro camas de hospital están ocupadas por pacientes con enfermedades relacionadas con este mal.

“La obesidad es una enfermedad que puede tener consecuencias o complicaciones. Así que una valoración oportuna ayuda a determinar hasta dónde se pudieron afectar otros aparatos y sistemas anatómicos. Pero también permite atender situaciones en cualquier etapa de la vida, como esquemas de nutrición durante el embarazo y la lactancia, definición de hábitos alimenticios para un deportista de alto rendimiento, o el diseño de dietas especiales para la convalecencia de alguna operación o debido al padecimiento de alguna enfermedad crónico-degenerativa”, señala David Montalvo Castro, presidente del Colegio Mexicano de Bariatría.

Para hacer frente a este desafío, la OCDE recomendó en 2013 a México,
impulsar un paquete de medidas que incluyen educación en materia
sanitaria, regulación de publicidad dirigida a niños e impuestos a la
comida combinados con subsidios por “un costo anual de 12 dólares por
persona”.

Sobrepeso que no deja dormir

Si bien el sobrepeso es un problema de salud pública, en lo particular puede provocar serios estragos en nuestros bolsillos.

Tener unos kilos de más puede afectar la calidad del descanso debido a que el diafragma debe luchar con el volumen del abdomen para poder llevar aire a los pulmones, lo que provoca alteraciones como apnea del sueño, mejor conocida como insomnio

Esto se refleja en la disminución de la productividad durante las jornadas laborales e incluso puede llevar a la pérdida del empleo. Si la apnea del sueño va acompañada de ronquidos, las consecuencias pueden ser mayores al afectar el sueño de otros miembros de la familia.

Entre más kilos, más caro

Estar un poco pasado de peso puede no ser grave mientras las sustancias bioquímicas se mantengan en niveles normales, pero una vez que estás en sobrepeso… ¡Cuidado!

El menor de los males es un impacto en tu bolsillo por tener que cambiar tu guardarropa por el aumento de talla, pero el costo aumenta si requieres usar uniformes para desempeñar tu trabajo.

Por ejemplo: en el caso de la industria de la aviación, donde las líneas aéreas vigilan que el uniforme se use de manera correcta y por lo tanto se busca que no haya una gran variación en la talla de cada empleado.

La problemática crece conforme crece el padecimiento. En cualquier caso, hay que considerar que una consulta con un médico bariatra, que es el especialista para el control de peso, puede costar de $300 (en un consultorio particular) hasta $1,800 pesos (en un hospital de alta especialidad). Por lo general se requiere de varias consultas para resolver el problema de sobrepeso.

También vale la pena realizarse un estudio de química sanguínea completa, al menos una vez al año, cuyo costo es de alrededor de $1,000 pesos. Esto es porque a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el diagnóstico de obesidad se da a partir de un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o mayor a 30:

Índice de Masa Corporal =  Peso en kilogramos ÷ Estatura en metros al cuadrado

IMC = Kgs ÷ Mts2

Sin embargo, dicho indicador no contempla de qué están hechos esos kilos. Por ejemplo, si una persona tiene un IMC de 25 (es decir que no llega a obesidad), pero tiene un porcentaje de grasa muy elevado, entonces su metabolismo se va a comportar como si fuera obesa.

Tratamientos

Nivel 1. Cuando solo se requiere un control de peso y no hay complicaciones, el asunto se resuelve modificando la dieta, lo que requiere de pocas consultas y establecer un régimen adecuado.

Nivel 2. Se debe implementar un programa profesional para la corrección de los hábitos alimenticios cuando los niveles de glucosa, triglicéridos u otros bioquímicos se encuentran en niveles alarmantes, porque implica una vigilancia estrecha al paciente. Por eso es necesario acudir a consulta cada semana y después se van espaciando conforme se estabilizan los niveles y se logra mayor disciplina del paciente.

“La Norma Oficial Mexicana establece que la pérdida de peso debe ser de un kilogramo por semana, aunque a veces debe hacerse con mayor velocidad si el estado de salud así lo exige, pero siempre bajo supervisión médica”, apunta Montalvo Castro.

Además de las consultas, puede requerir tomar suplementos alimenticios que ayuden a la pérdida de peso, cuyo precio oscila de $100 a $500 pesos.

Nivel 3. Hay ocasiones en que además de las consultas y los suplementos, también se requiere de medicamentos anorexigénicos, para reducir el hambre, los cuales no son peligrosos si se respeta la dosis y la forma indicada de tomarlos. El precio puede ir de $150 a $1,000 pesos y requieren receta médica.

Nivel 4. Cuando el paciente no ha respondido a los tratamientos anteriores, se llega a la etapa en que la única solución es someterse a una cirugía bariátrica, que puede significar un desembolso de $80 mil a $180 mil pesos, dependiendo del tipo de hospital donde se realice. Estas cirugías pueden ser las siguientes

Instalación de una banda gástrica. Sirve para retardar el llenado del estómago y provoca una pronta sensación de saciedad.
Bypass Gástrico. El estómago se reduce de tamaño y se conecta directamente al intestino delgado, reduciéndose así la absorción calórica y de nutrientes, además de que se reduce la cantidad de alimento que puede comer.
Gastrectomía. Se extirpa la parte más distensible del estómago, dejando un tubo gástrico delgado.

“El bypass gástrico es el que mejores resultados da a largo plazo; sin embargo, hay que hacer una rigurosa selección de los candidatos ya que este tipo de intervenciones son irreversibles. Por eso es importante que el paciente entienda que se trata de un cambio para toda la vida, que|

Debido a que se reduce el tamaño del estómago, el paciente deberá comer hasta siete veces al día el equivalente a una taza de 240 mililitros, y este alimento debe ser muy nutritivo ya que se reduce la capacidad de absorción de nutrientes y estos debe aprovecharse al máximo”, enfatiza el presidente del Colegio Mexicano de Bariatría.

Los problemas de sobrepeso no solo afectan a la salud, sino también a tus finanzas. Por eso mejor considera las implicaciones económicas cuando empieces a notar esos kilitos de más.

Relacionadas

Comentarios