HistoriasManagement

Lecciones de Cervantes para fracasados con éxito

A casi cuatro siglos de su muerte, el gran autor y su obra se han convertido en un gran referente literario para grandes empresarios y líderes del mundo.

23-04-2014, 2:03:53 PM
Lecciones de Cervantes para fracasados con éxito
Altonivel

Este miércoles 23 de abril de 2014, como cada año, España entregó el Premio Cervantes de Saavedra a una mujer mexicana: Elena Poniatowska. Este premio, considerado el Nobel de las letras hispanoamericanas, está dedicado a un grande de la literatura mundial que un día como hoy pero de 1616, murió en su casa acompañado por su esposa.

Hoy, todo mundo conoce la historia del gran Don Quijote de la Mancha, pero ¿cuántos saben de la vida del autor? Cervantes Saavedra es un ejemplo de que el fracaso puede llevar al éxito, y que en muchas ocasiones, el éxito se debe a aquellos quienes confiaron en nosotros.

Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares, en España y su vida estuvo llena de polémicas y fracasos, empezando por sus padres. De su madre solamente se tiene registro de su nombre: Leonor Cortinas, madre de 7 hijos; y su padre, Rodrigo Cervantes reconocido como cirujano, pero también como vividor, borracho y con grandes problemas de apuestas.

Aunque muchos de los datos históricos son inciertos, hay historiadores que creen que Miguel de Cervantes careció de estudios – aunque en su obra “El coloquio de los perros” hace alusión a sus años de escuela en el colegio de jesuitas-.  Y es hasta 1566 cuando aparece el primer registro de haber participado en el Estudio de la Villa, donde conoció a Juan López de Hoyos, quien en 1569 publica un libro sobre la enfermedad y muerte de la reina Isabel de Valois y en la que Cervantes participa con sus dos primeras obras publicadas: nuestro caro.

Antes de ser reconocido por sus obras, Cervantes fue soldado. Se incorporó a la milicia el mismo año en que se publicaron sus obras y dos años después combatió en la batalla de Lepanto contra los turcos, donde se ganó el nombre de “El manco de Lepanto”, al quedar malherido de un brazo durante la batalla. Este era el comienzo de una larga lista de tragedias en las que fue partícipe.

Para 1575, cuando pretendía regresar a España, Cervantes Saveedra fue capturado por los turcos y sentenciado al cautiverio por cinco años. Cuando regresó a Madrid en 1581, su familia estaba en la ruina. Tiempo después se casa con Catalina Salazar y Palacios, una joven de 19 años, con quien vivió dos años tormentosos. Para 1985, su primera obra, La Galatea, vería la luz por primera vez.

Sin éxito intentó incursionar en el teatro ya que su vida militar estaba destrozada. Al ver su poca fortuna, en Andalucía, fue comisario de abastos y reclutador de impuestos, donde acaba en la cárcel, acusado de irregularidades en sus cuentas. También fue enemigo de la iglesia, la cual lo excomulgó tres veces mientras éste intentaba cobrarle los impuestos que ésta debía.

El resto de su historia es más conocida. A pesar de las fuertes críticas hacia sus obras y a pesar de su vida llena de tragedias, Cervantes Saavedra -motivado por su pasión de escribir- publica cinco obras, entre ellas la más grande de todos los tiempos, “Don Quijote de la Mancha”, el libro más editado y traducido de la historia, sólo por debajo de La Biblia. 

El Quijote, la inspiración del empresario Eulalio Ferrer

Conocido por encabezar distintos proyectos culturales en México y España, Eulalio Ferrer fue el mecenas de uno de los tesoros más grandes de México, “El Museo Iconográfico del Quijote”, ubicado en la ciudad de Guanajuato.

Nacido en Santander, España, Ferrer fue exiliado en 1940, lugar donde tuvo su impactante encuentro con Saavedra.

“Cuando entré al campo de concentración Argeles sur Mer, como exiliado que perdió la Guerra Civil española, un miliciano me ofreció un libro a cambio de una cajetilla de cigarros; llevaba una que me habían dado al pasar la frontera y no fumaba; entonces, la cambié por el libro. Lo metí a la mochila y entré al campo de concentración, donde no había bancas, ni nada; había que dormir sobre la arena y mi almohada era la mochila.“Al día siguiente, al sacar el suéter que llevaba para abrigarme porque hacía mucho frío, vi el libro, que era Don Quijote de la Mancha, una edición de Calleja de 1912. Imagine a un muchacho de 19 años leyendo todos los días a Don Quijote como único libro y con una obsesión casi religiosa, porque todo lo idealizaba”, (Fragmento tomado de La Jornada, Entrevista con Eulalio Ferrer, 2007).

Ahí, a su temprana edad, decidió tener un propósito en la vida, difundir las enseñanzas de ‘Don Quijote’. Fue un gran amante de la cultura y la literatura, dejando huellas imprescindibles para el mundo y para México.

Ferrer impulsó los Coloquios Cervantinos celebrados en la ciudad de Guanajuato, se encargó no sólo de difundir la obra de Miguel de Cervantes, sino de dejar un legado cultural en nuestro país cada año. 

Las enseñanzas de ‘Don quijote de la Mancha’

Existe un gran impacto de esta para cada uno de sus lectores, y esto, no es la excepción para el ámbito empresarial. Expertos en temas de liderazgo y coaching se ha encargado de estudiar esta obra y de transmitir sus enseñanzas a empresas y colaboradores.

Juan Carlos Cubeiro, experto español en temas de liderazgo y RRHH, asegura que esta obra trae consigo siete lecciones que ningún profesionista debería dejar pasar desapercibidas. 

Lección 1. La lucha por tus ideales

“Ama no lo que eres, sino lo que puedes llegar a convertirte”, indica el libro. El profesionista está en constante ir y venir, descubriendo su verdadero fin y su verdadera personalidad. Para Cubeiro, El Quijote es un gran ejemplo de que los líderes se hacen trabajando en conseguir sus ideales, nacen y se hacen en el camino. 

Lección 2. Serenidad y Confianza

Es una de las más grandes enseñanzas para los líderes e nuestras empresas. La capacidad de Don Quijote para transmitir su conocimiento y vivencias a Sancho, incluso en los momentos de gran estrés y complejidad, son una buena lección por aprender. 

Lección 3. Perseverancia

Nada se consigue sino a través dela perseverancia. Los grandes empresarios aseguran que es uno de los secretos para alcanzar el éxito. Prepararse y ser perseverante son la fórmula perfecta. 

Lección 4, 5 y 6. Valora a las personas

Mucho hemos hablado sobre la necesidad de generar programas donde el personaje principal sea tu gente. Es importante aprender a valorar el aporte de cada uno de nuestros colaboradores en la empresa, así como recompensar sus esfuerzos. 

Lección 7. Influenciar por autoridad moral

Es una de las grandes características de los grandes líderes, saber que la mejor manera de enseñar es a través del ejemplo y la asertividad. La comunicación y la lealtad; todo esto genera un estado de confianza y pertenencia. 

Frases y citas célebres de la obra “Don Quijote de la Mancha”

 • Dad crédito a las obras y no a las palabras.

Bien predica quien bien vive.

Cada uno es como Dios le hizo, y aún peor muchas veces.

“Yo sé quién soy–respondió don Quijote–, y sé que puedo ser no sólo los que he dicho, sino todos los doce Pares de Francia, y aun todos los nueve de la Fama, pues a todas las hazañas que ellos todos juntos y cada uno por sí hicieron, se aventajarán las mías”.• “Aunque bien sé que no hay hechizos en el mundo que puedan mover y forzar la voluntad, como algunos simples piensan; que es libre nuestro albedrío, y no hay yerba ni encanto que le fuerce”.

“Cuanto más, que desnudo nací, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano”.

“Este mi amo, por mil señales, he visto que es un loco de atar, y aun también yo no le quedo en zaga, pues soy más mentecato que él, pues le sigo y le sirvo, si es verdadero el refrafán que dice: ‘Dime con quién andas, decirte he quién eres’, y el otro de ‘No con quien naces, sino con quien paces'”.

“No comas ajos ni cebollas, porque no saquen por el olor tu villanería. Anda despacio; habla con resposo; pero no de manera que parezca que te escuchas a ti mismo; que toda afectación es mala. Come poco y cena más poco; que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. Sé templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto, ni cumple palabra. Ten cuenta, Sancho, de no mascar a dos carrillos, ni de erutar delante de nadie”.

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”.

“Entre los pecados mayores que los hombres cometen, aunque algunos dicen que es la soberbia, yo digo que es el desagradecimiento”. 

“Advierte, Sancho–dijo don Quijote–, que el amor ni mira respectos ni guarda términos de razón en sus discursos, y tiene la misma condición que la muerte: que así acomete los altos alcázares de los reyes como las humildes chozas de los pastores, y cuando toma entera posesión de una alma, lo primero que hace es quitarle el temor y la vergüenza”.

¿Cuáles son las enseñanzas que han marcado tu liderazgo de esta gran obra?

Relacionadas

Comentarios