ActualidadHistorias

Corte de EU analizará hoy caso Argentina vs. Tenedores

Hoy, este tribunal analizará el conflicto legal entre la nación sudamericana y los inversores en bonos del país que rechazaron su oferta de reestructuración de deuda.

21-04-2014, 10:53:00 AM
Corte de EU analizará hoy caso Argentina vs. Tenedores
Reuters

La bolsa argentina caía tras los primeros negocios del lunes en una plaza que se mantiene atenta a la Corte Suprema de Estados Unidos, que tratará una disputa legal entre el país sudamericano y los inversores en bonos del país que rechazaron dos ofertas de reestructuración de deuda.

El índice líder Merval de Buenos Aires caía un 0,78 por ciento a 6.399,41 puntos a las 11.45 hora local (1445 GMT), liderado por la merma anotada en acciones energéticas.

El máximo tribunal estadounidense escuchará el lunes a las partes en una apelación realizada por Argentina contra una decisión judicial que le permitiría a un fondo de cobertura acceder a datos sobre activos del país sudamericano fuera de Estados Unidos con fines de embargo.

El tratamiento de la Corte estadounidense es el preludio a un litigio mayor, en el que Argentina está desafiando una orden judicial para que pague 1.330 millones de dólares a los llamados inversores en bonos “holdouts“, que el Gobierno argentino califica despectivamente como “buitres”, o enfrente un potencial incumplimiento de pagos si se rehúsa a hacerlo.

Pelea entre Argentina y tenedores de bonos impagos llega a Corte Suprema de EEUU

La Corte Suprema de Estados Unidos tratará este lunes la disputa legal entre Argentina y los inversores en bonos del país que rechazaron dos ofertas de reestructuración de deuda tras el masivo incumplimiento de pagos argentino del 2002.

El caso que los nueve magistrados de la corte abordarán se refiere a si los inversores pueden obligar a bancos de Nueva York, con los que trata Argentina, a revelar información sobre los activos no estadounidenses del país, en momentos en que los bonistas buscan que les devuelvan sus inversiones.

El caso de alguna manera es la puerta de entrada antes del asunto principal.

La Corte Suprema podría decidir en junio si se hace cargo del caso, que no se debatiría ni se decidiría hasta el próximo período de la corte que comienza en octubre y termina en junio de 2015.

Argentina ha estado luchando por una década con los tenedores de bonos liderados por los fondos de cobertura NML Capital Ltd, una unidad de Elliott Management Corp del magnate Paul Singer, y Aurelius Capital Management.

Argentina sostiene que los fondos compraron la mayor parte de la deuda con un descuento muy grande tras el “default” y buscaron frustrar los esfuerzos de reestructuración del país.

Los acreedores del 93 por ciento de los bonos argentinos sí participaron en dos canjes de deuda en 2005 y 2010, aceptando entre 25 y 29 centavos por cada dólar que habían invertido.

Si bien los dos casos presentan diferentes cuestiones legales, ambos se refieren en general al margen de la inmunidad soberana, que es el principio legal que establece límites sobre cuándo un Estado-nación puede ser demandado.

Los inversores en los bonos han adoptado una estrategia de litigio que apunta a sortear esos límites.

Theodore Olson, un abogado de NML, dijo que ambos casos se refieren al “incumplimiento de Argentina de sus obligaciones y su rechazo durante décadas a honrar esas obligaciones legalmente vinculantes en las que incurrió voluntariamente para recaudar capital en los mercados financieros estadounidenses”.

Tratamiento equitativo

Un fallo sobre el caso del lunes se prevé para fines de junio.

Los observadores de ambas partes estarán atentos a los argumentos y al fallo para tener pistas sobre cómo actuarán los jueces de la corte en el segundo caso de Argentina, al que se refieren como ‘pari passu‘.

Las cláusulas ‘pari passu’, que se incluyen habitualmente en los contratos de colocaciones de deuda, requieren un tratamiento equitativo para los inversores.

El caso ‘pari passu’ podría tener consecuencias para otros países que eventualmente enfrenten defaults y para el mercado de bonos en su conjunto, según Brett House, del Centro para la Innovación de la Gobernanza Internacional, un grupo de expertos que tiene su sede en Waterloo en Ontario.

Un fallo contra Argentina podría tener un efecto dañino para el papel que tiene Nueva York en la emisión de bonos, dijo House.

“Nadie deseará emitir deuda si puede terminar siendo contraproducente”, dijo.

El Gobierno de la presidenta Cristina Fernández se enfrenta a una alta inflación, un bajo crecimiento económico y una caída de las reservas internacionales del banco central.

Una victoria en el primero de los casos judiciales probablemente sea usada por el Gobierno argentino como evidencia de que los bonistas no tienen un argumento legal fuerte en el segundo.

“Podría leerse de esa manera. Pero otra cosa es decir que esa sea la lectura correcta”, dijo Daniel Marx, un economista que en el pasado fue funcionario de finanzas del Ministerio de Economía argentino.

El gobierno argentino se abstuvo de comentar los litigios.

El grupo G24 de naciones de mercados emergentes, que incluye a Argentina, realizó la semana pasada una declaración en la que enfatiza en la importancia de una victoria argentina.

“Cualquier resolución que incentive la conducta depredadora de los ‘holdouts’ socavaría la arquitectura básica del crédito soberano y la resolución de las deudas”, dijo el comunicado.

Barcos y satélites

El caso del lunes tiene que ver con los esfuerzos de NML para poner en vigor unos fallos judiciales estadounidenses que ya consiguió contra Argentina.

La única forma en que puede hacerlo es rastreando activos argentinos en Estados Unidos y otras partes del mundo.

NML dice que ganó fallos valorados en unos 1.700 millones de dólares pero ha tenido poco éxito en quedarse con activos porque el proceso legal es complejo y se resuelve caso por caso.

Entre los activos que NML ha tratado de incautar hasta ahora se encuentran una fragata argentina que estaba fondeada en Ghana y un contrato con el sitio privado de lanzamientos de satélites SpaceX en California.

En la cuestión ante la Corte Suprema, el tema es si NML puede hacer valer pedidos contra Bank of America Corp y Banco de la Nación Argentina que buscan información sobre los activos no estadounidenses de Argentina.

En agosto de 2012, la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito Federal de Estados Unidos en Nueva York dijo que NML podía solicitar la comparecencia de los bancos para que entreguen la información.

En documentos judiciales, los abogados argentinos dicen que su inmunidad soberana, como está definida en una ley federal conocida en inglés como “Foreign Sovereign Immunities Act” (“Ley de Inmunidad Soberana Extranjera”), se extiende al tipo de información que busca NML a través de las citaciones.

El Gobierno estadounidense respalda a Argentina en el primero de los casos, argumentando que los fallos de las cortes de instancias menores socavan la inmunidad soberana.

Washington respaldó a Argentina en el caso de ‘pari passu’ en los tribunales de primera instancia, pero todavía no ha dicho si lo haría también ante la Corte Suprema.

Es debido a la dificultad de incautar activos uno por uno que NML y los otros inversores “holdouts” trataron otra estrategia, lo que llevó al caso ‘pari passu’ que está pendiente en la Corte Suprema.

El argumento de NML es que cuando Argentina paga su deuda por los bonos reestructurados, también tiene que pagar una proporción de ese dinero a los inversores que no aceptaron las reestructuraciones.

La corte de apelaciones de Nueva York respaldó ese argumento en agosto de 2013. El fallo fue suspendido hasta la revisión de la corte suprema.

Los tenedores de bonos dijeron estar dispuestos a negociar mientras que Argentina respondió al fallo con una propuesta de canje voluntario de deuda externa a cambio de bonos emitidos bajo jurisdicción argentina.

Como la presidenta Fernández prometió que nunca pagará a los “holdouts”, el caso plantea la posibilidad de otro incumplimiento de la deuda argentina si finalmente pierde el litigio.

Argentina pone a prueba la astucia de Elliott

Argentina está poniendo a prueba la astucia de Elliott Management en la Corte Suprema de Estados Unidos. Dos casos están desafiando la capacidad de NML Capital, una filial del fondo de cobertura, para eludir leyes que blindan a los activos del país.

Los jueces están atendiendo a una de ellas mientras consideran si verán otra sobre el pago a acreedores no reestructurados. Los argumentos que se presenten en el primer caso pueden revelar que tan creativos serán los esfuerzos para el segundo.

Las naciones en problemas generalmente pueden refugiarse en su inmunidad frente a las demandas para evadir sus obligaciones financieras y mantener sus activos fuera de alcance. Así es esencialmente como Argentina se han mantenido firme frente a NML y otros acreedores que desdeñaron canjes de bonos en 2005 y 2010.

El fondo de cobertura, sin embargo, usó tácticas cautas para eludir la inmunidad soberana. Tras ganar un juicio de más de 1.300 millones de dólares por bonos incumplidos, NML demandó a Bank of America y a la oficina del Banco de la Nación Argentina en Nueva York, no sólo para hacerse con dos cuentas argentinas, sino para revelar la ubicación de cualquier fondo en el exterior.

Argentina argumenta que forzarle a revelar esa información violaría su soberanía. Una corte federal no estuvo de acuerdo y aceptó la original visión de NML de que la demanda es contra los bancos y no contra Argentina. Los jueces considerarán este argumento el lunes.

El fondo de cobertura ha asumido un enfoque aún más controversial en el segundo caso. Persuadió a la misma corte que bloqueara los pagos de Argentina a los acreedores que cambiaron la deuda incumplida, sino se pagaba además a NML.

El país de nuevo argumentó que la inmunidad soberana impide a los jueces decirle cómo gastar su dinero. La firma respondió que la orden se aplica al fideicomiso en Nueva York que hace los pagos, no a Argentina, y por eso es legal. La corte estuvo de acuerdo.

Países extranjeros y otros, que están preocupados porque la decisión socave las reestructuraciones de bonos, respaldan el pedido de Argentina para una revisión de la Corte Suprema. Otros dicen que los deudores deben cumplir sus obligaciones y recomiendan que los jueces no lo hagan.

La corte rechaza la mayoría de los casos y éste involucra contratos estatales y otros factores que hacen que una audiencia sea poco probable.

El comodín es el primer caso. Si lleva a los jueces a interpretar la inmunidad soberana ampliamente, podrían querer aplicar esa visión para revertir las decisiones en ambos casos. Es una extensión, pero los argumentos para acorralar a Argentina han sido hasta ahora demasiado inteligentes como para resistir.

Relacionadas

Comentarios