HistoriasMicrositio

3 reglas de lenguaje corporal para inspirar confianza

El lenguaje corporal y la inteligencia emocional van de la mano, tu cuerpo expresará tus emociones, así que debes estar relajado. Aquí te decimos cómo lograrlo.

16-04-2014, 2:28:23 PM
3 reglas de lenguaje corporal para inspirar confianza
David Navarro, Imagen Excellence

La manera en que te perciben determina tu éxito. Por ello la gran importancia de
tu lenguaje corporal. Todos podemos
dejar de hablar pero no de comunicarnos. Más del 90% de lo que expresas lo
dices sin palabras, tu cuerpo se encarga de hacerlo. Nadie escapa al poder del lenguaje corporal.

Nadie puede parecer lo que no cree de sí mismo.

Sólo si crees que puedes
proyectar confianza y seguridad
podrás hacerlo, únicamente si crees y deseas parecer confiable y empático lo
lograrás. El lenguaje corporal y la inteligencia
emocional
van de la mano, tus emociones son expresadas por tu cuerpo. La inseguridad encontrará un camino para
expresarse, al igual que la determinación, seguridad y sensación de ser
confiable.

3 reglas infalibles
para siempre inspirar confianza

1. Para que los demás confíen en ti debes primero tú inspirarles confianza
(nadie puede dar lo que no tiene).

2. Tu atención debe dirigirse al 100% a tu interlocutor (sólo de esa manera le harás saber “tú eres importante
para mí”).

3. Tu empatía es crucial para conectarte
emocionalmente
con la situación de la otra persona: si vas a saludar,
conéctate con el gusto de saludarle; si vas a resolver un problema conéctate
con la sensación “cómo me sentiría yo en una situación igual”.

El gran secreto

Toda postura rígida de
inmediato comunica inseguridad. El nerviosismo
y la inseguridad se detectan en la cara,
tu postura y la rigidez
de tus manos y pies.

El secreto principal está en “tu relajación”, para lograr esta
condición es preciso que antes hayas observado tu postura al estar de pie y
concentrarte en la imagen que deseas dar.

Nadie corrige efectivamente su lenguaje corporal sin antes observarse a
sí mismo.

Una vez consciente de la
importancia de tu relajación, presta atención a los siguientes consejos:

1. Tu postura refleja tu seguridad

La manera en que proyectas
seguridad al estar de pie es tal vez
uno de los  trabajos más difíciles de
lograr. ¿Te preguntarás por qué? Porque para reflejar seguridad tu postura debe
“lucir natural”, jamás mecanizada o
fingida.

►Tu mentón debe de siempre estar a 90 grados, jamás más abajo, pues
reflejarás inseguridad, ni más arriba de este ángulo, ya que comunicarás
arrogancia.

►Mantén la espalda recta pero no subas el pecho,
el secreto está en echar los hombros un poco hacia atrás.

►Tus piernas deben estar relajadas, con una abertura natural al ancho de
los hombros.

2. ¿Qué hacer con las manos al estar de pie?

Todos al cuidar nuestra
postura de pie nos hemos preguntado “¿qué hago con las manos?”. Muy sencillo,
estando de pie da un pequeñísimo paso
hacia atrás con la pierna derecha
(con la izquierda si eres zurdo) y flexiona ligeramente la rodilla de la pierna
que quedó al frente. De esta manera reflejarás mayor seguridad y, además, tus brazos de manera natural y
automáticamente quedarán un poco delante. La sensación urgente de ocuparlas se
disminuirá de inmediato.

3. Saluda bien, atento y relajado

Saludar de mano muchos
pensamos que es un acto de cortesía únicamente, hoy aprenderás que además es una
gran oportunidad para inspirar confianza y liderazgo en los negocios. Es el
primer contacto táctil con el que se inicia una relación, un trato, una venta,
una solución.

►Ve a los ojos de quien
saludas, no a la mano.

►Tu palma de la mano ofrécela
de manera recta y los dedos extendidos.

►No cierres la mano antes de
tiempo: tu pulgar debe embonar perfectamente con el de tu interlocutor. Es
hasta ese momento que debes dar el apretón. El 90% de las personas no es
consciente de este pequeño pero trascendental detalle.

►Da un apretón firme, sin destrozar
la mano ni dar un saludo débil.

►¡Sonríe! A todos nos agrada
más tratar con gente amable y sonriente que con gente seria e inexpresiva.
Recuerda la última vez que alguien te saludó y experimentaste la sensación de
que le daba lo mismo saludarte o no.

4. Cuida tu tono y volumen de voz

Si creías que tu voz
pertenece al mundo de la imagen verbal, te equivocaste. Son las palabras que
dices las que forman parte de esa área, pero tu tono de voz y volumen expresan mensajes no verbales, como tu
seguridad, calma, enojo, ansiedad, etc.

Al presentarte nunca olvides
decir tu nombre con seguridad y un volumen un poco más alto del que
acostumbras.

Como dije anteriormente tu tono de voz se asocia con tus
emociones. Un mensaje como “Qué tal, es un
placer conocerte”
es posible imaginarlo en un tono alegre, serio, enojado,
indiferente, frío. Debes de hacer congruente el tono de tu voz con el mensaje
que deseas proyectar y si tu deseo es inspirar confianza ¿lo dirías muy serio

Recuerda, para que los demás
confíen en ti primero debes tú inspirarles confianza y, como te habrás dado
cuenta esto requiere de práctica constante y consciente. La próxima vez que
interactúes con alguien sé atento a tu lenguaje corporal y cuida cada uno de
los aspectos que influyen en la manera en que deseas ser percibido.

El autor es consultor en Imagen Pública y Director General de Imagen
Excellence. Cuenta con más de 10 años de experiencia, en los cuales ha
capacitado a altos ejecutivos y grandes empresas en áreas de la
vestimenta de negocios, lenguaje corporal, protocolo ejecutivo y hablar
en público. Síguelo en Twitter @DaavidNavarro  www.imagenexcellence.com

Relacionadas

Comentarios