HistoriasManagement

ABC para tomar decisiones difíciles

La toma decisiones en la vida y en la empresa ocurren todo el tiempo, pero hay algunas complejas que necesitan un protocolo y Weissmann lo explica.

16-04-2014, 1:01:36 PM
ABC para tomar decisiones difíciles
Tatiana Gutiérrez

Todos los días estamos expuestos a la asertividad y al error. Como profesionistas enfrentamos, día con día, retos que nos permiten mejorar, o no, nuestra reputación profesional: le llamamos decisiones. Sin embargo, no todas las decisiones que tomamos suelen ser las mejores o las más optimas, ¿A qué se debe esto? ¿Existe un manual para tomar decisiones? ¿Cómo puedo saber qué decisión es la mejor? 

Pues aunque pareciera cuestión personal, problema del libre albedrío o decisión del instinto; cuando hablamos de una empresa existen procedimientos y metodologías que, seguramente, te encantará saber de ellos. Pero, ¿antes de empezar te gustaría saber por qué nos cuesta tanto trabajo enfrentarnos a la toma de decisiones?

Al respecto, Ernesto Weissmann, director de Tandem México y co-fundador de Tandem Soluciones de Decisión, asegura que existen tres situaciones por las cuales es tan difícil tomarlas: 

1. Situación Individual

“Cuando hablamos de tomar la decisión de manera individual es tan complicado porque cada vez que la tomamos o nos decidimos por una alternativa, se matan a las demás. Es decir, hay un costo al decidir: cuando hablamos de decidirnos por una carrera y decidiste ser Administrador de Empresas, mataste al posible artista plástico o al psicólogo potencial que había dentro de ti. Bien dicen que vivir es morir”. 

Cuando decidimos tememos a equivocarnos o a enfrentar el error, es totalmente emocional. Se convierte en una angustia de hacer o no lo correcto. 

2. Situación Grupal

Aquí es mucho más complicado, además de enfrentar las angustias individuales, el ser humano tiene que aprender a contemplar las opiniones de los demás, lo cual es sumamente complicado, pues por naturaleza, tendemos a escuchar lo que más nos conviene. 

“Incluso el ego de la gente juega un papel muy importante cuando nos vemos en la disyuntiva de decidir ante un grupo de personas, también entran otros temas como intereses, amistades, entre otros”. 

3. Situación Organizacional

Se convierte en un proceso burocrático, los intereses de la empresa, los procesos establecidos, así como aquellos administrativos ponen en jaque la decisión que debamos tomar. También los roles que jugamos dentro de las empresas puede perjudicar la objetividad de las opiniones y, por lo tanto, las decisiones que se tomen. 

Tipos de decisiones

Existen tres tipos de decisiones a las que nos vemos enfrentados día a día: 

a) Las decisiones complejas. Estas suelen ser de mayor tamaño en cuestión de responsabilidad e impacto. Necesitan de un análisis minucioso antes de tomarlas y un consenso, de acuerdo con el grupo que intervenga.

b) Las decisiones cotidianas. Estas tienen impacto en nuestra rutina, pero no necesitan de un análisis complejo o de consensarlas con nuestros grupos de trabajo. 

c) Las decisiones automatizadas. No nos damos cuenta de ellas, son tan rutinarias que las tomamos de manera inconsciente y no sabemos el impacto que ocasiona en nuestro día a día, desde escoger el sabor del capuchino hasta saber qué ropa usaremos el día siguiente. 

Metodología para la toma de decisiones

Weissmann asegura que existen diversas metodologías que pueden aplicarse para una toma de decisiones profesional, sin embargo, el experto nos describe la que su empresa y su grupo de trabajo suele recomendar a sus clientes cuando se habla de decisiones complejas. 

Paso 1. Entender el problema

Hay que comprender cuál es la situación a la que nos vemos enfrentados y ponerla sobre la mesa. En equipo analizar los objetivos que se persiguen ante la situación y saber quiénes son los que deben o no participar en la toma de decisiones. 

Otro punto es ver cuáles son las alternativas y los riesgos primarios que surgen ante estas posibles decisiones, es muy importante tener todo claro. 

Paso 2. Estructura

Una vez que se entiende cuál es el verdadero problema y pusimos sobre la mesa las opciones más viables, es momento de estructurar el problema de manera que se comparen las distintas alternativas. ¡Ojo! Es importante analizar sus riesgos y el impacto que estos traerán cuando se decida su implementación. Esto debe de hacerse alternativa por alternativa. 

Paso 3. Es tiempo de decidir

Una vez que se halla el modelo a seguir o la alternativa más viable, es momento de comparar y realizar un análisis que permita entender cuáles son los impactos. Una vez evaluado punto por punto, es tiempo de tomar la decisión más conveniente, de acuerdo con los objetivos especificados desde un principio. 

Consejos para tomar las mejores decisiones

De acuerdo con el especialista de Tandem, grupo que recientemente abrió una sucursal en México, especializada en resolución de problemas, asesoramiento estratégico y desarrollo organizacional; existen algunos consejos que pueden optimizar la toma de decisiones: 

Tener los participantes necesarios. Es cierto que todos pueden tener opinión, pero cuando hablamos de la toma de decisiones sólo se debe involucrar a la gente necesaria, contar con personas demás puede entorpecer el proceso y divagaren los resultados. 

Tener claridad sobre el método. Es necesario tener en claro cuál es la metodología que se utilizará, así como los pasos que involucraremos en la misma, se necesita orden para poder llegar a una solución. 

Debemos contar con un buen análisis de impacto. Cuando hay decisiones, hay impacto; es por ello que debemos asegurarnos que los mecanismos necesarios para una buena implementación, se tengan. “Hay que recordar que una decisión que no se cumpla, no es una buena decisión”, comenta. 

¿Existe una metodología para tomar decisiones en tu empresa? ¿Cuál es?

Relacionadas

Comentarios