HistoriasNegocios

Elevada deuda impide a Cemex salir de compras

La fusión Holcim-Lafarge va a liberar activos por 5 mil mde que el gigante mexicano no podría comprar por su pesada deuda. ¿Qué hará frente a la competencia?

08-04-2014, 2:24:58 PM
Elevada deuda impide a Cemex salir de compras
Reuters

La mega fusión entre la suiza Holcim y la francesa Lafarge representaría una oportunidad de oro para que la mexicana Cemex adquiera los activos que venderán esas gigantes cementeras, pero su ingente deuda constituye un freno para que vaya a la caza de grandes compras.

Cemex, una de las mayores cementeras del mundo, se hizo en el 2007 con la australiana Rinker justo en los albores de la crisis hipotecaria estadounidense, una operación que casi triplicó sus pasivos.

Tras el desplome de la demanda por la crisis del 2008, la compañía se vio obligada a refinanciar la mayor parte de su deuda, que ahora constituye su principal obstáculo para participar agresivamente en el proceso de consolidación que podría detonar la fusión de las cementeras europeas.

Holcim anunció el lunes un acuerdo para comprar a Lafarge, lo que permitiría crear la mayor cementera del mundo, y como parte del proceso vendería activos por unos 5,000 millones de euros para convencer a los reguladores europeos de que permitan la operación.

“No vemos que Cemex pueda comprar algo. Su nivel de apalancamiento es algo que la bloquea, y en el corto plazo tampoco la vemos como objetivo de compra”, dijo a Reuters Roberto Bolaños, analista de Monex.

La deuda neta de la empresa despidió el 2013 en 16,306 millones de dólares, por lo que su nivel de endeudamiento es de alrededor de 6.2 veces sus ganancias antes de intereses, impuestos, amortización y depreciación (EBITDA), un promedio mayor al de la industria.

Pero además, bajo el acuerdo de refinanciamiento del 2012, está obligada a usar su flujo de efectivo para pagar deuda, lo que acota su inversión en activos fijos.

Ejecutivos de la compañía con sede en Monterrey todavía están digiriendo la información sobre la fusión, por lo que aún no tienen comentarios sobre el tema.

Sin embargo, algunos analistas opinan que la cementera podría ir por pequeñas adquisiciones o intercambio de activos que le permitan enfrentar al nuevo gigante, el cual según expertos quedaría conformado en un plazo de dos años.

A la caza de oportunidades

El hábil refinanciamiento y una recuperación en la economía estadounidense han ayudado a Cemex a mejorar su rentabilidad, pero analistas no consideran que su deuda vaya a bajar mucho en el corto plazo.

“Fitch espera que el endeudamiento de Cemex permanezca alto hasta el 2015”, dijo la agencia en un reporte en marzo.

Una deuda alta significa para Cemex mantener una calificación de riesgo crediticio cuatro escalones abajo del grado de inversión, el cual espera alcanzar en el 2016.

Dos terceras partes de los activos a desinvertir por Holcim y Lafarge se localizan en Europa, y el resto está distribuido en países como Brasil, Canadá, China, India y otros mercados.

Un asesor que ha trabajado con Cemex en proyectos de refinanciamiento de deuda dijo a Reuters que espera que la compañía busque activos en Brasil y Canadá, así como algunos mercados asiáticos.

En Estados Unidos, donde Cemex tiene una fuerte presencia, podría usar su participación en el mexicano Grupo Cementos de Chihuahua como un vehículo de inversión para moverse por sobre el límite de su gasto de capital, agregó el asesor.

Recientemente, Lorenzo Zambrano, presidente de Cemex, dijo a periodistas que la compañía siempre analiza oportunidades de expansión tanto en nuevos mercados como en aquellos países donde la demanda está creciendo vigorosamente.

Como ejemplo, recordó que Holcim y Cemex anunciaron en agosto pasado un intercambio de activos en Alemania y República Checa, que incluye una fusión en España y que está pendiente de aprobación por parte de autoridades de competencia europeas.

“Estamos continuamente analizando dónde entrar. Creemos que en el sureste asiático hay algunas áreas en los que todavía podemos participar y algunos mercados han estado creciendo en forma importante, como Filipinas y Colombia”, dijo Zambrano.

Las acciones de Cemex cayeron un 2.33 por ciento el lunes a 17.22 pesos, luego de que el viernes se dispararan ante la noticia de la posible fusión, que podría reducir el exceso de capacidad de la industria. El martes cedían un 0.64 por ciento a 17.12 pesos a media mañana.

Cemex espera seguir mejorando su rentabilidad para alcanzar un EBITDA de 4,700 millones de dólares en el 2016 desde los 2,643 millones de dólares del 2013, apoyada en la recuperación de la demanda en Estados Unidos.

Relacionadas

Comentarios