HistoriasManagement

8 pasos para detectar y promover el valor empresarial

Los valores no son elementos ni técnicos ni tangibles, pero se observan en el comportamiento de los empleados. Genera un conjunto práctico en tu empresa.

02-04-2014, 4:30:03 PM
8 pasos para detectar y promover el valor empresarial
Eduardo Lan

Como consultor en transformación
organizacional
a menudo tengo la tarea de apoyar a las empresas a fortalecer los valores
empresariales
. El objetivo es generar que dichos valores sean elementos activos e integrales de la cultura
corporativa.

Sin embargo, es común que los valores representen simples palabras bonitas, enmarcadas en algunos
lindos cuadros que por lo general se colocan en la recepción de la empresa, en los pasillos y en la oficina del jefe, y
que no dictan en absoluto el comportamiento
y las acciones de los empleados. En entrevistas realizadas a empleados de
diversos rangos e industrias, por ejemplo, es usual encontrar que muchos de
ellos ni siquiera conocen los valores
empresariales establecidos
.

Esto se debe, en gran parte, al hecho de que los valores no son elementos
ni técnicos ni tangibles. Por lo tanto, las empresas no se esfuerzan lo
suficiente en identificar, definir, comunicar y fortalecer dichos valores, y emplean la mayoría de su
tiempo y recursos en atender únicamente elementos objetivos, tales como tecnologías, productos, procedimientos y
sistemas
.

Atender únicamente los elementos
objetivos de una empresa
y dejar a un lado los elementos subjetivos como
los valores empresariales es un gran error, ya que dichos elementos subjetivos
son tan importantes como cualquier aspecto
tangible
. ¿De qué nos sirve tener los mejores productos y procedimientos si nuestro personal no es integro, responsable
y eficiente?

A continuación te decimos cómo generar un conjunto auténtico de valores
empresariales.

1. Identifica los valores actuales

Independientemente de si existe una declaración
de valores
o no, en tu empresa existen. Identifícalos
mediante una observación y análisis de los líderes, el
entorno laboral, la estrategia de negocios, los procedimientos y políticas, y
el comportamiento y las acciones de los empleados. Si dicho análisis arroja
resultados indeseables, ¡Buenas noticias! Ya tienes un punto de partida.

2. Define los valores deseables

Si ya cuentas con una declaración de valores, este es un buen momento para
revisarla y decidir cuáles te van a definir. Dada la gran cantidad de
tiempo y recursos necesarios para generar valores que se vivan auténticamente,
es importante que elijas con cuidado. Quizá quieras quitar o agregar alguno.

3. Crea un enunciado de
definición

Un valor como
honestidad no significa lo mismo para todas las personas. Para generar que éste sea consistente en un grupo de personas, es necesario definir qué
significa
y cómo se ve en la realidad. Ayúdate definiendo comportamientos representativos de cada valor.

4. Crea estructuras y prácticas
para trabajar


Los seres humanos somos seres de hábitos. Para generar la consistencia de un
valor en el individuo y colectivamente es necesario practicar una y otra vez
dicho valor de manera que su realización se vuelva primero un hábito, después
una costumbre y finalmente cultura.

5. Reconoce o corrige comportamientos

Como parte del proceso de fortalecimiento de
los valores es esencial hacer esto, ya que envía un mensaje muy claro de los
comportamientos deseables e indeseables.

6. Revisa procedimientos,
políticas y sistemas 

Es sumamente importante que dichos
elementos estén alineados con los valores y la cultura organizacional que
deseas. De nada sirve establecer la confianza como un valor si existe un
procedimiento que dicta una revisión corporal a cada empleado que entra y sale
de tu empresa.

7. Comunícalos de manera continuamente y creativa

Una manera muy poderosa de hacer
que se vivan los valores y de mantenerlos en existencia es comunicarlos
constantemente. Hazlo de manera verbal, escrita y visual; pero no solo los
coloques en la recepción sino en todas partes y de manera creativa e impactante.

8. Revisa, aprende y renueva el proceso

Como
se mencionó anteriormente, una de las razones principales por las que los
valores empresariales no se viven realmente es por el hecho de que no dedicamos
suficiente tiempo y recursos al tema. Los valores son elementos activos,
dinámicos y fluctuantes
que requieren ser trabajados constantemente.

“No intentes ser un hombre de éxito, sino de valores” Albert Einstein

Los valores son el cimiento de toda empresa y el contexto que da forma a
la cultura corporativa y los logros empresariales. 

¿Tu empresa realmente vive los valores empresariales?  ¿qué métodos les han funcionado para implementarlos en la empresa?

El autor es socio consultor y director de metodología en Mesa
Consultores, una firma especializada en transformación organizacional,
con más de 15 años de experiencia, asesorando en temas de liderazgo,
clima laboral y renovación cultural.

Relacionadas

Comentarios