HistoriasNegocios

Foro Davos América Latina, entre socios y competidores

México lleva una cartera de 1,100 proyectos de infraestructura y 21 ponentes al WEF latinoamericano. ¿Cómo llegan los demás países de América Latina?

01-04-2014, 12:02:41 PM
Foro Davos América Latina, entre socios y competidores
Elie Smilovitz / @smilovitz

Panamá recibió desde este martes y hasta al 3 de abril el Foro Económico Mundial para América
Latina
(WEF por sus siglas en
inglés), donde líderes económicos y políticos de todo el mundo se dan cita para
explorar y aprovechar las oportunidades de negocio regionales. Este evento es
el equivalente latinoamericano del
Foro
de Davos.

Para Fritz Van Paasscheen y Arif Naqvi, copresidentes del foro, América
Latina ofrece “sólida estabilidad
macroeconómica
” y un mercado conformado por una “pujante clase media” que la vuelven atractiva para invertir. Mientras
que para Stanley Motta, presidente de Copa Holdings Panamá, y Arancha González,
directora del Centro Internacional de Comercio de Ginebra, el motor de
crecimiento latinoamericano depende de la cooperación y coinversión entre sociedad
civil y sector público
, lo que en México se denomina Asociación Público-Privadas (APP).
Una figura definida por Ley en 2012 que
permite la celebración de contratos entre empresas y gobierno. En inglés se les
conoce como PPP (Public Private
Partnerships
).

Oportunidades de inversión
en el Davos latinoamericano

APP e infraestructura, a la cabeza. México,
Colombia, Brasil y Perú son los
países con más posibilidades de captar inversión y detonar APP exitosas, según
el estudio Infrascope,
elaborado por The Economist Intelligence
Unit
, que evalúa la viabilidad de las APP en 19 países y cuenta con el
respaldo del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y el Banco Internacional de Desarrollo (BID).

Cuando BID y el FOMIN avalan un estudio como el de The Economist, la confianza de presidentes de fondos de inversión y otros inversionistas se fortalece. Por eso,
el WEF latinoamericano es tan relevante, ya que reúne a empresarios locales,
regionales, inversionistas y ejecutores de políticas públicas que pueden hacer
realidad inversiones en sectores clave como la infraestructura.

No es una sorpresa que Manuel
Arroyo
, presidente de Grupo Lauman,
asista al WEF como ponente. Después de todo, la infraestructura en telecomunicaciones es clave en la era la
información. Cabe señalar que la delegación mexicana de ponentes es la más numerosa
de este año en el foro. Entre ellos se encuentran Alicia Bárcenas, directora
ejecutiva de la CEPAL, Luis de la Calle, economista, Rafael Fernández de Castro,
académico y periodista, Mónica Flores, directora de la empresa de RRHH
Manpower, o Alfredo Capote, experto en banca de inversión.

¿De qué hablarán en
Panamá?

El programa del foro incluye temas de relevancia para la región como el
papel de la economía de China,
la era digital y los retos de la
infraestructura en telecomunicaciones, el nuevo contexto energético mundial, en donde se prevé que América del
Norte se transforme de importador en productor de energía, entre otros
temas. Por ejemplo, las consecuencias del desempleo
tras la Gran Recesión, el papel de los
gobiernos en la economía
y cómo pasar de la “intervención” a la “regulación”,
así como la sustentabilidad como
valor en los negocios.

Otros ámbitos también serán explorados por los asistentes a Panamá, como
las oportunidades de crecimiento del sector
salud
y la necesidad de contar con sistemas de salud asequibles, nuevas
tecnologías
como la impresión 3D, la
regulación de los recolección y uso de big
data
o grandes bases de datos, así como la relación mundial entre
las cadenas de producción y la movilidad laboral, entre otros temas de
interés, como el papel individual que tienen economías como la de Estados Unidos.

En AL no faltan proyectos

El nombre oficial del evento será: “Abriendo
vías para el progreso mutuo
”, lo que refleja de forma implícita la
importancia de la inversión en infraestructura.

México
posee una cartera de más de mil proyectos en este sector, que pretende ejecutar
antes de 2019.

Stephen Beatty, de KPMG, señala que su empresa estará encargada de
moderar la “Mesa de infraestructura” durante el foro. El valor total de la cartera
mexicana
supera los 400 mil millones de dólares (mdd). De este tamaño son
las oportunidades de negocio en el WEF latinoamericano.

Para las empresas mexicanas
de todos tamaños interesadas en participar en las APP, cabe informarse sobre el
Programa para el Impulso de Asociaciones Público Privadas en Estados Mexicanos,
el PIAPPEM.

Otros países, como Brasil, llevan sus propios proyectos de
infraestructura. Brasilia invertirá 66 mil mdd en carreteras, vías férreas,
aeropuertos y puertos en los próximos años. Mientras que Colombia prevé desembolsar
112 mil mdd antes de 2020, asegura KPMG.  

Socios y competidores

UNASUR, la Alianza del Pacífico o los tratados de libre comercio vinculan a los países latinoamericanos, pero estos también compiten para atraer capital.

La inversión extranjera directa
(IED) es limitada, pero es una de
las fuentes para financiar proyectos de infraestructura. En México, una tercera
parte de la IED proviene del vecino del norte, mientras que Holanda, España y
Bélgica son algunos de los principales inversores, según datos de ProMéxico.

La IED es limitada y los países latinoamericanos compiten entre sí por
atraerla. Aunque las Islas Vírgenes y las Islas Caimán se encuentran, junto a
Honk Kong, como los principales receptores mundiales de IED, el dinero que está
cerca cuando llega al Caribe no necesariamente se queda allí.

Si bien en 2012 América Latina rompió un récord al atraer 244 mil mdd a
la región, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe
(CEPAL), Brasil fue el gran ganador
al percibir un 41%
, mientras que Chile, Perú y la República Dominicana
experimentaron incrementos importantes. México perdió, pero se recuperó al año
siguiente, al romper la barrera de los 35 mil mdd en IED, si bien una parte se
debió a la venta del Grupo Modelo.

Pero cuando la mitad de la IED en la región se destina a explotar recursos naturales, en lugar de
apuntalar la infraestructura, como afirma (CEPAL),
es necesario captar aquella que servirá para impulsar el desarrollo y no para
extraer recursos naturales sin visión de largo plazo.

AL no está exenta de obstáculos

Panamá, sede del WEF latinoamericano, emprendió un proyecto valorado en
más de 5 mil mdd, para ampliar el Canal
de Panamá
, pero tuvo que frenarlo e incluso suspenderlo debido a falta de
fondos. El presidente panameño Martinelli asegura que las obras del Canal
terminarán en 2015, pase lo que pase, pero este tipo de acontecimientos han
generado críticas. El Fondo Monetario
Internacional
(FMI) prevé un
crecimiento de 3% en 2014 para América Latina, una cifra inferior al 3.75% que
se prevé crezca el PIB mundial, lo que abona aún más a los críticos de la
región.   

El FMI también prevé que México crezca 3% este año, pero señala que eso
ocurrirá gracias a la aceleración de la economía de Estados Unidos, que crecerá
2.8%. Si bien las cifras macroeconómicas en México son buenas: 180 mil mdd en
reservas internacionales, deuda inferior al 35% del PIB, desempleo en torno al
5%, los resultados de las reformas estructurales todavía no se reflejan en la
economía real.

 

Para que México crezca a tasas del 5% anual y
duplique su PIB per cápita, debe triplicar
su inversión en infraestructura.

A pesar de todo, el WEF latinoamericano constituye una oportunidad clave
para México, según expertos. Países como Chile invierten más del 5% de su PIB en el rubro de la infraestructura y crecen a tasas
más elevadas, lo que explica la necesidad de llevar al WEF latinoamericano una
cartera de más de mil proyectos de infraestructura.

¿Qué tipo de
infraestructura debe desarrollarse en México? ¿Aeropuertos, puertos, carreteras,
vías de tren, hospitales y escuelas? ¿Redes de fibra óptica y
telecomunicaciones? ¿Cuál debe tener prioridad?

Relacionadas

Comentarios