HistoriasNegocios

Análisis: ¿Aumentarán las tasas antes de lo esperado?

Se reanuda la trayectoria alcista del mercado dado que los inversionistas se enfocan en la visión optimista de la Reserva Federal de Estados Unidos.

27-03-2014, 8:24:43 AM
Análisis: ¿Aumentarán las tasas antes de lo esperado?
Russ Koesterich, estratega principal de Inversiones Globales de BlackRock.

Los titulares relacionados con el mercado que se publicaron
la semana pasada se centraron en la constante conmoción de Ucrania y en los
comentarios de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, que parecían
indicar que la Reserva Federal podría comenzar a aumentar las tasas antes de lo
previsto.

No obstante, los inversionistas restaron importancia a estas noticias
de aparente tenor negativo y contribuyeron a elevar el precio de las acciones.
Durante la semana, el índice Dow Jones Industrial Average avanzó un 1,5% y
cerró en 16.302, el índice S&P 500 aumentó un 1,4% y cerró en 1.866, y el
índice Nasdaq Composite subió un 0,7% y cerró en 4.276. En los mercados de
renta fija, se observó un leve aumento en el rendimiento de las letras del
Tesoro
(mientras que el precio, a su vez, disminuyó), con un alza del 2,65% al
2,74% en el rendimiento de las letras del Tesoro a 10 años.

Disminuye la ansiedad por Ucrania

Hace solo dos semanas, la percepción del mercado
estaba dominada por las crecientes tensiones entre Rusia y Ucrania a causa de
la disputada región de Crimea. Sin embargo, la semana pasada, los
inversionistas dirigieron, en gran medida, su atención hacia otros asuntos,
incluso ahora que se ha concretado la anexión de Crimea por parte de Rusia.
Aunque el desenlace todavía es incierto, al parecer, los inversionistas
encontraron tranquilidad en el hecho de que las sanciones contra Rusia han sido
relativamente moderadas y todavía no han tenido una respuesta seria por parte
de Rusia.

Como indicamos la semana pasada, esta situación merece especial
atención y, si la retórica sobre las posibles sanciones se traduce en medidas
adicionales
, podría impulsar una mayor volatilidad del mercado y ejercer una
presión negativa sobre las acciones.

¿Ha cambiado la opinión de la Fed?

La semana pasada, hubo indicios adicionales de que los datos
sobre la debilidad económica observados en enero y febrero podrían atribuirse,
al menos en parte, al riguroso clima invernal. El gasto de los consumidores
permanece en niveles preocupantes, pero la actividad industrial y la
construcción
se están recuperando tras su débil desempeño durante el invierno.
Las lecturas más recientes muestran que subió la producción industrial
estadounidense más de lo esperado, incrementó la utilización de la capacidad y
aumentaron los permisos de construcción nuevos.

Con la mejora en los datos económicos, no fue una gran sorpresa
que, la semana pasada, la Reserva Federal anunciara que reduciría sus programas
de compra de activos en $10.000 millones
. Lo que sí fue sorpresivo es la
estimación de Yellen de que la Reserva Federal podría comenzar a subir las
tasas de interés a corto plazo seis meses después de que finalice el programa
actual de flexibilización cuantitativa. Si la Reserva Federal toma estas
medidas
y continúa con su ritmo actual de desaceleración, podría ocasionar
aumentos en las tasas durante la primavera del 2015, es decir, antes de lo
pronosticado por los mercados.

Al mismo tiempo, los pronósticos de crecimiento económico
que realizó la Reserva Federal parecieron más optimistas que otros anteriores e
incluyeron una opinión actualizada sobre el mercado laboral. Específicamente,
parece que los bancos centrales están comenzando a adoptar la perspectiva de
que la tasa crónicamente baja de la participación de la fuerza laboral (es
decir, aquellos que trabajan o buscan trabajo) podría mantenerse en niveles
reducidos durante un largo período.

Atribuyen esta situación a problemas
estructurales
de largo plazo, tales como el avance tecnológico y la creciente
brecha entre las habilidades actuales de los trabajadores y aquellas necesarias
para realizar trabajos cada vez más especializados. Si los problemas en el
mercado laboral son, realmente, de naturaleza estructural, eso indicaría que la
actividad de la fuerza laboral no sería tan baja como se pensaba. A su vez,
esto implicaría que incluso un leve aumento en la demanda laboral podría
ocasionar un incremento de los salarios y la inflación. A estas alturas,
prácticamente no hay señales de que esta dinámica esté en marcha, pero sí
indica un cambio importante en la opinión de la Reserva Federal. También
explica por qué el banco central podría inclinarse hacia un aumento en las
tasas con anterioridad a lo previsto.

¿Qué impacto tendrá un aumento de tasas?

Entonces, si la Reserva Federal aumentara las tasas antes de
lo pensado, ¿qué implicancias habría para los mercados financieros? En primer
lugar, el dólar estadounidense probablemente se fortalecería (en particular,
debido a que la política monetaria de Japón continúa con una flexibilización
agresiva y a que el Banco Central Europeo podría verse obligado a adoptar una
política menos rigurosa para combatir la constante presión deflacionaria). El
dólar, de hecho, repuntó notablemente la semana pasada como consecuencia de
tales expectativas.

En segundo lugar, reiterando un asunto que hemos mencionado
en los últimos meses, las porciones de corto y mediano plazo del mercado del
Tesoro (los bonos del Tesoro con duración de entre tres y siete años, que
ocupan el área intermedia de la curva de rendimiento) podrían ser
particularmente vulnerables al aumento de la volatilidad, y representan las
áreas que, más probablemente, podrían verse perjudicadas si las tasas
aumentaran
.

Por último, en un entorno caracterizado por el
fortalecimiento del dólar y el aumento de las tasas reales (ajustadas a la
inflación), es probable que el precio del oro se vea sometido a cierta presión.
En lo que va del año, el oro ha repuntado debido a una caída inesperada en las
tasas de interés, pero esa tendencia podría estar por cambiar. Es posible que
ya estemos viendo evidencias de ese cambio, con la reducción en el precio del
oro que se observó la semana pasada después de un alza récord en seis meses.

Relacionadas

Comentarios