'; Alto Nivel
HistoriasMarketing

Son 4, son cinéfilos y son mexicanos

La industria cinematográfica en México registró en 2013 un boom con elevadas audiencias. ¿Quiénes asisten a las salas de cine en el país? Aquí, 4 perfiles.

26-03-2014, 4:39:19 PM
Son 4, son cinéfilos y son mexicanos
Alejandro Medina

El 2013 fue un año increíble para el cine mexicano. Durante esos 12 meses, la industria cinematográfica nacional registró un boom que no vivía desde la llamada Época de Oro de los años 50 y 60, elevando su audiencia a cifras que hasta hace algunos años serían consideradas como ciencia ficción.

De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine), el año pasado el sector creció un 12.6%, logrando vender a lo largo y ancho del país 257.3 millones de entradas, que generaron ingresos superiores a los 11,902 millones de pesos.

Así, por cuarto año consecutivo, este sector ha venido elevando la cantidad de sus visitantes, en gran medida gracias a la amplia oferta de servicios que ofrecen las cadenas involucradas en este negocio.

Sin embargo, esta gran revolución en la industria del cine no podría haberse llevado a cabo sino se supiera cuál es el perfil del cinéfilo mexicano, ese mismo que hoy abarrota las 5,535 salas que existen en México.

Cinéfilo modelo

Agustín Torres Ibarrola, director general de Canacine, explica a AltoNivel.com.mx cuáles son los factores clave que permiten determinar el tipo de fanáticos y seguidores que visitan hoy los cines.

Para definir este perfil, menciona, se deben conocer cuáles son los grupos de personas que más suelen acudir, además de saber qué géneros de películas son los que más les gusta ver.

“Hoy las películas que más taquilla tienen son las que cuentan con clasificación para toda la familia (AA), en este sector principalmente encuentras películas animadas, por lo que los niños son muy importantes”, precisa.

Esta premisa quedó plasmada en el ranking de películas que más ingresos generaron en 2013, en la que se ubican en su mayoría cintas tipo AA, como Mi Villano Favorito 2, Monsters University y Los Croods.

Pero al cine también asiste un gran número de jóvenes, quienes en su mayoría van acompañados de amigos y parejas, buscando divertirse con películas de géneros como acción o terror.

Esto es evidenciado en el estudio realizado por la empresa de opinión pública Defoe, que señala, tomando como muestra al Distrito Federal, que un 39% de los visitantes son jóvenes de entre 18 y 35 años.

El análisis –acerca de la industria del cine mexicano–ubica a las cintas de acción como las que más se ven, con un 29%; seguidas por la comedia (18%), romance (11%), drama (10%) y suspenso (9%), además de otras géneros con menor porcentaje.

Otro de los aspectos que involucra al perfil actual del cinéfilo nacional es el gusto que tiene por las películas mexicanas, las cuales tuvieron el año pasado un crecimiento exponencial de la mano de filmes como No Se Aceptan Devoluciones y Nosotros Los Nobles.

En específico, estas películas rompieron récords de asistencia en México y representaron un gran empuje para el segmento nacional, logrando en conjunto ingresos superiores a los 940 mdp.

El auge que logró en 2013 el segmento del cine nacional sumó casi un 11% del total de la venta de taquillas, creciendo poco más de un 6% en comparación con los resultados obtenidos en 2012.

4 perfiles de cinéfilos mexicanos

Los señalamientos de Torres Ibarrola concuerdan con el análisis de Armín Gómez Barrios, experto en cine, quien identifica cuatro distintos perfiles del actual cinéfilo mexicano.

El también investigador del Departamento de Estudios Culturales del Tecnológico de Monterrey destaca que hoy en día son estos perfiles a los que va dirigida la gran mayoría de la mercadotecnia de las empresas que participan en este negocio.

Estos son los cuatro perfiles que el especialista vislumbra como los de mayor presencia en las salas de cine:

Adictos desde chiquitos

Los niños son y seguirán siendo los reyes del cine. La cadenas cinematográficas cada vez buscan más que los pequeños disfruten de la experiencia de visitar las salas y ver su película favorita.

Si bien dependen de sus padres para acudir a estos recintos, los pequeñines abarrotan semana a semana los complejos para ver la amplia oferta de películas infantiles que se presentan todos los días.

La experiencia en este segmento es completamente familiar y está acompañada normalmente por artículos de consumo como son las palomitas, el refresco y los dulces.

Acción para los adolescentes

Pasar un buen rato con los amigos de la escuela o con la primera novia es el eje principal de este este perfil de cinéfilos mexicanos que disfrutan en su mayoría de películas de acción.

Este segmento, que abarca de los 13 a los 20 años de edad, suele visitar las salas de cine primordialmente los días jueves y viernes, al terminar sus labores escolares.

Aún cuando en la mayoría de las veces asisten en grupos grandes, su bajo poder adquisitivo no les permite comprar una gran cantidad de productos comestibles, optando en algunas ocasiones por ni siquiera comprar las clásicas palomitas.

Más drama para el adulto joven

Se trata de hombres y mujeres de entre 25 y 35 años de edad que gustan de visitar las salas de cine para dejar atrás las labores diarias del trabajo y disfrutar en su mayoría de películas de comedia y drama.

Aún cuando no se sabe si son solteros, casados o incluso divorciados, este perfil de cinéfilo es aquel que busca sacar provecho de todas las innovaciones tecnológicas con las que cuentan las salas, como son los segmentos en 3 o 4D.

El poder adquisitivo con el que cuenta el adulto joven le permite darse algunos lujos al visitar las salas de cine, pudiendo adquirir productos clásicos o más elaborados.

El fanático culto

A diferencia de los tres perfiles anteriores, el especialista no está definido por una edad en específico, sino por los gustos en cuanto a películas y filmes que mantiene.

Es así que para la elección de las películas que verá toma en cuenta al director, los actores, el guionista o la fotografía de la cinta, siempre buscando que la cinta complazca en totalidad sus gustos.

Este tipo de cinéfilo, fanático del arte, cuenta con capacidades económicas para poder solventar la adquisición de productos de consumo como son las palomitas, el refresco, e incluso el café u otros postres. 

Cine-loners: la microtendencia

Más allá del auge de los perfiles del cinéfilo mencionados, una pequeña microtendencia comenzó a despegar desde hace algunos años sobre todo en grandes ciudades como el Distrito Federal, Monterrey y Guadalajara.

Se trata de los Cine-loners, personas que en medio la vorágine del día a día deciden acudir solas al cine para encontrar en sus películas un poco de tranquilidad y relajación.

Ana Paola Bravo, analista del Área de Estudios Sindicados en De La Riva Group, señala que para esta nueva tendencia visitar la sala de cine se convierte en un momento importante para aislarse de todo lo que está sucediendo a su alrededor.

“El consumidor lo que está buscando son momentos ligeros en los que pueda liberarse de la presión y saturación que tiene, tal es el caso de mujeres adultas que disfrutan de esta práctica cada semana para romper con su rutina”, explica.

Estudios de De La Riva Group advierten que hoy en día 2 de cada 10 personas realiza esta práctica como una especie de catarsis personal que rompe con la costumbre de acudir siempre en conjunto al cine.

“En una actividad tan colectiva como esta, la persona decide por si sola la película que desea observar, permitiéndole esto sentir que la elección es siempre una decisión correcta”, relata. 

Relacionadas

Comentarios