'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

La importancia del plazo para invertir

Saber en cuánto tiempo necesitarás el dinero que tienes invertido es fundamental para tomar cualquier decisión e inversión.

26-03-2014, 11:31:00 AM
La importancia del plazo para invertir
Alejandra Palomares Barrios

Decidir en qué y cómo invertir va en función del tiempo en que necesitaremos ese dinero. No es lo mismo acumular una cantidad para pagar tu tarjeta de crédito al final de mes, que para el enganche de una casa o tu retiro, pues para cada meta existe un plazo y un instrumento de inversión idóneo.

En otras ocasiones ya hemos hablado de dos de los tres elementos
fundamentales que debemos determinar para poder invertir: meta, riesgo y
plazo. Esta vez nos enfocaremos en el tercero.

Pensar en el plazo también nos ayuda a jerarquizar nuestras metas, pues aquellas que son más inmediatas probablemente requerirán de un mayor esfuerzo de ahorro que las más lejanas.

En finanzas existen tres plazos: corto, mediano y largo. Definir cuánto dura cada uno puede variar según la fuente que se consulte, pero en términos generales, tienen las siguientes características:

◄ Corto plazo

Puede considerarse desde unas horas hasta tres meses, más o menos ése es el rango en el que se mueven los instrumentos de inversión considerados en este rubro. Aquí entran los que operan intradía; esto es, los traders que a veces hemos visto en películas que tienen más de un monitor y pasan tomando decisiones de inversión al segundo en que se mueven los mercados.

Invertir de esta manera requiere de mucha audacia y de grandes montos de dinero para poder soportar los cambios bruscos de tendencia.

También dentro de este plazo podemos pueden considerarse instrumentos menos riesgosos, como los pagarés bancarios o los cetes a 28 o 90 días, que al considerarse instrumentos de deuda fija, desde un principio se comprometen a una tasa de interés al finalizar el plazo.

Estos instrumentos son ideales para invertir nuestros fondos de contingencia o nuestros pagos mensuales, bimestrales o trimestrales, ya que al hacerlo los estamos protegiendo de la inflación. Es importante decir también que a menor riesgo, menor rendimiento.

Invertir en el corto plazo debe ser pensado más como una estrategia de cobertura de poder adquisitivo, y no sólo como una forma de ganar dinero adicional.

◄ Mediano plazo

Este rango es el más difícil de definir, pues por lo general puede ir de tres meses hasta dos años. Es un plazo en el que se puede arriesgar un poco más, pero sin perder de vista la meta.

Además de los cetes a 128 días, también pueden recurrirse a los bonos, las aportaciones voluntarias de la Afore, los fondos de inversión de riesgo moderado e, incluso, a la renta variable si se piensa en términos de uno o dos años.

Este plazo funciona muy bien cuando nuestra meta son unas vacaciones largas en el extranjero o la compra de un auto, por ejemplo.

◄ Largo plazo

Este plazo suele ser el más difícil de planificar, pues lo sentimos tan lejano que muchas veces nos olvidamos de él. Suele abarcar desde dos años hasta cinco o 10.

Aquí podemos ser arriesgados, porque el mismo plazo nos permite recuperarnos en caso de minusvalías (que no pérdidas, recuerda que es importante no confundir los términos, pues no son lo mismo). En este rubro caben metas como el retiro, la compa de un bien raíz o la puesta en marcha de un negocio.

El mercado ideal para estas metas es la renta variable; es decir, la Bolsa, pues es el instrumento que mejores rendimientos otorga, sobre todo si se tiene una estrategia de inversión activa y diversificada. También está la afore y los fondos de inversión agresivos.

Incluso, los fondos de capital privado también pueden considerarse una opción, ya que es la mejor forma de ser socio capitalista de una o varias empresas. Lo importante para estas metas es ser paciente y disciplinado.

Ahora que ya conoces los plazos, puedes acomodar tus metas de acuerdo a ellos, y destinar más dinero a los objetivos que implican un menor tiempo de inversión, sin olvidar de algunos pequeños montos para los de largo plazo.

Por ejemplo, si al mes dispones de 5,000 pesos para ahorrar, puedes colocar 3,000 en un fondo de inversión y los 1,500 en tus aportaciones voluntarias de la afore, ; y 500 en cetes a 90 días. Esta sería una forma de invertir conforme al plazo, meta y aversión al riesgo, bastante sencilla.

Sin embargo, como en otras ocasiones lo hemos comentado, lo mejor es que te asesores con un buen promotor de inversiones para que te ayude a armar el mejor plan o portafolio de acuerdo con tus necesidades particulares.

Calcula tus metas

En el sitio auspiciado por el Banco de España, llamado finanzasparatodos.es, puedes encontrar una calculadora muy útil para establecer cuánto tiempo y dinero necesitas para cumplir con tus metas financieras, incluidos la inflación y los impuestos. Visita: http://www.finanzasparatodos.es/es/consejos/paso1/horizonte.html

Relacionadas

Comentarios