ActualidadHistorias

Fiscalía de Venezuela admite excesos policiales

Se abrieron 59 investigaciones sobre presuntas violaciones a los derechos humanos y se aprehendieron a 17 funcionarios de las fuerzas de seguridad.

24-03-2014, 10:22:59 AM
Fiscalía de Venezuela admite excesos policiales
Reuters


Las protestas contra el presidente Nicolás Maduro se han caracterizado por una fuerte
represión
del Ejército y la policía. La Fiscalía abrió 59
investigaciones sobre presuntas violaciones
a los derechos humanos de
los manifestantes, por las que están presos 17 funcionarios de las
fuerzas de seguridad.


Pero también ha habido enormes daños a la infraestructura
pública
por parte de los manifestantes que han generado, según Maduro,
pérdidas por 10.000 millones de dólares.


Los líderes opositores han intentado desmarcarse de las
protestas violentas y aseguran que su meta es sacar a Maduro, pero
mediante un referéndum revocatorio que la Constitución permitirá en el
2016.


Sin embargo, seguidores del presidente venezolano aseguran que
las barricadas no constituyen una protesta pacífica por contravenir el
derecho a la libre circulación.


A mitad de semana, la Fiscalía ordenó la detención de dos
alcaldes de la oposición
acusándolos de no hacer lo suficiente para
despejar las barricadas en sus municipios.


Mientras, la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, pidió
al Ministerio Público abrir una investigación criminal contra la
diputada opositora María Corina Machado por delitos como traición a la
patria e incitación a la guerra civil.

EU suspende citas para visas de turistas

La embajada de Estados Unidos en
Caracas suspendió el domingo las citas para solicitar nuevas visas de
turismo acusando falta de personal, tras años de tensas relaciones con
el Gobierno socialista de Venezuela que han llevado a la expulsión mutua
de varios diplomáticos.

La historia reciente entre ambas naciones está plagada de
enfrentamientos y, en el último impasse a mediados de febrero, el
presidente Nicolás Maduro expulsó a tres funcionarios de la embajada de
Estados Unidos acusándolos de financiar la peor ola de protestas en una
década en el país petrolero.

Días más tarde, Estados Unidos hizo lo propio con tres diplomáticos venezolanos en el país del norte.

“La Embajada de los Estados Unidos en Caracas no cuenta en
estos momentos con suficiente personal consular para seguir programando
citas para los solicitantes que por primera vez piden visa turística”,
dijo la embajada en un comunicado.

La medida se adopta “como resultado de la expulsión de varios
funcionarios consulares y retrasos del gobierno venezolano en la
expedición de visados ​​para los funcionarios entrantes”, argumentó.

La embajada explicó que seguirá dando citas para la renovación
de visas de turismo
-siempre y cuando no estén vencidas más de un año- y
para las demás clases de visas.

Desde el 2008, cuando el fallecido Hugo Chávez expulsó al
embajador estadounidense, ambos países carecen de jefes diplomáticos y
sus relaciones están al mínimo.

Los intercambios verbales entre ambas naciones llevaron a
Venezuela a amenazar con cortar el suministro de petróleo hacia Estados
Unidos -su principal mercado de exportación-, pero nunca ha cumplido su
amenaza.

Violentas protestas contra Maduro


Varias marchas opositoras y afines al oficialismo colmaron el
sábado, una vez más, las calles de la capital Caracas y las principales
ciudades del país petrolero.


Unos salieron para denunciar al Gobierno “dictatorial” de
Maduro y otros contra la “violencia fascista” que atribuyen a los
manifestantes de la oposición.


Las protestas acumulan siete
semanas, más de 34 muertos y cientos de heridos, pero no parecen tener la fuerza
suficiente para hacer tambalear al heredero político de Chávez, que
asumió hace apenas 11 meses.


Pero los opositores -en su mayoría estudiantes- permanecen
firmes en las calles reclamando por el alto costo de la vida, la
acuciante escasez de bienes básicos y la inseguridad de las que culpan a
Maduro, un ex chofer de autobús de 51 años.

En medio de una robusta presencia de
fuerzas de seguridad escoltadas por tanquetas, una gran muchedumbre de
opositores vestidos de blanco marchó este sábado desde varios puntos del este de
Caracas para confluir, finalmente, en una avenida principal.


Las manifestaciones han incluido desde marchas pacíficas a
batallas campales entre la policía antimotines y estudiantes
encapuchados armados con piedras y bombas molotov.


También han comprendido barricadas llameantes hechas de basura y
escombros que han colapsado el tránsito vehicular y enojado a los
conductores de todas las tendencias políticas. 

  

 

 

Relacionadas

Comentarios