HistoriasMicrositio

Análisis: Pemex va por lo suyo

La paraestatal entregó la lista de los yacimientos que quiere conservar, lo que anula la versión de un experto que calificó al proceso de venta de garage.

23-03-2014, 11:12:41 PM
Análisis: Pemex va por lo suyo
Jorge A. Monjarás

El viernes, en medio de tanto ruido mediático, no trascendió con el peso que verdaderamente tiene la entrega, por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) de la lista de yacimientos que piensa quedarse para su propia explotación ante a la apertura del sector. Lo que pasó este viernes indica que Pemex está muy lejos de quedar arrinconado, por cierto.

Más bien, Pemex, con mucha mayor independencia financiera y una menor carga fiscal, podrá seguir trabajando y creciendo en beneficio de la renta petrolera, mientras escoge qué dejarle a otras empresas. Lo que ya es suyo, se lo queda, a menos que viniera una decisión sorpresiva de la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Lo que ha sido llamado como ronda cero, aunque este término debiera aplicarse a nuevos yacimientos, no es más que la aplicación de uno de los transitorios más importantes incluidos en la reforma energética.

En corto, lo que dice el Sexto transitorio del decreto de reforma es que Pemex podrá conservar todos los yacimientos que ya esté explotando y aquellos que estén en etapa de exploración, siempre y cuando pueda (tenga la capacidad financiera y técnica y un plan) y quiera conservarlos. Para ello, debía entregar a la Secretaría de Energía una lista de éstos dentro del plazo fijado. Esto es lo que hizo en tiempo y forma el pasado viernes 21 de marzo.

A la letra el Sexto transitorio dice:

“La Secretaría del ramo en materia de Energía,  con la asistencia técnica de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, será la encargada de adjudicar a Petróleos Mexicanos las asignaciones a que se refiere el párrafo séptimo del artículo 27 de esta Constitución.

“El organismo deberá someter a consideración de la Secretaría del ramo en materia de Energía la adjudicación de las áreas en exploración y los campos que estén en producción, que esté en capacidad de operar, a través de asignaciones. Para lo anterior, deberá acreditar que cuenta con las capacidades técnicas, financieras y de ejecución necesarias para explorar y extraer los hidrocarburos de forma eficiente y competitiva. La solicitud se deberá presentar dentro de los noventa días naturales siguientes a la entrada en vigor del presente Decreto.

“La Secretaría del ramo en materia de Energía revisará la solicitud, con la asistencia técnica de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, y emitirá la resolución correspondiente dentro del plazo de ciento ochenta días naturales posteriores a la fecha de la solicitud de Petróleos Mexicanos, estableciendo en la misma la superficie, profundidad y vigencia de las asignaciones procedentes. Lo anterior tomando en cuenta, entre otros, los siguientes aspectos:

a) Para asignaciones de exploración de hidrocarburos: en las áreas en las que, a la fecha de entrada en vigor del presente Decreto, Petróleos Mexicanos haya realizado descubrimientos comerciales o inversiones en exploración, será posible que, con base en su capacidad de inversión y sujeto a un plan claramente establecido de exploración de cada área asignada, continúe con los trabajos en un plazo de tres años, prorrogables por un período máximo de dos años en función de las características técnicas del campo de que se trate y del cumplimiento de dicho plan de exploración, y en caso de éxito, que continúe con las actividades de extracción. De no cumplirse con el plan de exploración, el área en cuestión deberá revertirse al Estado.

b) Para asignaciones de extracción de hidrocarburos: Petróleos Mexicanos mantendrá sus derechos en cada uno de los campos que se encuentren en producción a la fecha de entrada en vigor del presente Decreto. Deberá presentar un plan de desarrollo de dichos campos que incluya descripciones de los trabajos e inversiones a realizar, justificando su adecuado aprovechamiento y  una producción eficiente y competitiva.”

El Sexto transitorio continúa, porque contempla otros aspectos, pero lo importante es que Pemex conserva el derecho sobre los campos que ya explota, para tranquilidad de quienes ven una empresa arrinconada en el futuro.

La entrega de la lista de yacimientos no es más que una prueba de que la empresa estaba lista para ir por lo suyo, que tiene la información, los planes y la capacidad de seguir explorando y explotando.

Por ello resulta absurdo un reportaje que recién publicó un diario nacional, en donde un experto llamaba este proceso una venta de garaje. No hay tal prisa y, como se ve, Pemex se perfila para conservar un peso importante en la distribución de yacimientos de petróleo y gas en el país.

También resulta absurda la comparación de impuestos que realiza el experto, quien argumenta que las grandes petroleras pagan entre 10 y 15% de sus ingresos en impuestos. Quien quiera venir a concursar por un yacimiento en México tendrá que atenerse a condiciones comparables con Pemex.

Por cierto, sobre el fortalecimiento de Pemex hay mucho que leer en el 20° Transitorio de la Reforma Energética. Si algo tiene esta reforma es que ha sido pensada en sus muy diversos ángulos. Sobre su aplicación práctica, habrá que estar muy pendientes.

Relacionadas

Comentarios