'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Brasil y México, ¿competidores o socios?

Ambas naciones de América Latina luchan por el liderato de la región. Descubre dónde es más fuerte México y qué empresas han conquistado el mercado brasileño.

20-03-2014, 6:35:26 PM
Brasil y México, ¿competidores o socios?
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

Brasil y México
compiten en muchos rubros. Ambos buscan liderar a
América Latina uno desde el sur y otro desde el norte, ambos son
motores de crecimiento para economías vecinas y los dos persiguen mejorar el nivel de vida de sus habitantes y transitar más rápido que el otro hacia el mundo desarrollado.
Conozcamos algunos puntos fundamentales de la relación.

Las inversiones
mexicanas
en Brasil son casi 10
veces superiores que las brasileñas en México. Las primeras superan los 30 mil
millones de dólares (mdd), según diversas fuentes y empresas multinacionales
mexicanas como Bimbo y Cinépolis se encuentran entre las que han
conquistado el mercado sudamericano.  Otras,
como Rotoplas y Grupo Carso también han logrado penetrar en Brasil con éxito, como
lo hicieron en su momento, Jugos del
Valle y Grupo Posadas. Sin embargo, Miguel Ruiz, presidente de la Cámara México-Brasil, asegura que las
oportunidades de inversión actuales abarcan también a las Pymes.

Varios sectores brasileños requieren capital y el potencial de crecimiento

En Brasil, áreas
como los alimentos frescos y preparados, automóviles y autopartes e incluso en infraestructura
y hotelería, requieren de capital. No hay que olvidar que algunas de las empresas brasileñas más
importantes y avanzadas en tecnología, como el fabricante de aviones Embraer tiene proveedores mexicanos. Y
Ruiz no duda en invitar a los empresarios medianos y pequeños a buscar mercado
en América del Sur.

El comercio
internacional
es una carretera de dos vías y, por ende, también los
brasileños buscan crecer en México. Braskem-Idesa, una multinacional brasileña está
construyendo en Veracruz uno de los
principales proyectos industriales del país, cuyo valor excede los 3 mil millones de dólares. Este consorcio prevé convertirse en uno de los principales
proveedores de materiales para fabricar plásticos a gran escala, lo que
permitirá a muchos empresarios pequeños y medianos mexicanos, en especial del
sector de la transformación, obtener materia prima nacional, en lugar de tener
que importarla de Estados Unidos y
otros países.  

Pero a pesar de la magnitud del proyecto
de Braskem, la inversión brasileña en México es limitada, alcanzará apenas los
3 mil 500 mdd anuales en 2015 y está todavía muy concentrada en el sector petroquímico, automotriz y de motores eléctricos.

Ruiz explica que la estrategia económica
 internacional de Brasil consiste más en
exportar que en invertir de forma directa. Por eso, la revalorización del real y costos de producción y mano de obra son obstáculos a los que
se enfrentan en Brasil para crecer, a través de las exportaciones.

Brasil, un país que mira hacia adentro  

México no es un socio indispensable para
Brasil, no existe entre ambos países un Tratado de Libre Comercio y, en el rubro automotriz, en donde sí
existía un acuerdo para comerciar de forma más flexible ciertos vehículos, fue
suspendido a petición de Brasilia, ante el déficit de una balanza comercial
favorable
a México en más de mil mdd. Por el contrario, mercados como Hong
Kong
, Bélgica, Australia, Nigeria o Emiratos Árabes Unidos tienen un peso
importante para las exportaciones brasileñas, como indican las estadísticas del
Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de ese país.

“Brasil
no es un país muy orientado a promover inversión internacional, su
estructura económica se asienta en su sólido mercado interno, lo que hace que
sus grandes corporativos nacionales y emprendedores se enfoquen en atender
el mercado local, más que al internacional”, explica Ruiz. No obstante, señala
que nuevas políticas bancarias en instituciones como Banco do Brasil, BNDS y
APEX comienzan a promover la inversión internacional entre los emprendedores
brasileños.

Sobre la estrategia económica de Brasil,
Ruiz explica que ese país ya implementó reformas estructurales que le han
permitido pasar de ser intensivo en producción de materias primas como azúcar,
soya o mineral de hierro, a ofrecer
servicios y fabricar productos que requieren mano de obra más cualificada e
inversión en diseño, tecnología y desarrollo, como aviones y software.

Además, el presidente de la Cámara
México-Brasil asegura que Brasilia no se ha abierto al mercado internacional
tan rápido como México, pues se ha centrado en fortalecer su mercado interno, si
bien reconoce que los grandes esfuerzos para desarrollar Mercosur, integrado por Argentina, Chile,
Paraguay y Venezuela, no están dando buenos frutos debido a que esa área está “debilitada”,
en especial por los problemas económicos de Argentina y Venezuela,
a diferencia de la Alianza del Pacífico, integrada por México, Colombia, Perú y
Chile, aunque pronto se sumará también Costa Rica.

México atrae a CEO’s brasileños

En el ámbito empresarial, empresas como
Grupo Modelo, Nestlé, Pirelli, Pepsico y Philips, entre otras han llegado a
contratar ejecutivos brasileños para liderar operaciones en América Latina e
incluso en México, lo que refleja cierto éxito en movilidad laboral entre ambos
países.  

Si bien las inversiones brasileñas en
México
son relativamente pequeñas, Ruiz prevé que empresas como Petrobras y
otras petroquímicas realicen inversiones en el país en el medio plazo, para
aprovechar la reforma energética aprobada por el Gobierno y afirma que estas
empresas buscarán posicionarse como proveedores de tecnología en exploración de
aguas profundas.

Sin embargo, Ruiz no descarta que
Odebrecht y Andrade Gutiérrez busquen inversiones en infraestructura, que
bancos como Itau, Bradesco y Banco do Brasil lo hagan en el sector financiero y
que otros sectores, como el de cosméticos, atraigan más inversión de empresas como
Natura.  Aunque 2014 no será el año más
propicio para hacerlo, debido a que Brasil celebrará elecciones generales en la
segunda mitad del año y México no es todavía un mercado prioritario para ese
país.  

La Cámara México-Brasil considera que
ambos mercados pueden complementar sus respectivas economías si logran acuerdos
sectoriales y de integración tecnológica. Señala que México tiene una gran
ventaja sobre Brasil que es la de conocer el mercado norteamericano, en especial Estados Unidos, mejor que
cualquier otra nación en América Latina. Y explica que las mayores
posibilidades de sinergia bilateral se encuentran en sectores como el
automotriz, el aeronáutico, la energía, el agroindustrial, el farmacéutico, el
electrónico, los alimentos procesados y el turismo.  

 ¿Crees
que México y Brasil deberían explorar la posibilidad de abrir un Tratado de
Libre Comercio entre sí?

Relacionadas

Comentarios