HistoriasMicrositio

Un Fobaproa estilo china, ¿aliviaría su crisis?

Los gobiernos locales del país asiático planean estatizar sus peores deudas y limpiar el sistema bancario, esta medida podría costar 3 billones dólares.

18-03-2014, 10:19:54 PM
Un Fobaproa estilo china, ¿aliviaría su crisis?
Jorge A. Monjarás

Cuando se dice que el crecimiento de una economía sólo será de 7.5% y nadie está contento, tenemos que estar hablando de China. El problema es que el gigante asiático nos ha malacostumbrado tanto que esta meta para 2014 resulta la más baja desde 1990, lo cual enfría los ánimos de los inversionistas globales, las metas de las corporaciones que invierten en China y las ventas de casi todos los países emergentes que aspiran a enviarle todo tipo de materias primas: cobre, acero, petróleo, madera, soya, lo que sea. Sudamérica está sumergida de lleno en esto.

Tampoco es que el dato llegue de forma inesperada. El gobierno de ese país ha anunciado su interés en desarrollar su mercado interno y liberalizar más su economía: deben venir algunos topes en el camino. Sin embargo, pocos esperaban que las exportaciones chinas se cayeran tanto como lo hicieron en febrero pasado, 18.1%, ni que esto resultara en un déficit de casi 23,000 millones de dólares.

La noticia le pegó fuerte a las bolsas del mundo, que cayeron juntas la semana pasada, incluyendo a la mexicana, que rompió su piso de 38,800 puntos. Es cierto que el dato se va a componer este mes, y que en mucho hay un asunto relacionado con el año nuevo chino, que marcó una excepción de tipo estacional.

Es cierto que China puede remontar el mal dato de producción manufacturera de estos dos primeros meses, que “sólo” se incrementó 8.6% contra el 9.5% esperado, marcando el peor comienzo de año desde 2009. Es cierto que la baja en ventas minoristas tampoco es para alarmarse.

Un Fobaproa al estilo China

Lo que tiene los nervios de punta a los mercados internacionales es que el ciclo de crecimiento en bienes raíces, otro de los puntales de la economía china, parece haber llegado a su fin. Las ventas comerciales y residenciales cayeron 3.7% en los primeros dos meses del año, y los metros cuadrados totales resbalaron 0.1 por ciento. Pero el dato más preocupante es la caída de 27.4% en la construcción. Por años se ha hablado de una potencial burbuja en los bienes raíces chinos, si ésta revienta, el riesgo es que contagie al complicado, mixto y sobrecargado sistema financiero de este país.

Te recomendamos leer: 6 burbujas financieras inolvidables para el mundo

El mes de febrero se dio a conocer un importante default por parte de un emisor de bonos en China, una compañía de energía. De generalizarse esto, el famoso riesgo sistémico sumiría a la banca china en un problema mucho más serio.

El gobierno parece estar enterado y actuando. Un reportaje de China Economic Review señala que las provincias de este país están preparadas para hacer una especie de separación de la deuda buena de la mala. La idea es que los gobiernos locales formen lo que llaman Asset Management Companies, que “estaticen” sus peores deudas, de forma tal que puedan limpiar el balance de los bancos locales. El monto de tal maniobra se estima en algo así como 3 billones de dólares (trillion), algo así como un Fobaproa del tamaño de la muralla china.

Sólo una medida de este tamaño podría aliviar el riesgo de una crisis que sumiera a China en una muy mala década.

¿Y México qué?

Hasta ahora el menor ritmo en la economía china no ha afectado a México, que apenas le vende a los chinos 5,000 mdd en ciertas materias primas, como petróleo y acero (sin considerar la venta pirata que les hacía el crimen organizado). La caída en sus exportaciones es en parte un testigo de la pérdida de competitividad que ha vuelto a posicionar al país como potencia manufacturera ante el mundo.

Sin embargo, una crisis bancaria y financiera en China, sí terminaría por afectarnos, pues el mundo podría volver a sumirse en una crisis global. Igualmente, una crisis que provocara la devaluación abrupta del yuan crearía distorsiones en el comercio global que terminarían afectando la competitividad de los productos mexicanos.

Te recomendamos leer: El riesgo del Yuan y su impacto en México

De este tamaño es el dolor de cabeza.

Relacionadas

Comentarios