ActualidadHistorias

Putin firma tratado que anexa Crimea a Rusia

En el referendo del pasado domingo participó más del 82% de ciudadanos de Crimea con derecho a voto, y más del 96% determinó separarse de Ucrania.

18-03-2014, 9:18:11 AM
Putin firma tratado que anexa Crimea a Rusia
Reuters y Notimex

El presidente ruso, Vladimir Putin, desafiando las protestas ucranianas y
las sanciones occidentales, firmó este martes un tratado que convierte a
Crimea en parte de Rusia, pero dijo que no planea tomar ninguna otra
región de Ucrania.

En un discurso fuertemente patriótico a una sesión conjunta del
Parlamento
ruso en el Kremlin, interrumpido por ovaciones de pie y
lágrimas, Putin criticó a Occidente como hipócrita.

Países occidentales firmaron la independencia de Kosovo de Serbia, pero ahora le niegan a los crimeos el mismo derecho, dijo.

“No pueden llamar a la misma cosa negra hoy y blanca mañana”, declaró
ante un aplauso atronador, al decir que los socios occidentales habían
“cruzado la línea” con respecto a Ucrania y se comportaban
“irresponsablemente”.

Y dijo que los nuevos líderes de Ucrania, en el poder desde la
destitución del presidente pro-ruso Viktor Yanukovich el mes pasado,
incluían a “neonazis, rusofóbicos y antisemitas”.

Putin remarcó que el polémico referendo de Crimea del domingo, celebrado
bajo ocupación militar rusa, había mostrado abrumadoramente la voluntad
del pueblo de volver a unirse a Rusia después de formar parte de la
república ucraniana
durante 60 años.

Putin y los líderes de Crimea firmaron un tratado para convertir a
Crimea en parte de Rusia. Durante su discurso, el presidente fue
interrumpido por aplausos al menos 30 veces.

“En los corazones y mentes de la gente, Crimea siempre ha sido y continúa siendo una parte inseparable de Rusia”, dijo.

Además agradeció a China por su apoyo, aunque Pekín se abstuvo de votar
una resolución de la ONU sobre Crimea, que Moscú debió vetar por sus
medios, y dijo que estaba seguro de que los alemanes apoyarían la
búsqueda de reunificación del pueblo ruso, como Rusia había apoyado la
reunificación alemana en 1990.

Putin buscó asegurar a los ucranianos que Rusia no quiere una mayor
división de su país. Los temores de que Moscú pudiera avanzar sobre
partes del este de Ucrania donde se habla ruso se habían incrementado en
Kiev.

“No les crean a aquellos que tratan de asustarlos con Rusia y que gritan
que otras regiones seguirán a Crimea”, dijo Putin. “No queremos una
partición de Ucrania, no lo necesitamos”, añadió.

Fijando la postura de Moscú de los eventos que llevaron a la destitución
de Yanukovich en un levantamiento popular el mes pasado, Putin dijo que
las “llamadas autoridades” en Kiev habían robado el poder en un golpe
de Estado
y que abrieron la puerta a extremistas que no se detendrían
ante nada.

Dejó en claro además la preocupación rusa ante la posibilidad de que la
alianza militar de la OTAN, liderada por Estados Unidos, se expanda
hacia Ucrania: “No quiero ser recibido en Sebastopol (donde está la
flota rusa en el Mar Negro) por marineros de la OTAN”.

La ocupación de Crimea por parte de Moscú, denunciada por Occidente como
ilegal, ha provocado la mayor crisis entre Este y Occidente desde el
fin de la Guerra Fría.

Antes del discurso de Putin, el primer ministro interino de Ucrania,
Arseniy Yatseniuk, buscó responderle a Moscú en dos áreas de
preocupación, al decir en un discurso televisado en ruso que Kiev no
buscaba unirse a la OTAN y que actuará para desarmar a las milicias
nacionalistas ucranianas.

El lunes, Estados Unidos y la Unión Europea impusieron sanciones contra
un grupo de funcionarios rusos y ucranianos acusados de estar
involucrados en la toma militar por parte de Moscú de la península del
Mar Negro, la mayoría de cuyos 2 millones de residentes son étnicamente
rusos.

Políticos rusos rechazaron las sanciones como insignificantes y una
medalla de honor. La Duma Estatal, o Cámara baja, adoptó un comunicado
instando a Washington y Bruselas a extender la prohibición de visa y
congelamiento de activos a todos sus miembros.

Pide a Parlamento aprobar anexión de Crimea

El presidente ruso llamó hoy a aprobar la solicitud de anexión de Crimea a la Federación Rusa, pues está apegada a la ley y basada en la historia común de ambas entidades.

Recordó que en el referendo del pasado domingo participó más del 82 por ciento de ciudadanos de Crimea con derecho a voto, y un porcentaje superior al 96 por ciento de ellos determinó separarse de Ucrania y adherirse a Rusia.

Afirmó que es ancestral la relación Rusia-Crimea, mientras Sebastopol es una ciudad de fortaleza a la orilla del Mar Negro, y tras la aprobación de la anexión, habrá tres lenguas en esa península: ruso, crimeo y tártaro.

El mandatario habló este medio día en sesión conjunta de las dos cámaras del Parlamento ruso, a la que acudieron representantes de la república de Crimea y de la ciudad de Sebastopol, sede de la flota naval rusa en el Mar Negro.

En su discurso hizo un recorrido por la historia reciente de Rusia, de Ucrania y de la desaparecida Unión Soviética, en la que reiteró la idea de que Crimea y Sebastopol siempre han formado parte de Rusia.

Al mismo tiempo destacó que las relaciones ruso-ucranianas siempre serán de la mayor importancia para Moscú, y demandó que Ucrania sea un buen vecino, mientras los rusos que viven en Crimea tienen el derecho a vivir de manera civilizada.

Aseveró que las recientes protestas en Ucrania se dieron porque la gente sufría, y señaló que muchos habitantes de ese país han debido irse al extranjero para trabajar, muchos de los cuales llegaban a Rusia a laborar.

Rusia no puede negarse a escuchar el llamado de Crimea. No hacerlo sería una traición, dijo al tiempo que consideró necesario generar condiciones para que sus ciudadanos gocen de libertad.

Insistió en que el proceso de anexión ha sido legal, y destacó que no han sido empleados los 25 mil efectivos rusos que se encuentran en Crimea.

Comparó la situación con la independencia de Kosovo, y se preguntó por que en la escisión kosovar de Serbia, hubo apoyo y beneplácito occidental, pero ahora hay cuestionamientos.

Hizo notar que las actuales instituciones internacionales se han debilitado, lo que permite que los socios occidentales de Rusia formen coaliciones contra Moscú y tomen acciones que violan las normas internacionales.

Por ello propuso cooperación en todas las esferas para fortalecer la confianza, pero se quejó de falta de voluntad occidental en ese sentido.

El discurso del mandatario ocurrió mientras el vicepresidente estadunidense John Biden iniciaba una visita a Polonia y los países bálticos con una agenda que encabeza la defensa de la soberanía de Ucrania, de la que Crimea formaba parte.

Relacionadas

Comentarios