'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Pasión y disciplina, tus aliados para no rendirte

Tienes grandes metas en tu vida, pero a la mitad del camino siempre se te acaba la pila. Descubre los hábitos que te ayudarán en situaciones difíciles.

18-03-2014, 8:33:13 AM
Pasión y disciplina, tus aliados para no rendirte
Víctor Suárez, coach Humanos en Desarrollo

¡Bienvenida la pasión! Tenemos
grandes cantidades de energía dentro
de nosotros y una manera para utilizarla es sintiéndonos apasionados. El
secreto de la pasión es el propósito;
esa energía que sientes cuando piensas en lo que más te gusta hacer, o cuando
haces eso que te encanta. La necesitamos para brillar y entusiasmar a quienes
nos rodean e influir positivamente
en ellos.

Existe una razón igual de importante por la cual debemos
conocer nuestro propósito de vida,
despertarnos y mantenernos apasionados durante todo el día: Para actuar con
disciplina
mientras llevamos a cabo nuestro sistema de desarrollo personal.

¿Conoces a estas personas que
pasan sus actividades del lunes para el martes, y del martes para el
miércoles…? o a quienes quieren aprender
un idioma
desde hace 5 años pero comienzan a estudiar y lo dejan, y lo
vuelven a comenzar… y lo vuelven a dejar. Son personas que saben lo que deben
hacer, lo empiezan pero a la mitad del camino se les acaba la pila… se les
termina la pasión.

La fórmula mágica: Pasión + Disciplina = Éxito

Tu propósito de vida
es indispensable para que tengas la gasolina y recorras en tu auto deportivo
por la carretera del éxito y la
felicidad
.

La pasión y la disciplina te ayudarán a cumplir estas actividades necesarias para el éxito:

Disciplina vs. arrepentimiento

La pasión es solo el primer ingrediente, el siguiente es la
disciplina:

Existe cierto dolor al realizar acciones de manera disciplinada, pero
existe mucho más dolor al sentir arrepentimiento.

El dolor de la disciplina lo pesas en kilos, mientras que el del
arrepentimiento en toneladas.

Nada más doloroso que llegar al
fin de nuestros días y darnos cuenta que pudimos haber brillado o ayudado a los
demás, o que pudimos haber utilizado nuestros talentos en el trabajo para
obtener una vida mejor. Ese dolor
del arrepentimiento, será mucho mayor que el dolor de la disciplina como correr todas las mañanas, leer todos los días, invertir en cursos
y conferencias.

Dentro de ti existe mucho más
poder del que ahora crees tener. Realmente naciste siendo un súper humano,
ahora, tan solo necesitas llevar a cabo con pasión y disciplina sistemas de
crecimiento personal para recuperarlo.

Y para que actúes con disciplina,
primero apapacha en tu mente la palabra “Disciplina”.
Modifica la percepción que tienes de esta palabra, abrázala para que te sientas
bien y mídelo: del 1 al 10 ¿qué
tanto me gusta la disciplina? Y luego pregúntate, ¿qué puedo hacer para que me
guste al 10?

Cambia tu carácter

Tu personalidad se compone del Temperamento + Carácter. Y no se puede
hacer mucho para cambiar el temperamento, aunque sí bastante por el carácter.
Aquí es en donde nos enfocamos y lo desarrollamos comenzando con los
pensamientos, luego tus palabras, después las acciones, luego los hábitos que tienes y al final tu
carácter, que es el conjunto de estos hábitos.

Necesitas fijar y re-anclar tu propósito de vida para
mantenerte en el camino, y esto lo consigues repitiendo 10 veces en voz alta frases de cambio u éxito.
Por ejemplo:

  • Tengo una postura positiva ante
    la vida.
  • Disfruto realizar mi sistema de
    crecimiento personal
  • Toda la energía del Universo está
    en mí
  • Soy disciplinado
  • Entreno todos los días para ser
    el mejor yo que pueda ser

Asegúrate de disfrutar el proceso
y date cuenta de la persona en quien te estás convirtiendo; esto es aún más
importante que alcanzar la meta.

Metas en todos los sentidos

Para asegurar tu crecimiento
checa que las metas no sean solo de trabajo; más bien, cerciórate que estén
enfocadas en la expansión de tu
plataforma personal
. Más claro, en crear
hábitos exitosos
(Estos son los que forman tu carácter).

Poco a poco eleva el estándar. Sé
como un jinete de salto que le sube
dos rayitas cada vez que gana una competencia. Y asegúrate de hacerlo pues si
tú no subes el precio de ti mismo,
el mundo no lo hará por ti.

A pesar de todas las piedritas o
piedrotas que estén en tu camino, hay algo que puedes controlar y fomentar
tanto como tú lo desees, tu crecimiento personal.

En este programa de TV te platico
más:

Cuéntanos ¿cómo saltas los obstáculos que van contra tu propósito de vida?

El autor es Socio Fundador del Equipo Global de John C. Maxwell, y
Director de su empresa Humanos en Desarrollo en donde te ayudan a
encontrar tus talentos y desarrollar al máximo tu potencial para que
alcances metas más altas. Puedes contactarlo en www.facebook.com/Vicoach www.twitter.com/victorsuarez www.humanosendesarrollo.com victor@humanosendesarrollo.com

Relacionadas

Comentarios