ActualidadHistoriasTelecomunicaciones

Mano dura contra América Móvil no afectará a Slim

La decisión del IFT de declarar a esta empresa “preponderante” y restringir su capacidad de acción podría tardar años en reducir el rezago en el sector.

14-03-2014, 1:30:33 PM
Mano dura contra América Móvil no afectará a Slim
Reuters

La joya del imperio del magnate Carlos Slim, la telefónica mexicana América Móvil, está bajo el fuego de nuevas regulaciones que buscan reducir su poder en casa, pero el golpe no sería tan dramático para las finanzas de una empresa que recibe más de la mitad de sus ingresos del extranjero.

Y además no sería inmediato. La decisión del nuevo regulador mexicano de las telecomunicaciones, IFT, de declarar a América Móvil “preponderante” y restringir su capacidad de acción en el mercado mexicano podría tardar años en reducir el rezago de la segunda economía latinoamericana en el sector.

La decisión “obviamente va a impactar el ‘topline’ (los ingresos), va a impactar los márgenes”, dijo a Reuters Nymia Almeida, analista de Moody’s Investor Services, aunque aseguró que el impacto no será “el fin del mundo”.

Las restricciones a América Móvil, que opera un 70 por ciento de los celulares y 80 por ciento de los teléfonos fijos en México, incluyen desde la aplicación de tarifas asimétricas de interconexión hasta la prohibición de cobros de roaming nacional a suscriptores, pasando por la obligación de ofrecerle a rivales acceso a su vasta red en el país.

Pero aunque el mercado natal de América Móvil sigue aportando un 35 por ciento de los ingresos y un 47 por ciento de sus ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA), la empresa lanzó una agresiva expansión internacional desde principios del siglo.

Hoy la empresa del segundo hombre más rico del mundo opera 339 millones de accesos -entre telefonía móvil, fija, Internet y TV de paga– en 18 países desde Estados Unidos hasta Argentina, con ingresos de unos 60,000 millones de dólares anuales. Y eso sin contar sus más recientes inversiones en Holanda y Austria.

“La diversificación de la empresa en otros países en América Latina y Estados Unidos podría compensar parcialmente el impacto de la regulación en México”, dijo el grupo financiero Monex en un reporte en el que recomendó “mantener” las acciones.

Impacto financiero limitado

Fitch Ratings también espera que el impacto financiero de las nuevas regulaciones sea limitado.

“Los segmentos de ingresos afectados sólo representan una parte marginal de los ingresos”, comentó en una nota reciente.

Bernstein Research dijo que las medidas podrían provocar una baja del 15 por ciento en el EBITDA mexicano del grupo a lo largo de los próximos tres años. Al cierre del 2013, el EBITDA de la empresa en México fue de unos 9,241 millones de dólares.

“No estamos tan preocupados”, dijo a Reuters un importante inversor en la empresa que pidió el anonimato. “Pensamos que la empresa ha sufrido mucho, que los precios y las valoraciones de la acción incorporaban un escenario más ácido” por las nuevas regulaciones.

Una de ellas ataca a las tarifas de interconexión, la que cobra América Móvil a sus competidores por conectarse a su red. Pero Fitch calcula que representan menos del 2.5 por ciento de los ingresos totales de la empresa.

El mercado no está muy preocupado. Desde que el regulador ordenó las nuevas medidas sobre América Móvil el viernes pasado, las acciones subieron un 1.43 por ciento al cierre del jueves.

Pero en el horizonte podrían surgir algunas nubes. Aunque el IFT no ordenó a la empresa desprenderse de activos, el regulador revisará dentro de dos años qué tanto ha cumplido América Móvil con las reglas y no ha descartado la posibilidad de obligar a desinvertir a la empresa en el futuro.

Impacto en competencia

La declaratoria de “preponderante” sobre la firma de Slim -lo que significa que tiene más del 50 por ciento de su mercado- y las nuevas reglas surgieron de una reforma constitucional aprobada el año pasado con la que el Gobierno busca más acceso y menores precios para los mexicanos.

América Móvil compite en México con el titán español Telefónica, que tiene cerca del 20 por ciento del mercado, con Iusacell -una sociedad entre la operadora de medios Televisa y el conglomerado Grupo Salinas– y Nextel, de la estadounidense NII Holdings, entre otros.

El año pasado, el sector de las telecomunicaciones mexicano creció un 8 por ciento -siete veces el ritmo de la economía- y el número de suscriptores en telefonía celular se incrementó en casi 3 por ciento a 103.6 millones de usuarios.

Aún así, México sigue muy rezagado en penetración frente a competidores regionales. El país tiene 87 suscriptores móviles por cada 100 habitantes, un número que palidece ante los 136 de Brasil, su gran competidor por las inversiones en Latinoamérica.

Ernesto Piedras, de la consultoría de telecomunicaciones The Competitive Intelligence Unit, dijo que las medidas harán crecer al mercado mientras bajan el peso específico del dominante.

“Es razonable pensar en una disminución hacia el 2015 de unos cinco a seis puntos porcentuales del mercado” en la participación de América Móvil, dijo.

Pero Jorge Negrete, de la consultoría de telecomunicaciones Mediatelecom Policy & Law, opinó que la apertura de la red de América Móvil a sus competidores arriesga desestimular la inversión.

“Puede provocar dos efectos”, dijo Negrete. “Desincentivar la inversión de todos los pequeños y medianos, es decir, como ya tienen acceso a una red, ya no van a invertir en crecer su red (…) y dos, tienes al incumbente que dice bueno, ‘si yo ya no obtengo ningún beneficio pues ya no invierto'”.

Para Almeida, de Moody’s, el acceso a la red del preponderante no es el único factor a considerar aunque las nuevas reglas darán condiciones más favorables para ello.

“No es dramáticamente ventajoso para las chicas, porque usar los activos de un grande debería de ser un puente a tu propia construcción (de activos). El que da servicios tiene que tener control de los activos para garantizar un buen servicio”.

Relacionadas

Comentarios